Noticias de BCS, México y el mundo.

Argucias choyeras - lunes 29 enero 2018


· “Seguimos pensando en un hombre poderoso como en un líder nato y en una mujer poderosa como en una anomalía.” Margaret Atwood


 

Iniciaron los registros en todos los partidos, y las grandes perdedoras aunque no lo vean como tal, seguirán siendo las mujeres, porque para desgracia del género, los grupos son liderados por hombres (eso no ha cambiado y en el caso del PRI solamente se sabe de Esthela Ponce como líder de un grupo). Por ello son los hombres quienes terminan definiendo los rostros femeninos que habrán de ir al proceso electoral; mientras que las mujeres, en todos los partidos es igual, seguirán metiéndose zancadillas y en lo que se pelean, los hombres seguirán imponiendo a perfectas desconocidas (que eso no las hace malas personas) pero a veces ni identificadas con los institutos políticos están, y con todo y eso, las lanzan a la guerra sin armamento: sin el apoyo de las que hacen el trabajo en territorio, las mujeres.

 

En el caso del PRI, resultó una sorpresa como finalmente se sometieron al capricho de Valdivia, quien siempre buscó ir en primera fórmula como candidato al Senado, obvio, para no verse obligado a trabajar como se debe, fue demasiado agotador su paso por la Delegación de Sedesol donde fue el único priista que se proyectó en realidad con los programas de la dependencia, así fueran míseras imágenes de desayunadores en pésimo estado, pero adornados con globos. Fue así que Gabriela Cisneros quedó fuera, cuando su labor como mujer dentro del PRI había sido abrir cancha con la Asociación Civil “Avanzamos”. Pero ninguna priísta da la cara por su dirigente apabullada y con tantos días anticipados de “cantada” su candidatura, vaya, no cabe duda que “del plato a la boca se cae la sopa”; pero en este caso pudieron más los berrinches egocéntricos de Valdivia, pariente del gobernador, por cierto. Así que su compañera de fórmula terminó siendo Claudia Leticia Hirales.

 

Para las diputaciones locales, se registró inconformidad por Fernanda Villarreal (quien quiere una pluri) por ello ha movido los hilos tras bambalinas en contra de Ana María Wilson, quien se registrará como aspirante a candidata del Distrito XVI, en pocas palabras la líder de las mujeres del PRI mueve a mujeres en contra de una aspirante, que aunque no es militante, al menos si goza del reconocimiento en Los Cabos.

 

El panorama luce desalentador, cuando en Los Cabos piensan registrar a una doctora que tampoco tiene carrera partidista, pero mucho menos ha realizado trabajo, Ana María Avilés; dejando de lado a quienes tienen trayectoria como Maricela Espíndola, Blanca Pedrín, Yolanda Robinson y muchas más. Los enjuagues de Isaías González Cuevas le han dado en la torre para que muchas mujeres del PRI posicionadas lleguen a ser candidatas. Es decir, un hombre líder de grupo político y sin pertenencia partidista ha generado desorden y todo indica se preparan de nueva cuenta para perder.

 

En el PAN “no cantan mal las rancheras”, porque con todo y sus años de militancia Maritza Muñoz no logró colarse como aspirante ni al Senado, mucho menos Diputación Federal, si bien Lupita Saldaña en su tiempo fue regidora de oposición combativa, su paso por la diputación local fue gris, igual que el de Eda Palacios, quien a veces fue del PRS y a veces del PAN; pero las mujeres panistas ni gestos hicieron tampoco. Y vienen las precandidaturas para las diputaciones locales donde perfectas desconocidas serán abanderadas. Del PRD, pues que se puede esperar del partido “dama de compañía” del PAN, las mujeres se fueron en su momento al PAN y ni tomadas en cuenta para este proceso electoral.

 

En Morena el “Puchas” sigue haciendo de las suyas y ve a las mujeres como las “idóneas” para que lo promuevan en las colonias. En el tema de las alcaldías y la paridad ya ni es discusión o argumento para Armida Castro y Elva Castillo, pues Morena se ha pronunciado por el respeto a los espacios para las mujeres; habrá que esperar quienes resulten designadas precandidatas a las alcaldías, diputaciones locales.

 

Donde sí andan un poco perdidos, porque un día van con el Verde-Ibarra-Meade y otro día se pronuncian a favor de apoyar a AMLO; mas no son capaces de externar el respeto a los espacios para las mujeres, pues el mismo Narciso ha emitido expresiones (con relación a Armida y Elba) que “ni una vieja ni la otra”; es decir, en el PT se han dado a la tarea de buscar mujeres empresarias que puedan ser fáciles de manejar para que pueda ir en el documento, pero en los hechos se ponga a trabajar por Ibarra; porque el líder moral (hombre) así lo ha decidido.

 

Triste panorama, y por más que mujeres empresarias, integrantes de asociaciones civiles se pronuncien por el respeto a la paridad, un derecho legítimo de ser nominadas a candidaturas; en realidad todo se queda en discursos, eventos “bonitos” (como deben ser las mujeres según la cultura patriarcal), en letra muerta y en descalificación a aquella mujer que se atreva a cuestionar a los hombres “líderes”; porque para ellos siempre será “calladita te ves más bonita”.

 

REFUEGO

Y salió Druk del PRD, las traiciones se confirmaron, aunque Navarro, Marrón y demás se hayan aliado con el PAN, no tendrán más posiciones; mucho se beneficiaron de los gobiernos amarillos…sigue su trabajo Raúl Verdugo, al igual que Jonathan Olachea…según los azules rumbo a las diputaciones locales serían Sergio, Ariel (le quitó el lugar a Samir), Michele, Susana, Imelda y Francisco…y en Mulegé se registrará como aspirante a la candidatura por la alcaldía por el PRI, Laura Romo, quien se ha convertido en una figura pública reconocida, conocedora de la problemática de esa zona y contrario al estereotipo, luchona…todo listo para la visita de “Ya sabes quién” este 31 de enero en Casino Bellavista a partir de las 11 en la capital del estado…

 

“Vivimos en una cultura que quiere encontrar la redención en todo, así que la ira no le sienta bien a nadie, pero la ira de las mujeres sienta aún peor que todo lo demás. La ira de las mujeres asusta a la gente, y en especial a otras mujeres.”

Claire Messud