Noticias de BCS, México y el mundo.

Dora Alicia Lozano, una guerrera que no se paraliza ante la adversidad de ser mamá de un hijo con discapacidad

26/12/2017 00:00 Por: Christian Gonzalez Dora Alicia Lozano, una guerrera que no se paraliza ante la adversidad de ser mamá de un hijo con discapacidad

A diario sale a las calles a vender dulces y comida

San José del Cabo, Baja California Sur.- Existen mujeres que con mucho amor, dedicación y empeño no se paralizan ante la adversidad de ser mamá de un hijo con capacidades distintas, sino por el contrario se ven fortalecidas y no desisten a luchar para darle lo mejor.


Todos los días, muy temprano  Dora Alicia Lozano sale de su domicilio cargando una canasta con dulces y algunos alimentos que con esfuerzo prepara para vender en las calles de la ciudad. Generalmente esta actividad no la realiza sola, pues es acompañada de su hijo Ángel, de 11 años, el menor de tres hermanos y cuya discapacidad le impide poder caminar.


Dora Alicia relata haber vivido en Mexicali, Baja California y desde hace cuatro años es que arribó al municipio de Los Cabos sin conocer a nadie. Debido a la discapacidad del  pequeño Ángel, refirió que para brindarle la mejor atención debía iniciar un trabajo por cuenta propia y así pasar la mayor parte del tiempo con su retoño.


Reconoce que cada uno de sus hijos ha marcado su vida, pero, con Ángel, particularmente  había que poner un esfuerzo extra para brindar lo mejor para él y sus hermanos. 


“Ángel es el más pequeño de mis hijos. Tuve un embarazo normal, los doctores nunca me dijeron que nacería con una discapacidad  y fue hasta que di a luz cuando me informaron que padecía espalda bífida y pie equinovaro, también llamado pie zambo, es una deformidad congénita  la cual  aparece en punta (equino) y con la planta girada hacia adentro (varo), así también tiene una válvula en su cerebro, fue una noticia muy fuerte para mí, soy madre soltera”.


“Llegué a pensar que no sabría   cómo iba a poder llevar la enfermedad de mi hijo y  no podía entrar a un trabajo de horario completo porque mi hijo necesitaba de mi,  fue un proceso largo de varias operaciones para Ángel. Después de todo esto caí en una depresión muy fuerte, llegué a Los  Cabos sin conocer a nadie, no sabía que haría, lo único que se me vino a la mente fue trabajar por mi propia cuenta y así podría estar siempre cuidado de mi hijo, y comencé vendiendo tamales los viernes y fines de semana, después comencé con los dulces y tortas, gracias a Dios este nuevo cambio de vida fue para bien” relató.


La señora Lozano, expresó, la mayoría de las veces es el pequeño Ángel es quién la acompaña a vender sus productos, mientras que sus otros hijos la apoyan ya sea en las labores del hogar u otras actividades.


“Ángel siempre me ayuda a vender los dulces, en temporada de calor casi no h por situación de Ángel,  además de que no contaba con una silla de ruedas, ocupa una especial, ahorita me prestaron una para él, en la cual lo llevo. Salimos temprano por la mañana, recorremos todas las calles del centro de San José, la plaza, el Seguro Social y siempre la gente con una sonrisa nos compra nuestros dulces, en esta temporada es la más difícil para mí porque pues lo que gano se usa para el mandado, uniformes y pagar renta”.


Por su parte, el pequeño Ángel  compartió que al regresar a casa luego de acompañar a su madre en la venta de dulces, debe cumplir con asistir a la escuela primaria, donde cursa el cuarto grado.


“Me gusta salir con mi mami a apoyar la en las ventas de comida y dulces. Me gusta estudiar, mis amigos me traen para todos lados en la silla de ruedas, aunque necesito una silla de ruedas en la cual yo pueda usar mis manos para  moverme solo con ella y ojalá puedan tráemela en esta navidad, también quisiera un celular o un video juego, ya sé que siempre pido  lo mismo a Santa, ojalá este año si llegue, yo amo a mi madre y mis hermanos que siempre ha estado a mi lado cuidando de mí, y a la gente que leerá este mensaje les deseo una feliz navidad y que convivan bien en las fiestas” comentó.


Las personas interesadas en apoyar  Ángel y su mamá pueden comunicarse al número telefónico  624 35 5 68  91, cualquier apoyo para esta madre guerrera será bien recibido.