Michelle Valdez

Buenos días, B.C.S.

12/12/2017 00:02 Por: Luis Dibene

· Pros y contras de la Ley de Seguridad Interior; a favor, EPN y legisladores, en contra ONGS internacionales; CNDH, partidos y parte de la ciudadanía · Algo de los de a favor…y de algunas, muchas, contras significativas

 

·        Pros y contras de la Ley de Seguridad Interior; a favor, EPN y legisladores, en contra ONGS internacionales; CNDH, partidos y parte de la ciudadanía

·        Algo de los de a favor…y de algunas, muchas, contras significativas


 

Como a veces comento aquí, no siempre uno se puede lanzar a fondo en tratándose de temas trascendentes de gran importancia si no se tiene mayor y confiable información específica, de  más evidencias, como sería el presente sobre la Ley de Seguridad Interior, en debate legislativo federal (también en organismos, partidos, ciudadanía), que aunque ya se difundió hace dos o más semanas, no lo he querido tratar sin la responsabilidad que se merece por estas susodichas razones que esgrimí, porque un comunicador de opinión-como sería mi caso-pienso que no debo basar nuestro dicho y escribir con tan sólo rumores o especulaciones (aunque a veces sí nos sirven, ¿eh?) ya que más que nada-sobre todo en este tipo de temas de mayor cuidado-nuestro periodismo debe basarse, si bien no con las pruebas fidedignas, pero sí con ciertas hipótesis, o una especulación científica, dable; de informaciones confiables, para hacer la opinión o hipótesis con razonamientos válidos producto de métodos deductivos e inductivos, por ejemplo, y así presentar mayor realidad-credibilidad.  

 

Así pues y por eso hoy voy a presentarles, selectos lectores, este tema en función  del primer sumario que coloqué: “Pros y contras de la Ley de seguridad interior; a favor, EPN y legisladores; en contra, ONGS internacionales; CNDH, partidos y parte de la ciudadanía”.

 

Voy a comenzar sobre el principal impulsor de esta iniciativa, el presidente Enrique Peña Nieto, donde y cuando argumenta que la Ley de Seguridad Interior es necesaria. Sí, recién iniciada la discusión sobre la iniciativa priista para regular la actuación de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública fuera discutida por el Congreso esta Ley, Peña señaló que su aprobación es una "imperiosa necesidad". Señaló también que los retos de seguridad pública exigen objetividad, pues si bien la actuación de los militares se sustenta en su lealtad y disciplina, hace falta un marco jurídico adecuado que regule su actuación. “La actuación del Ejército y la Armada, en apoyo a la seguridad local, se sustenta en su lealtad, su disciplina y su apego a los valores y principios militares; sin embargo, esto no es suficiente, hace falta un marco jurídico adecuado que regule la actuación de soldados, pilotos y marinos en tareas de seguridad pública”, indicó. “Confío en que el Congreso de la Unión atenderá con la urgencia que hoy se requiere esta importante iniciativa que brindará mayor certidumbre a las Fuerzas Armadas y a la sociedad mexicana”, agregó.

 

SIN EMBARGO EN CONTRARIO, ONGS INTERNACIONALES, Y FUERZAS VIVAS, LA RECHAZAN

ONG internacionales expresaron su rechazo a la militarización porque, dicen, perpetúa la violencia que se pretende revertir. Desde marzo de 2017, organizaciones sociales de México comenzaron la campaña “SeguridadSinGuerra”, para expresar su rechazo contra la Ley de Seguridad Interior.

 

Once organizaciones internacionales de defensa de derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional, expresaron su “preocupación ante el avance de la Ley de Seguridad Interior o de las reformas legales que tendrían un efecto de militarización similar al que plantea”; también la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), han criticado la Ley de Seguridad Interior de México, la cual fue aprobada por la Cámara de Diputados del país, y está en debate en la cámara de senadores. Según alertan estas organizaciones, la intervención del ejército de México en los asuntos de seguridad interior que ampara esta normativa, podría suponer una grave violación a los derechos humanos de los mexicanos. En un comunicado, las organizaciones informaron que “durante décadas han documentado las afectaciones a los derechos humanos como consecuencia del despliegue de militares en las calles y el uso sostenido de la fuerza pública en la lucha contra la delincuencia organizada en el país (…) así como la impunidad que prevalece en la mayoría de estos casos”. Ante esta situación, urgieron al Congreso mexicano a rechazar “una ley que levanta serias y fundadas preocupaciones y a hacer valer a nivel interno el compromiso con los derechos humanos que México defiende férreamente ante la comunidad internacional”.

 

VEAMOS ALGO MÁS DE A FAVOR…Y DE ALGUNAS CONTRAS SIGNIFICATIVAS

Miren ustedes, Francisco Franco Quintero, director de Consultores en Inteligencia y Seguridad, considera que "la ventaja más importante [de esta Ley] es que otorga un marco jurídico a las fuerzas armadas para su actuación fuera de sus cuarteles". Y agregó: "Las fuerzas armadas venían demandando certeza sobre sus actividades y, de alguna manera, esta ley intenta dársela y eso es positivo". EN CONTRA…Porfirio Martínez González, abogado de la organización Mexicanos Unidos, dijo que la Ley de Seguridad Interior "es una desventaja para México porque es una respuesta represiva y un retroceso histórico en el país". "Nos regresa a las épocas más oscuras de la dictadura porfirista, ya que se vuelven obsoletos los derechos humanos", añadió.

 

A FAVOR…En el artículo 11 se establece que el presidente de la República podrá ordenar por sí o a petición de las legislaturas de las Entidades Federativas, la intervención de la Federación para la realización e implementación de Acciones de Seguridad Interior, es decir, una intervención del Ejército y la Marina en zonas de conflicto. Esto, cuando se identifiquen Amenazas a la Seguridad Interior, que “comprometan o superen las capacidades efectivas de las autoridades competentes para atenderla”, o se identifique “la falta o insuficiente colaboración de las entidades federativas y municipios en la preservación de la Seguridad Nacional”.

 

EN CONTRA…”La Ley de Seguridad Interior terminará por militarizar al país, y gobernadores y presidentes municipales renunciarán a su responsabilidad civil y conservarán su pacto de impunidad; marina y ejército asumirán la responsabilidad de "el monopolio de los medios de coerción"; serán los militares quienes ahora, en funciones policiacas y de investigación asumirán ser los garantes de la función de seguridad. Sin embargo, en México terminarán siendo los garantes de la corrupción y del pacto de impunidad”.

 

A FAVOR… En el artículo 11 se establece que el presidente de la República podrá ordenar por sí o a petición de las legislaturas de las Entidades Federativas, la intervención de la Federación para la realización e implementación de Acciones de Seguridad Interior, es decir, una intervención del Ejército y la Marina en zonas de conflicto. Esto, cuando se identifiquen Amenazas a la Seguridad Interior, que “comprometan o superen las capacidades efectivas de las autoridades competentes para atenderla”, o se identifique “la falta o insuficiente colaboración de las entidades federativas y municipios en la preservación de la Seguridad Nacional”. Y LUEGO ÉSTA QUE INCIDE EN LOS ESTADOS: “Muchos políticos mafiosos, gobernadores y presidentes municipales han matado a la democracia mexicana, ofertando las policías a la mafia, vendiendo la responsabilidad de la seguridad a grupos del crimen organizado, pensando que así podían controlarlos”. Sin embargo…

 

SIN EMBARGO CERRARÉ ESTE TEMA-POR AHORA-CON LAS SIGUIENTES APRECIACIONES

Normalizar la violencia y normalizar a los militares en las calles es el cambio cultural que todo gobierno autoritario desea para cumplir el fin de la democracia. Y ésta: la violencia para construir paz o seguridad solo tiene un destino: fracasar y corromper. La violencia no sólo destruye la vida de las personas, se corroe las instituciones y al final el Estado es rehén de la criminalidad; he ahí un gran problema con la Ley de Seguridad Interior. Y usted… ¿qué opinión tiene?. Buenos días.

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar

Buenos días, B.C.S.
ABCdario