Noticias de BCS, México y el mundo.

Argucias choyeras

04/12/2017 08:02 Por: Cristina Medina

· “La ira es una locura de corta duración” Horacio


 

Perdí la cuenta sobre la cantidad de veces que tuve que escuchar la entrevista que le hicieran al diputado Federal, Ernesto Ibarra, lejos de poder comprender lo que pretendió externar, mis oídos fueron lastimados por el tono utilizado, además del insulto a la inteligencia. Tal pareciera que el Diputado por Acción Nacional no se ha percatado cómo está afectando a su intento por gobernar Los Cabos las actitudes que toma y sobre todo con las respuestas tan arrebatadas e inestables que emite.

 

Los actores políticos actuales, sobre todo aquellos con experiencia en el servicio público, lejos de establecer una agenda congruente para señalar las muchas anomalías de los gobiernos panistas, han demostrado no tener idea plena de sus objetivos, ni tampoco preparación para “señalar”. Han permitido que la ira y el odio les dominen, hasta nublarles la razón. Tal es el caso de los ahora amigos entrañables Ibarra y Narciso.

 

Ibarra: al intentar responder –una nota, donde Rigoberto Mares, dirigente del PAN en la entidad, que más pareciera un borrego o fraguada para sacarlo de quicio; y lo lograron- citó no haber traicionado absolutamente a nadie, de igual forma dijo ser diputado Federal para todos. Fue más allá al señalar que Mares no tenía facultades para expulsar del partido a alguien con su cargo, sin embargo indica textual “desconozco si lo hizo y si lo hizo está muy mal”.

 

Calificó al dirigente como “títere del Rey Arturo”, que se irá (del PAN) cuando él lo diga, no cuando ellos digan. Sobre el supuesto encubrimiento señalado hacia la administración de Antonio Agúndez siendo legislador local, dijo haber sido el “único Diputado que presentó denuncias penales” que fueron dos años revisados a la administración de Antonio Agúndez y de forma parcial y completamente solventó las observaciones y le aventó la bola a Lupita Saldaña por no haber denunciado en todo caso los dos años y medios restantes si es que se encontraron irregularidades.

 

Expuso que podría debatir con el líder panista Mares, calificó a Arturo de la Rosa como “soberbio, prepotente, arrogante y corrupto”, dejando abierto que próximamente saldrán más cosas a la luz pública sobre las irregularidades en su gobierno; pero curiosamente dijo ser “amigo” del gobernador; con quien no tiene problema alguno. Sobre Narciso Agúndez expuso que siempre lo trató con respeto, siempre le dio su lugar, hasta dijo que siendo gobernador gestionó muchas obras.

 

Para empezar, siendo legislador federal por el PAN, debería ponderar que “la ropa sucia se lava en casa”, porque este “desencuentro” que a lo mejor pareciera muy “local”, dada la envestidura que tiene Ibarra, puede trascender al contexto nacional en un momento que lejos de abonar a la construcción de unidad al interior, exhibiría cómo pese a las pretensiones aliancistas con dos partidos de “izquierda” (y que recordemos en Baja California Sur sus principales actores fueron seriamente señalados, hasta por Ibarra) en los estados la realidad es otra.

 

Las respuestas “cantinflescas” y marcadas por tonos entre “hilaridad, rabia”, menos congruencia, paciencia y objetividad dicen mucho más de Ibarra que de sus “enemigos azules”. Indica que si de esa forma se pelea con quienes han sido sus aliados, qué le podrá esperar a la sociedad Cabeña si llegara a gobernar una persona que responde con la víscera. En nada, tampoco, ayudó a Narciso, porque ahora resulta que le reconoce todo lo realizado como gobernador, sin embargo la pregunta que queda en el aire es: ¿si todo estaba bien con los amarillos, por qué Ibarra corrió hacia los azules?.

 

Y peor aún, indica ser amigo del actual gobernador; con esos “amigos” mejor que no tenga enemigos, porque también las respuestas de Ibarra en este tema dicen más de lo que pretendió: que no hay control político en el estado –bueno, ya se sabe estimado Lector (a) que no hay control en nada, solo en los medios que les pagan por callar-; que Mendoza al estar entre varias aguas (De la Rosa, Ibarra y Mares) lejos de poner “paz” ante tanto desorden, le apuesta a “hacerse de la vista gorda”, lo que a su vez pareciera no le importa el panismo sudcaliforniano. ¿Será entonces que Mendoza se inclinará por el tricolor?.

 

Sin defender a Arturo, porque vaya que ha dejado mucho que desear con su trabajo; Ibarra señala y señala. Sin embargo, ¿Quién a la fecha ha visto en realidad el trabajo del diputado federal aterrizado en Los Cabos?, aparte de las pantimedias, su consultorio ambulante; no ha marcado diferencia con relación a la “planchaduría” azul instalada en la entidad, vaya, lejos de considerar opciones más viables para el combate a la violencia, votó a favor de la Ley de Seguridad Interior; y por la Ley que permite que las mineras viertan sus desechos al mar.

 

El tiempo corre y lejos de presentar propuestas que a la población le generen seguridad y sobre todo refleje una actitud tendiente más mesurada; Ibarra pega con todo, apoyado por Narciso, quien pese a su experiencia no logra establecer control en el aspirante a la alcaldía de Los Cabos, ¿por cuál partido?; pues solo ellos saben, porque citar que cinco institutos políticos lo han invitado para encabezar candidatura en la zona austral, no significa que tenga algo “amarrado”, esto es, anda coqueteando con todos, no tiene convicción ni por uno de ellos.

 

Pero la “cereza del pastel” en la entrevista es cuando pone en entredicho su ética profesional al citar haber sido doctor tanto de Arturo como de Narciso, mezcló pues la “gimnasia con la magnesia”; temblarán más de dos pacientes, porque si exhibió que Arturo no le pagó, además de que fue su doctor de cabecera (sin aclarar qué le curó), pudiera parecer que ese “cotilleo” sobre sus servicios lo haría con todos sus pacientes.

 

Deberá entender Ibarra que para guerra sucia, no necesariamente debe él “enlodarse”, porque en la prisa por responder, sumado al coraje, la razón queda fuera al grado de exponerlo como una persona a quien no se le puede confiar ni cuando se tenga gripe.

 

REFUEGO

Finalmente Meade fue “ungido” como precandidato a la presidencia de la República por el PRI, del público asistente hubo quienes reconocieron la falta de carisma del tecnócrata. Basta ver las grabaciones donde le resulta incómodo o nada sencillo sonreír, así empieza la carrera formal por la silla presidencial…Elva Castillo se mantiene activa, interesante reunión sostuvo con empresarios de la localidad, donde se mostró el interés de los presentes por establecer acciones para impulsar la educación y disminuir la violencia en la zona. Sigue pues buscando la preferencia en la encuesta para ser coordinadora de los trabajos en Los Cabos por Morena-PT…y les pidieron declinar a favor de Armida, siempre las decisiones de hombres influyendo en el trabajo de las mujeres, lamentable que se haya prestado Armida Castro, detrás la mano de Leonel Cota y Víctor Castro (quienes por cierto han repartido tantas posiciones que no les alcanzarán los espacios), quienes no se cansan de fraccionar a Morena. Es ese el lado “flaco”, porque al dividir y no reconocer ni a la dirigencia estatal, ni a la enviada del CEN, Xóchitl Hernández, pareciera le están haciendo trabajo a los que gobiernan, pues es claro aplican el “divide y vencerás”, quien no lo quiere ver, es porque va tras el “hueso” personal, dejando de lado el objetivo primordial, trabajar a favor de AMLO…

 

“Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”.

Albert Einstein

 

También te puede interesar

Gran tribuna
Buenos días, B.C.S.
Gran tribuna