Noticias de BCS, México y el mundo.

'31 minutos' se derriten en la Navidad

06/12/2017 00:23 Por: Redacción '31 minutos' se derriten en la Navidad

El 'show' basado en la serie de TV chilena está de regreso en México con un nuevo espectáculo para todo público

CIUDAD DE MÉXICO.

La popularidad de los per­sonajes de 31 Minutos sube y sube sin cesar. Tulio, Bodo­que, Juanin y sus amigos ya llegaron a ser los Guns N’ Ro­ses de las marionetas. Vivir la vida de rockstars es un placer, pero es más satisfactorio po­der ser vistos como influen­cers de la nueva generación.

Sucedió que este año el go­bierno chileno, de donde son originarios los chicos, llamó al periodista más importante de la televisión, Juan Carlos Bo­doque, para ser la imagen del censo de su país y explicar a sus paisanos el por qué es im­portante su colaboración.

Desafortunadamente, el conejo rojo y titular del es­pacio de la Nota Verde, no pudo atender la llamada de Excélsior por lo complicada de su agenda, pero sí lo hizo Álvaro Díaz, su asistente, co­creador de 31 Minutos jun­to a Pedro Peirano y el tipo que se encarga de darle vida desde 2003 al show que na­rra la creación del noticiario más importante y veraz de la televisión, humorístico y educativo.

“Lo único que no quiero es que 31 Minutos se vuelva una obligación, porque se volve­ría algo tedioso. Lo obligato­rio es el superpoder de hacer todo aburrido. No quiero que el show pregone el bien co­mún de manera rutinaria, debe ser espantoso llegar al colegio como imposición. Así que mejor nos preferimos mantener en el patio y no en las aulas.

En el caso particular de Bodoque, entiendo que pue­de explicar de manera fácil las cosas difíciles. Motivar a la gente a participar, por ejem­plo en el censo, es un acto voluntario, pero se buscó la gracia de un personaje como Bodoque para que contara por qué se hacen los censos y resultó ser motivante, al ser un tipo que genera empatía y neutralidad”, contó el produc­tor y miembro de la producto­ra Aplaplac.

No es la única ocasión que los protagonistas han sido contratados por organiza­ciones o compa­ñías particulares, pues desde 2004 han participado en spots para pre­venir accidentes, promover la músi­ca local, el buen uso del transporte públi­co y hasta la importan­cia de la esterilización de mascotas.

Ese nivel de estrellas de rock se ha vuelto una necesi­dad para sus creadores.

“Es una manera de mantener vínculos, de so­brevivir y esforzándonos en que se mantenga el es­píritu del show. Cada uno de los personajes provoca que nos encontremos cada cierto tiempo y eso se vuel­ve un agrado, porque siempre tenemos un show girando en Chile.

Sólo Pedro es el único que vive en Los Ángeles y no le cuesta nada de trabajo to­mar un avión para ir a hacer los shows. No llega a aburrir­nos y ahogarnos, lo que hace es que cada que nos toca re­encontrarnos con 31 Minu­tos sea una sorpresa tan grata como reencontrarte con ami­gos”, explicó el actor.

Álvaro sostuvo que, la es­perada quinta temporada, es demasiado difícil de lograr porque sería muy cara lle­varla a TV y, además, ya na­die le pone atención a las emisiones.

Es más emotivo presentar­se en vivo como lo harán con Calurosa Navidad el 7, 8, 9 y 10 de diciembre en el Teatro Metropólitan, apenas un año después de visitar la ciudad con el Tremendo Tulio Tour.

Se trata del especial de Na­vidad de 31 Minutos en el que Juan Carlos Bodoque pone en peligro la fecha de sus amigos al perder en apuestas de ca­ballos los regalos para todos.

“Nos basamos en el verano curioso en que transcurre la Navidad en Chile, donde hay muchos señores que se dis­frazan de Santaclós y salen a compartir tiempo con los ni­ños, prácticamente cocinán­dose en un traje rojo diseñado para vivir en Finlandia.

Es una imagen habi­tual para nosotros, porque su creación viene del Hemisferio Norte y nosotros tenemos que celebrar lo mismo, pero en un contexto diferente, ahí apare­ce la ironía del show, con las canciones, los personajes y algunas nuevas adicio­nes que la gente podrá ver durante el show”, agregó Díaz.