Noticias de BCS, México y el mundo.

Diputados del PAN aprueban permitir que minera submarina vierta desechos al mar

miércoles 29 noviembre 2017 | Por: Rodrigo Aguiar | La Paz Diputados del PAN aprueban permitir que minera submarina vierta desechos al mar

Votaron a favor Jisela Páes y Ernesto Ibarra; con las modificaciones, la ley de vertimientos ya no se aplica a minas submarinas como Don Diego en el Golfo de Ulloa

La Paz, Baja California Sur.- Dos diputados federales panistas por Baja California Sur votaron a favor que las disposiciones de la Ley de Vertimientos en Zonas Marinas Mexicanas ya no apliquen a desechos producto de la explotación minera del subsuelo marino, como es el caso de la mina Don Diego en el Golfo de Ulloa. 


Los votos a favor de la modificación a la ley de Jisela Páes Martínez y Víctor Ibarra Montoya fueron dos de los 257 votos con los que se aprobó la medida. Hubo 38 votos en contra, 47 abstenciones y 156 ausencias, entre ellas las del también panista Herminio Corral Estrada y la de la priista Esthela Ponce Beltrán.


De acuerdo con lo aprobado, las disposiciones no aplicarán a la evacuación o el almacenamiento de desechos u otras materias que resulten de la exploración, explotación y tratamiento mar adentro de los recursos minerales del lecho marino o del subsuelo marino, o que estén relacionadas con dichas actividades. 


Esto permitiría que empresas mineras como Exploraciones Océanicas, que ha intentado extraer sin éxito fosfato del fondo marino en el Golfo de Ulloa, puedan operar regresando al fondo marino los desechos mineros. 


Según los cambios a la ley, aunque no es el caso de las materias o desechos que por sus dimensiones o características representen un impacto ambiental adverso, basta con que las empresas busquen "la opinión favorable de la secretaría" de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).


La última vez que Exploraciones Oceánicas intentó echar a andar la mina submarina Don Diego fue en abril del año pasado, pero la Semarnat les negó los permisos ambientales al considerarse que dicha actividad minera tendría un alto impacto en la fauna marina. 


Tras esa última negativa, la empresa informó que contrató a asesores para mover el proyecto, destinado a obtener fosfatos para fertilizantes. La empresa justifica la mina submarina afirmando que con dicho fertilizante nacional bajaría el costo de producir alimentos y por ende los precios de estos en el mercado.