Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es martes, 5 de marzo de 2024

Realidad de BCS

· Propone el diputado Alfredo Zamora reducir la venta nocturna de bebidas alcohólicas. · Necesario prevenir la enfermedad del alcoholismo entre los jóvenes. · Nadie puede perder de vista que el consumo excesivo de bebidas etílicas lleva a la drogadicción y es potencialmente generador de violencia



 

Un problema serio de salud pública es el alcoholismo y de ello hay diversas referencias por parte de las autoridades sanitarias del estado.

La ingesta de bebidas alcohólicas no solo afecta la salud física mental y espiritual del bebedor. El problema va más allá.

Como por ejemplo una gran mayoría de los accidentes automovilísticos provocados por conductores ebrios además del enorme ausentismo que vemos en la planta aboral.

Por ello es importante tomar en cuenta la propuesta del diputado Alfredo Zamora sobre este tema que tiene que ver fundamentalmente con modificar el horario nocturno para la venta de bebidas embriagantes.

La iniciativa de Zamora García pretende reformar y adicionar diversas disposiciones de la Ley que Regula el Almacenaje, Distribución, Venta y Consumo de Bebidas Alcohólicas del Estado e igualmente la Ley de Hacienda Municipal de La Paz.

La idea pretende además de coadyuvar con la salud de la población y proteger la economía familiar de ser aprobada, generar mejores condiciones de seguridad pública.

Está claro que si se educen los horarios para la veta de bebidas alcohólicas, el riesgo de que se cometan actos delictivos, se reduce.

De eso no hay duda.

Sobre todo, si se considera que la comunidad sudcaliforniana está integrada principalmente por personas jóvenes.

Según datos del INEGI, en el 2015 el número de niños y adolescentes en Baja california Sur, fue de 11 mil 261 y el año de 2018 se espera que alcancen su mayoría de edad.

Mayoría de edad que les permitirá entre otras cosas la posibilidad de acceso a lugares donde se vende licor.

Por supuesto que este dato tendrá que ser tomado en cuenta en nuestra entidad para regular la venta de bebidas etílicas.

En términos generales la iniciativa propone que en el estado los establecimientos con venta de alcohol dejen de vender a las 2 de la mañana con máximo una hora extra, es decir a las 3 de la mañana nadie estará vendiendo bebidas alcohólicas, y no como sucede en la actualidad que hasta las cinco de la mañana.

Definitivamente nuestra sociedad ha cambiado y las autoridades seguramente tendrán que poner especial atención en regular el comercio de este tipo de productos.

Así como existen campañas para evitar la obesidad o frenar los efectos de la diabetes en nuestra entidad, seguramente se tendrán que tomar medidas concretas para evitar hasta donde se pueda que nuestros jóvenes aspiren a llegar a la edad que les permita adquirir bebidas alcohólicas sin mayor control.

Además, nadie puede perder de vista que el consumo de bebidas embriagantes es en muchas ocasiones la apertura para consumir otro tipo de drogas ilegales y potencialmente generador de violencia intrafamiliar y social.

Por supuesto que la mejor herramienta seguramente es a prevención y la educación en este tema de los datos y efectos que en todos los sentidos genera el exceso en el consumo de bebidas embriagantes.

Es justamente que desde el Congreso del estado también se pueden tomar decisiones que modifiquen la ley para cuidar la salud de nuestra población.

Quizás valdría recordar lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma sobre el alcoholismo, primero que es una enfermedad y que afecta el físico, la mente y el espíritu de quien la padece pero que cuenta con una característica, quizás la más terrible: No causa conciencia de enfermedad, es decir que quien la padece no reconoce en sí mismo que está enfermo.

Por supuesto que el reto es enorme para frenar este flagelo de la sociedad, pero por lo menos el horario de venta nocturno de cerveza, vinos y licores se puede restringir, tal como se ha propuesto en el Congreso estatal.

Por el bien de los jóvenes potencialmente consumidores de alcohol en cualquiera de sus presentaciones y de la población en general.

¿No le parece así amable lector?