Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - martes 22 agosto 2017


• Aumenta división interna de Morena. Víctor Castro desesperado por resolver a Rentería Santana. • Urge a los exgobernadores Narciso Agúndez y Leonel Cota controlar las decisiones de Morena. • Ante la nueva visita de AMLO la expectativa de triunfo electoral no existe.

Como era de esperarse el pleito por la franquicia de Morena en Baja California Sur, se intensifica cada día más ante la negativa de Alberto Rentería Santana de dejar la presidencia estatal de este organismo que Víctor Castro Cosío, busca a toda costa controlar para sus particulares fines políticos.

Ya desde la última y desairada visita de Andrés Manuel López Obrador a la entidad se observó a las figuras destacadas de Morena, Víctor Castro, y los exgobernadores Leonel Cota y Narciso Agúndez que reflejaron diferencias claras contra un Rentería Santana que seguramente dará la pelea para evitar ser removido de la dirigencia que aún encabeza.

Claro que mientras esto suceda, el riesgo de que lo poco que ha logrado los morenistas se destroce irremediablemente ante el afán de control y poder que nunca han perdido de vista estos personajes que intentan regresar a la actividad política a pesar del desprestigio del que ahora gozan.

El problema de fondo para Castro Cosío y los desprestigiados exgobernadores es que requieren de controlar la dirigencia formal de Morena para influir en las decisiones sobre las futuras candidaturas que tendrán que definirse para antes de que concluya este año.

Como se sabe, para la tercera semana de diciembre se espera que los partidos políticos puedan registrar sus respectivas precandidaturas para los puestos de elección popular que estarán en juego en las elecciones de julio del 2018.

Y con Alberto Rentería en la dirigencia formal de Morena, las decisiones pueden resultar entorpecidas para los intereses concretos del que fuera también alcalde de La paz, emanado del PRD.

Víctor Castro observa con desesperación que los tiempos políticos están literalmente encima y por ello trata a toda costa de apurar un relevo en la presidencia estatal de Morena antes de que sea demasiado tarde y no pueda maniobrar para colocar los candidatos con los que ya desde ahora tiene el compromiso de impulsar y en cuya lista, por supuesto, su nombre espera que esté incluido.

Desde luego que parte de esta prisa se genera ante el hecho de que todo parece indicar que en la supuesta unidad lograda en el tricolor, con la renovación de su dirigencia estatal, la esperada desbandada de priistas parece que no se registrará.

Vale decir que apenas hace unos días, el comité directivo estatal de Morena en Baja California Sur, presentó a la diputada federal, Xóchilt Hernández Colín como enlace nacional de este instituto político en la entidad.

En conferencia de prensa, el dirigente Alberto Rentería Santana dijo que desde el pasado Congreso Nacional se nombró a la legisladora federal en el cargo antes mencionado.

“Tenemos el placer y el gusto de ser uno de los pocos estados en donde se nombra a una diputada federal, la cual nos acompañará en todo el proceso de la elección de 2018”, expresó Rentería.

Por su lado Hernández Colín quien se supone sustituyó en esta posición a Víctor Castro, afirmó que apoyará los trabajos que realiza el partido en la entidad con el objetivo de fortalecer a este instituto político.

Claro que este nombramiento de Xóchitl Hernández Colín no es reconocido por un Víctor Castro que ya refleja signos de desesperación para tratar de remover al actual presidente de Morena con el fin de que este ya no se encuentre en esa posición para la nueva visita de López Obrador programada para los próximos días.

Está claro que es complicado el escenario interno de Morena que llegará al inicio formal del proceso electoral, programado para el próximo 08 de septiembre, en medio de una división interna que de no resolverse a tiempo no les permitirá presentar propuestas competitivas para las elecciones de julio del 2018.

En honor a la verdad era cuestión de tiempo para que estas diferencias se hicieran notar como ahora se observan con las ya previsibles consecuencias electorales adversas.

Esperemos ahora a escuchar que dice, (si es que dice algo) al respecto el precandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador en su nueva gira por la entidad.