Noticias de BCS, México y el mundo.

El marlin rojo - lunes 10 julio 2017


• Reducción de la nómina, punto a favor para De la Rosa • ¿Y dónde está el Policía?

 

REDUCCIÓN DE LA NÓMINA, PUNTO A FAVOR PARA DE LA ROSA

Hace algunos años, por allá por el 2015 todos nos enteramos a través de los medios de comunicación que la administración entrante que encabezaba Arturo de la Rosa Escalante recibía entre varios problemas, una nómina que utilizaba más del 70 por ciento del presupuesto operativo del aparato gubernamental municipal.

 

A raíz de esto, es que dentro de los diez puntos que De la Rosa firmó ante la comunidad como compromiso a cumplir era la de bajar la nómina a menos del 50 por ciento.

 

A lo largo de los dos años que van de su administración, el Alcalde cabeño ha logrado a través de su departamento de personal y tesorería, recortar esta nomina en sus diversos dependencias, y al parecer dejar de pagar a muchos aviadores que no parecieron por ningún lado  y que anteriormente “alguien” cobraba.

 

Efectivamente se tiene que entender que a veces pagan justos por pecadores, pero finalmente, se hizo lo que se tenía que hacer en éste rubro y por lo que se ve, ya se empiezan a obtener resultados.

 

Hace algunos días en una nota  publicada en Diario el Independiente y firmada por  nuestra compañera Pamela Padillla en donde la Tesorera Municipal Susana del Carmen Zatarain García afirma que actualmente la nómina representa el 45 por ciento del recurso municipal.

 

La tesorera comenta en esta entrevista que la cantidad aún es alta pero justifica que “Es sorprendente la cantidad de dinero que se gasta en nómina en los municipios en general y ´precisa que existen municipios en el país  que tienen hasta el ochenta o noventa por ciento del presupuesto”.

 

La tesorera fue bastante discreta pues nunca comentó que en la pasada administración que encabezó Antonio Agúndez Montaño llegó a tener el porcentaje en este rubro al 81 por ciento en algunos de sus meses, de hecho, en diciembre del 2014 habría aproximadamente 3,528 empleados para un Municipio de 275 mil habitantes sin considerar los del sistema de agua potable que eran  alrededor de 600. Será interesante saber cuántos trabajadores hay exactamente en ambas dependencias tanto el gobierno Municipal, como el Sistema de agua potable y Alcantarillado de Los Cabos.

 

En este mismo orden de ideas, el año pasado, precisamente por el 26 de Junio, Julio César Castro Pérez, titular de Recursos Humanos, señaló que en los últimos meses tenían un ahorro mensual por el orden de los 6 millones de pesos que se habían ya reflejado en mejores obras y servicios para la ciudadanía.

 

En el documento “Vamos por Diez” que firmó el Alcalde De La osa se comprometió a bajar la nómina y por lo que podemos observar, este es uno de los puntos que ya tiene su palomita.

 

¿Y DONDE ESTÁ EL POLICÍA?

Sin embargo, aún falta el rubro de Seguridad, en el cual desafortunadamente las cosas no están tan bien que digamos, aunque si ha cumplido con la parte de  que los elementos activos en su fuerza policíaca cumplan con el examen de Control Honestidad y Confianza y a raíz de esto, se dieron de baja para empezar en el mes de diciembre 36 elementos por no cumplir con éstos exámenes y para el mes de enero ya sumaban 47 elementos que habían sido separados de sus cargos.

 

Lo difícil ahora, es que con menos personal, aún se tiene que tratar de dar seguridad a la comunidad de Los Cabos, con el agravante que todo esto se hace en medio de una guerra de bandas de narcotraficantes que tienen amedrentada a la población y con el “Jesús” en la boca, esperando diariamente cual va a ser la colonia afectada con balazos, muertos, hieleras y mantas amenazantes.

 

Si a eso se le añade todavía que se tenía hace dos años un gigantesco déficit de policías (en cuanto a cuantos policías nos toca por habitantes) y que el municipio de Los Cabos es el de más alto crecimiento en el país, esto se pone de color de hormiga.

 

Es por eso, que la decisión de traer a los 200 elementos de Gendarmería por parte de los empresarios cabeños (pagando su hospedaje y alimentación) y otorgar las facilidades para donar un terreno para que la Sedena tenga su espacio para una zona militar en los Cabos (que estará por la nueva carretera de paga), fue prácticamente obligada ante el olvido por años y años y años de la autoridad Municipal, Estatal y Federal de cuidar el rubro de seguridad en la zona, que es la que aporta actualmente más dinero tanto a las arcas estatales como federales.

 

El cuerpo de más de 200 elementos de la Gendarmería, de alguna manera está ocupando el vacío que dejaran los policías que fueran dados de baja por no cumplir con los exámenes de honestidad y confianza, pero el compromiso de este cuerpo policía supuestamente era por entre 8 a 12 meses, en el entendido que mientras este tiempos e cumpliera ellos entrenarían a los elementos de la Policía Municipal que se quedarán al irse ellos.

 

El Problema, es que ante la posibilidad de perder la vida por un lado y una remuneración que si bien es de las más altas dl país, al ser Los Cabos uno de los municipios más caros del México pues el que el sueldo par aun policía común sea alto, sigue siendo muy bajo ante el gran riesgo y exigencia que el cargo exige.

 

Por eso, la pregunta obligada aquí es ¿Y dónde está el Policía?. Porque antes hace algunos lustros se planteaba la solución a este problema en nombrar a un policía de colonia, uno que todos conocieran en su lugar o región, lo cual, decían daría más confianza de la población en este cuerpo policía(creo que inclusive Ulises Omar Ceseña Montaño lo propuso en su propuesta de gobierno), sin embargo, este esquema jamás se volvió a considerar, sobre todo cuando a nivel nacional, los “expertos gobernantes” decidieron darle fuerza a los famoso “Mandos Único” o “Policía Única Estatal”.