Noticias de BCS, México y el mundo.

Argucias choyeras - viernes 14 julio 2017


• “Pero para hacer esta buena política se necesita grandes móviles, se necesita fe, honradez, nobles ideales; se necesita, en una palabra, patriotismo”. Leandro Alem

Siguen intentando organizar al PRI de BCS, ya casi va a ser el año que estuvo Ochoa Reza en la capital del estado, donde anunció la necesidad de cambiar a la dirigencia, que se organizaran y empezaran a trabajar según los lineamientos del actual dirigente nacional. Ponderando la unidad.

 

Si se tomara en cuenta el ambiente nacional, con cada una de las sorpresas que saca el presidente Peña, muchos priístas estarían buscando no dirigir, sino dónde esconderse para evitar la vergüenza de lo que en estos tiempos se vive, porque como en todo instituto político hay gente valiosa, así como gente que destroza y no representa los estatutos.

 

Pues el revuelo inició, aparentaban una calma “chicha” y un amor incondicional entre todos los grupos, pero ahora que ven el 2018 más cerca, se han empezado a meter zancadillas, jaloneos, desgarradas las vestiduras otros; algunos pactando por debajo de la mesa con otros partidos, hubo quienes de plano se abrieron a Morena. En fin, el PRI con sus tres grupos nada más no se pueden acomodar. Pasaron los nombramientos de las dirigencias en Comondú, Mulegé, Loreto, Los Cabos –en donde por cierto a gran parte de ellos les metieron Croquistas y no se les ha visto trabajo, si para la CROC, mas no para el PRI- pero resulta que les falta La Paz.

 

La Paz, capital del estado, y municipio que fuera gobernado por la hoy diputada federal, Esthela Ponce, a quien mediáticamente destrozaron y a la fecha no han podido aterrizar las denuncias que según interpusieron. Todo un soberano relajo. Esthela que en tiempos severos del PRI Sudcaliforniano dio cobijo a quienes tuvieron que salir de la entidad a “corretear la chuleta”, cuando Elba Esther Gordillo controlaba el Issste y jalaran, entre otros a Ruben Muñoz, Jesús Flores, Héctor Montaño y una lista considerable. 

 

Los tres ejes del PRI, porque pareciera que fuera de ellos no hay militancia o no existiera el tricolor en BCS: Isaías González, Esthela Ponce y Ricardo Barroso –entre ellos se ha repartido la clase política, para lograr subsistir o estar vigentes- son los que andan moviendo las piezas, pero al mismo tiempo generando una especie de animadversión que solo los que están detrás de la barrera se percatan. Es decir, (y lo vuelvo a escribir) desde 1999 han sido partido de oposición y no han logrado ponerse de acuerdo para enfrentar a quienes les quitaron el poder, primero vestidos de amarillos, hoy de azules.

 

Muchos son los aspirantes a dirigir el PRI Municipal, al final, quieren la primera Regiduría, el chiste es asegurar el paso, no precisamente comprometerse para trabajar y obtener triunfos. Ha sido la muestra en muchos casos, perder para ganar. Aventaron hasta a Axxel Sotelo como un aspirante; se han movido entre sectores Fernanda Villarreal (quien ya anduvo alguna ves de amarillo, por cierto) y Jesús Flores, quien tiene la CNOP porque Barroso se la entregó, aunque ya viene el cambio también en ese sector. Han hecho una soberana “melcocha” y se han empantanado tanto, que lejos de construir, están terminando de fulminar lo poco que había de este partido.

 

Y aún no se pelean la dirigencia estatal. Lejos de impulsar rostros nuevos, sangre joven, se están empecinando en dejar a quienes quizás antes vivieron sus mejores momentos. Es decir, para el difícil camino que tiene el PRI, porque Peña Nieto no ha sido como que el mejor ejemplo, requerirán gente dispuesta a luchar, poder señalar los problemas que en la entidad se viven, no ser comparsas, dejar de ser los mismos que cada elección surgen a ver si logran pasar a la etapa final y obtener un pedacito de poder.

 

Quizás muchos jóvenes terminen brincando a donde si los dejarán luchar, Morena.

 

REFUEGO

Y finalmente, paso a paso se establece un orden en la coordinación de Zofemat, donde Juan Adolfo Orcí ha logrado finalmente brindarles a las y los trabajadores seguridad social, es decir, son empleados formalmente del Ayuntamiento (estarán buscando el esquema de hacer un organismo descentralizado a la dependencia) pero mientras tanto 208 trabajadores gozarán de beneficios, como servicios médicos, pero sobre todo el cotizar para su retiro, 28 de ellos ya estaban dados de alta, y acaban de ser incorporados 176; el tiempo que tardaron en concretar este objetivo fue básicamente el que les llevó recabar la información de quienes serían dados de alta…

 

Y en Morena han realizado su asamblea nacional, donde se dictaron las bases sobre las cuales habrán de designar las candidaturas. Andrés Manuel López Obrador sigue convocando a la unidad para la transformación, sin importar los colores. Pero en BCS deben irse con pies de plomo porque siguen los lobos con piel de oveja queriendo retomar el control o al menos aparentar que son quienes controlan las acciones dentro de este partido, que pese a su juventud ha crecido en sobremanera, pues los demás partidos de izquierda han abandonado sus causas y han dejado de escuchar a sus militantes y a la ciudadanía…

 

En el Verde Ecologista andan a todo lo que da, Tirado confiado, pero siguen molestos en el CEN por la inclusión del grupo Agundista e Ibarrista en las filas de este instituto político…Norma Castañeda fue designada por Marbella González, dirigente de Movimiento Territorial en la entidad, como responsable de la cartera de Gestión Social en la Media Península…

 

En Mulegé se ve muy activa a Laura Romo, mujer que está marcando pauta y da cuenta de los hechos que se viven, no la pierdan de vista…y de nueva cuenta remodelarán el Malecón de La Paz, lo clásico, obras porque vienen elecciones…y de vergüenza ajena lo del socavón en el Paso express a Cuernavaca, ejemplo de la corrupción que se vive en todos los niveles de gobierno, donde precisamente (basta rascarle tantito) funcionarios se convierten en dueños o brazos ejecutores de negocios privados, empresas patito o fantasmas que solo surgen para ciertas administraciones; al final se pelean no por cambiar e impulsar políticas públicas en bien de las familias, sino por lograr ser proveedores que se llevan el recurso público, generar “nuevos ricos de trienio o sexenio”…