Noticias de BCS, México y el mundo.

Libertad de expresión en BCS, derecho humano en crisis

miércoles 07 junio 2017 | Por: Redacción | La Paz Libertad de expresión en BCS, derecho humano en crisis

Académicos y especialistas, como Pablo Romo Cedano, en un análisis basado en su vasta experiencia...

“Ustedes son los principales cuidadores de la libertad de expresión, no le pidan a las autoridades que lo hagan, son ustedes los primeros que deben cuidarse entre sí”, opina el académico Pablo Romo sobre la labor del periodista

Son los gobierno los principales clientes de los medios digitales

El pueblo mexicano toma “rumores” en medios como “verdades absolutas”, dice la Iglesia

Los medios de comunicación deben trabajar con profesionalismo y sin censura, dicen partidos políticos

Ejercer la libertad de expresión también es tarea de la sociedad, señalan periodistas

Cristian Carlos / Alan Flores / Gilberto Santisteban / Iván Gaxiola 

La Paz, Baja California Sur.- El 7 de junio se convierte en la fecha más importante del año para aquellos que han decidido dedicar su vida al periodismo, de aquellos que trabajan o intervienen en algún medio de comunicación haciendo uso del derecho humano fundamental de la libertad de expresión. Es una fecha especial no sólo aquellos que están detrás de los medios de comunicación sino para la sociedad en general, por lo que quienes trabajamos en Diario El Independiente nos dimos a la tarea de realizar un reportaje especial con la intervención de personajes de diferentes ámbitos en Baja California Sur (BCS), quienes han concordado en que la  el derecho humano de expresarse libremente se encuentra en crisis en la entidad.

Académicos y especialistas, como Pablo Romo Cedano, en un análisis basado en su vasta experiencia, señaló que las agresiones y violaciones en contra de periodistas en BCS es una problemática grave, proporcionalmente hablando, por el nivel poblacional de la entidad. El asesinato del periodista Max Rodríguez Palacios el pasado 14 de abril en La Paz y agresiones en contra del periodista Julio Omar Gómez en Los Cabos, son un referente del nivel de violencia que se ha alcanzado en contra de comunicadores en la entidad.

“Me parece que es muy alto, es un Estado con una violencia muy alta, claro, hay otros Estados que están llevando la delantera, aunque sean más pequeños, pero eso no significa que deberíamos estar felices, es todavía una entidad que puede estar a tiempo para la prevención, la prevención es fundamental ¿Cómo? Reconociendo la labor de los periodistas y defensores de derechos humanos”.

En una gama muy amplia de personas que están en el mundo de la comunicación y la defensa de los derechos a la libertad de expresión, Pablo Romo menciona la importancia de dignificar la profesión para fomentar el fortalecimiento del ejercicio. Sin embargo la tarea está lejos de terminar. Desde su perspectiva, los periodistas en BCS han hecho poco por visibilizar las agresiones en contra de la libertad de expresión, puesto que en otras entidades, los comunicadores se han convertido en un frente de presión social para exigir justicia, se han transformado y se han articulado para trabajar por la protección del gremio. El analista señaló que los periodistas en la entidad han hecho poco por visibilizar las agresiones en contra de la libertad de expresión, puesto que en otras entidades los comunicadores han sido más aguerridos para articularse y salir a las calles a exigir justicia.

“Están en medios diferentes, están en trabajos diferentes, muchas veces compiten por la nota, pero deben de trabajar juntos por velar por la libertad de expresión, ustedes son los principales cuidadores de la libertad de expresión, no le pidan a las autoridades que lo hagan, son ustedes los primeros que deben cuidarse entre sí”, opina Pablo Romo.

Sin embargo, no todo va mal en la materia para BCS, según la visión de Rodrigo Rebolledo, estudiante del posgrado en Desarrollo Sustentable y Globalización (Desyglo) de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), que da una vela con una luz positiva. Rebolledo, en su experiencia no sólo como académico sino también como periodista pionero en las redes sociales, ve una posibilidad de hacer periodismo de una nueva generación para el Estado.

“Creo que hay un espacio que se está abriendo en este país, donde en este tipo de lugares permitieron ofrecer una versión más fresca de lo que se hace en las noticias. Creo que eso no ha cambiado, creo que no se ha dado un retroceso en ese sentido, creo que hace falta un avance, hace falta algo nuevo que cambie la forma en la que se está haciendo el periodismo, no sólo en Baja California Sur sino en el mundo […] Esto es sano, es muy importante que hay muchas versiones, muchas formas de hablar, muchas formas de hacer esto, pero creo que hay un esfuerzo necesario que hacer tanto en el país como en Baja California Sur por generar pensamiento crítico, lectores críticos, gente que revise las noticias no como hechos dados que están presentados por individuos objetivos sino por seres humanos que están intentado representar las formas que estamos viviendo, desde su perspectiva”, compartió el académico.

·      Son los gobiernos los principales clientes de los medios digitales

Tal y como lo expone Rodrigo Rebolledo, desde el 2011 los medios digitales se han diversificado en BCS, pero la mayoría de estos se financian con publicidad oficial, lo que según la organización Article 19 puede generar vicios y autocensura. La media península tiene un padrón de 22 medios digitales, de los cuales 4 sitios tienen anunciantes comerciales, el resto le apuesta a la publicidad que vende principalmente el Gobierno del Estado y a los ayuntamientos de La Paz y Los Cabos, y esto se debe, según el periodista Carlos Ibarra Meza, a que los empresarios “todavía no se animan a invertir” en medios digitales.

"Aunque [con la proliferación de los sitios digitales] se da un contrapeso en temas diversos como los medioambientales, la minería, lo lamentable es que luego de este boom los voceros o los que están del otro lado en el engranaje del poder vieron una oportunidad", señala Ibarra Meza.

De acuerdo con la organización no gubernamental Article 19, con sede en Londres, aunque la publicidad oficial sirve de enlace entre el gobierno y la sociedad, también es un mecanismo para restringir el libre flujo de ideas e información, por lo que, paradójicamente, los medios que se fundaron para informar también pueden servir para controlar el discurso. Es decir, que se pone de manifiesto el temor de directores de medios digitales en la posibilidad de perder un convenio con algún cliente gubernamental, lo que “lleva a cuidar cómo dices las cosas”.

"Los medios están en una zona de confort, y en un sistema como el nuestro sí se necesita un patrocinio pero tampoco se han preocupado por buscar otros esquemas que los ayuden a tener más libertad editorial", consideró Ibarra Meza. 

Además, existe la posibilidad de "negociar" la pauta publicitaria bajo condiciones no del todo transparentes para portales que están lejos de ser referentes en cuanto a alcance y penetración entre la población. Por ejemplo, sin tener el mismo número de visitantes ni la misma presencia en redes sociales, varios medios digitales tienen tarifas similares y pueden cobrar entre 13 mil y 16 mil pesos mensuales por uno de sus espacios, según pudo comprobar Diario El Independiente.

Es común "el uso de la pauta como mecanismo para premiar a los medios de comunicación con líneas editoriales afines al gobierno y como castigo en caso contrario", indica Article 19. Esta forma de premiar y castigar ya fue documentada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en las recomendaciones 57/2009 y 69/2009, en los casos de “Contralínea” y los diarios “a.m.” y “Al Día”, en Guanajuato, respectivamente, fenómeno que suele replicarse en otros lugares del país.

Según Article 19, los gobiernos locales deben tener criterios objetivos y transparentes en la asignación de la pauta, la cual tenga como base la efectividad en la transmisión del mensaje a la población objetivo, sin importar la línea editorial del medio, además de que se debe fomentar la participación de medios tradicionalmente desfavorecidos.

·      El pueblo mexicano toma “rumores” en medios como “verdades absolutas”, dice la Iglesia

Al ser abordado sobre el ejercicio de la libertad de expresión en BCS, el padre Juan Gómez Esqueda, vocero de la Diócesis de La Paz, hizo un llamado a los medios a ejercer un periodismo cívico, que ayude a formar valores “a través de la denuncia pero también del anuncio”, tomando en cuenta que la información que se verterá a través de sus plataformas serán “para hacer bien” a la sociedad sudcaliforniana, ya que no siempre corresponden a la realidad.

Juan Gómez Esqueda no sólo es vocero y sacerdote de la Iglesia Católica en BCS sino que también ha sido catedrático de la Licenciatura en Comunicación de la UABCS, por lo que hizo un llamado a quienes ejercen la libertad de expresión a informar y “formar” con responsabilidad al pueblo mexicano, que regularmente toma los rumores de los medios como “verdades absolutas”, una situación que calificó de “peligrosa”.

El vocero católico reconoció que existen esfuerzos en pro de la libertad de expresión, no obstante dijo complejo calificar “si está bien o está mal” ejercida, por lo que dijo necesario profundizar en el trabajo periodístico que realiza cada medio de comunicación en particular para verificar si en efecto este es plural de manera interna, permitiendo las diferentes ideologías o pensamientos personales, o bien verificar con un manejo “subjetivo” de la información.

“En temas de información, no hablo de editorial, no siempre se maneja de acuerdo a una realidad. Lo que se refiere al aspecto justamente de lo que es la seguridad, pues ve uno entre un medio y otro, como sí hay diferencia, unos se concretan meramente a lo que son boletines y pues no son objetivos en tanto te llega un ‘boletín’, pero si te fijas con la gente, es que los hechos sucedieron de otra manera”, aseguró Juan Gómez Esqueda.

El sacerdote advirtió que la influencia de la política de los medios de comunicación no debe impedir la libertad de expresión y no debe estar condicionada por ideologías partidistas.

“La libertad de expresión debe partir de la palabra libertad, que no significa hacer o decir lo que yo quiera sino, debe ser con base en unos principios, está también el respeto al otro, está también la libertad del otro, cuando se trasgrede dicho principio no se le puede llamar libertad de expresión”.

Por otro lado, aquellos que se dedican al activismo social, como Juan Ángel Trasviña Aguilar, titular de Medio Ambiente y Sociedad (MAS), tienen una visión distinta, puesto que al ser el activismo social un oficio que resulta primo hermano del periodismo, la represión de voces también suele ser una constante.

“No hay libertad de expresión, hay una dictadura disfrazada de democracia”, dice al ser cuestionado sobre el ejercicio de la libre expresión BCS Juan Ángel Trasviña, exponiendo el posible caso de represión a manos del aparato de procuración de justicia contra uno de los miembros de su asociación: John Moreno.

El abogado John Joseph Moreno Rutowski fue detenido el pasado 19 de mayo en Todos Santos, quien se desempeña como representante legal de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera (SCPP) Punta Lobos, que sostiene diversos conflictos con el desarrollo extranjero “Tres Santos” de Mira Companies sobre la repartición del territorio de la playa todosanteña y los daños ambientales que denunció ante autoridades ambientales del índole federal.

“Lo que está haciendo el gobierno simplemente es reprimir a las personas que se atreven a cuestionar proyectos que están mal ejecutados, no es que estemos en contra de los mega desarrollos de este tipo, pero sí en contra de que hagan las cosas mal […] Ahí han hecho muchas cosas mal, violando leyes, reglamentos, derechos de personas, devastando manglares, vendiendo playas, etcétera”, expresó el activista. “El encarcelamiento de John es por esa situación, que saquen de pronto una demanda que ya estaba archivada y que además hayan falsificado documentos para apresarlo”, acusó.

Dijo preocupante la situación del gremio periodístico al ejercer este derecho humano, por la omisión de los 3 niveles de gobierno, quienes “no quieren que haya periodismo que se atreva a decir lo que es”, sino que simplemente se limitan a tener medios “subordinados a lo que ellos digan” como figuras políticas, “y lo que ellos dicen está lleno de mentiras o de verdades a medias”, dijo Juan Ángel Trasviña.

·      Los medios de comunicación deben trabajar con profesionalismo y sin censura, dicen los partidos políticos

En esta lucha por encontrar un punto en el que en BCS se haga un ejercicio real de libertad de expresión, representantes de partidos políticos aseguran que es necesario que los medios de comunicación fortalezcan la ética y el profesionalismo para informar veraz, puntual y objetivamente.

El presidente del Comité Ejecutivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Edmundo Salgado Cota, refirió que hablar de los medios de comunicación en el Estado “es casi imposible” porque hoy en día hay medios que están coartados por el gobierno en turno, otros demasiado beneficiados por el mismo y hay tantos medios nuevos que “no alcanza uno a conocerlos”.

“La prensa en cualquiera de sus modalidades es base para nuestra sociedad, los periodistas que se han dedicado a prepararse a actualizarse ahora con la tecnología tan avanzada, dan muestra de que siguen siendo el cuarto poder y que son de gran beneficio para la ciudadanía, sin embargo también los hay quienes solos sirven para sus propios intereses, es por ello que la profesión debe estar siempre bajo el profesionalismo, la ética, la objetividad y la puntualidad”, aseveró Salgado Cota.

En el marco de la celebración del Día de la Libertad de Expresión, el presidente del PRI puntualizó que debe darse el trabajo sin censura de los medios de comunicación y que estos deben estar abiertos a la réplica y a la crítica. “El Independiente es fuerte y creíble porque no ha permitido que lo limiten en su información, ha cumplido con la ciudadanía y eso le da una mayor credibilidad”, indicó el líder del tricolor en la entidad.

Desde su lado, el presidente del Comité Ejecutivo del Partido Acción Nacional (PAN) en BCS, Rigoberto Mares Aguilar, asevera que el reto de los medios de comunicación es recuperar la credibilidad de la ciudadanía. Mares Aguilar expuso que si bien es cierto gracias a las nuevas tecnologías han salido a la luz nuevos medios de comunicación digitales, Diario El Independiente se ha ganado su propio espacio en la confianza del ciudadano gracias a la buena labor que realizan a la pluralidad y la objetividad de sus temas.

“Los medios como tal tienen grandes retos para llevar a cabo su tarea de manera objetiva, madura, dinámica e incluyente para con ello dejar de lado esos grandes espacios de incertidumbre que han captado la atención del ciudadano con las llamadas ‘fake news’, deben trabajar arduamente en la calidad y seriedad que merece la información para que la sociedad este muy bien informada, y esto no es un tema solo de los medios de comunicación sino también de todas las instituciones para lograr llevar más beneficios a los gobernados”, puntualizó Mares Aguilar

Por otra parte, Jesús Druk González, líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Estado, precisó que los medios de comunicación deben retomar su misión: los valores, la ética y el profesionalismo para que la gente los vuelva a valorar. 

“Los medios de comunicación hoy en día se han relajado en su misión gracias a la mano dura de los poderes en Baja California Sur, quienes los tienen maniatados para que no se hable con la verdad, no hay oportunidad en la mayoría de los medios de que las diferentes voces hablen y expresen las necesidades de la ciudadanía, porque no desean escuchar las críticas a su labor como servidor público”, expresó Druk González.

El líder del PRD mencionó que empresas que se dedican de manera formal al periodismo, como lo es diario El Independiente, son los que deberían ser impulsados por los ciudadanos, pues son diarios acertados donde se puede ver con claridad la libertad de expresión que en otros medios no existe.

·      Ejercer la libertad de expresión también es tarea de la sociedad, señalan periodistas

Hay que hablar ahora de la perspectiva del comunicador, y es por ello que Diario El Independiente entrevista a 2 de las mujeres más influyentes en el ámbito, tanto en la localidad como a nivel noroeste, Gladys Navarro, académica y corresponsal en BCS de El Universal, y Reyna Ramírez, con 25 años de experiencia, corresponsal de diario Reforma en Sonora y la media península.

Gladys Navarro inicia su carrera periodística en 2003 mientras estudiaba la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), luego de aceptar una invitación a colaborar en tareas de comunicación social en el Ayuntamiento de La Paz. Más tarde, en 2006, se une oficialmente a El Universal e inicia también colaboraciones con medios locales como las revistas “Análisis” y “Ejecutivos”, el programa televisivo “Mega Canal”, la cadena “Radio Fórmula” y el periódico digital “Octavo Día”, consolidándose además como docente de su alma máter.

Navarro señala que, “en principio, la libertad de expresión es un derecho humano” consagrado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, “una necesidad primordial de los seres humanos para desarrollarnos”, sin embargo, lamenta, “de pronto se nos olvida” y “lo vemos como algo muy cotidiano […], y se va perdiendo el sentido o la importancia de entender el concepto de expresarnos, y sobre todo de expresarnos abiertamente”. El derecho a la libertad de expresión “no podemos minimizarlo”, advierte, “y no podemos pensar en no hacer un alto en el camino, desde cualquier trinchera, para entender y para dimensionar cualquier atentado a ese derecho”. 

En estos días, anota la periodista, “estamos observando en México, y con mucha tristeza y con preocupación en Baja California Sur también, que cada vez más, en mayor medida, se está violentando la libertad de expresión”, al recordar que “tenemos cerca de ochocientas agresiones en seis años a periodistas, agresiones de todo tipo […], y solamente dos atendidas, al parecer una tercera con el asesinato de Max Rodríguez y que se nos acaba de informar que ya hay personas vinculadas a proceso, pero solamente estas dos de un total de ochocientas que se han denunciado, según cifras de la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, lo que nos lleva a pensar que la causa de que sigan ocurriendo es la impunidad del Estado, al observar una actuación muy pobre al momento de perseguir y castigar estos delitos: un Estado opaco, un Estado omiso”. 

Gladys Navarro considera que entre los principales corruptores del derecho a la libre expresión están funcionarios y autoridades, el sistema, que no únicamente se manifiesta en desbordamientos macabros sino en “pequeños” ataques diarios, como “bloqueos informativos” y agendas de funcionarios e instituciones que no son compartidas por sus áreas de comunicación social, lo que también, explica, “es un atentado hacia la libertad de expresión”. 

“Me parece que estamos en un momento en Baja California Sur que nos obliga a todos los comunicadores, los periodistas, y desde luego a los ciudadanos […], a la defensa de la libertad de expresión, y que se nos garantice por el Estado mismo […] De pronto vemos que los periodistas solamente somos los que estamos señalando que se nos están violentando nuestros derechos, en particular el de la libertad expresión porque es con el que trabajamos permanentemente, y pareciera que la sociedad no se siente identificada con ello, no identifica que al estar afectando el ejercicio periodístico a partir de este bloqueo de nuestra actividad con cualquier tipo de agresión, se está afectando a la sociedad misma porque no podemos desarrollar plenamente nuestro ejercicio periodístico […] Es un asunto de todos el que nos estemos preocupando por los riesgos de los periodistas, de los comunicadores, porque realmente somos muy vulnerables, no solamente los periodistas sino la sociedad, no solamente en México sino en Baja California Sur, y estamos expuestos permanentemente a que se vulnere nuestro derecho a expresarnos”. 

Y es que en BCS “cada vez es mayor el hostigamiento de parte de autoridades que no quieren declarar, que se sienten incómodas frente a preguntas incómodas”, evidencia la académica y corresponsal de El Universal: “me ha tocado que de pronto los elementos de seguridad que van custodiando a algunos funcionarios, particularmente el caso del gobernador, y lo he hecho público en mis redes sociales, me den algunos jaloneos, o me traten de obstruir”, indica, actos que ya son considerados cotidianos, pero en realidad “forman parte del catálogo de agresiones a periodistas y, por lo tanto, a nuestra libertad de expresión”.

“Ejercer plenamente la libertad de expresión depende del valor de cada persona, del valor civil como individuo, que lo ejerzamos, que vayamos adelante, que usemos los canales que tenemos a nuestro alcance […], los ciudadanos tienen cada vez más, me parece, las posibilidades de poder ejercer permanentemente este derecho y hacer más públicas sus expresiones […], hay que dejar el miedo, decirle no al silencio, pues lo contrario nos habla de un clima de descomposición del Estado”, ya que aunque “Baja California Sur se está transformando” y puede resultar “lógico” el incremento en la violencia, “no es admisible”, y “el Estado”, subraya, “tiene que garantizar con mecanismos que funcionen, con presupuesto para ello, el ejercicio de los derechos, porque si nos vamos a las estadísticas vamos a observar que en lugar de haber aumentado los recursos del mecanismo de protección a periodistas, incluso de la fiscalía destinada a ello, disminuyeron […] Hay una necesidad de que la defensa del derecho de expresarnos no sea solamente de los periodistas, puede empezar por los periodistas y debemos hacerlo, desde luego, porque somos los que permanentemente estamos ejerciendo este derecho y tenemos estas agresiones permanentes, pero la sociedad debe de sumarse a ello, a la lucha, y entender que en la manera en que se agreden a los comunicadores se están viendo vulnerados también los derechos de la sociedad para la toma de decisiones”.

Reyna Ramírez, por su parte, ha ejercido el periodismo libre desde 1992 en estados como Baja California (BC), Chihuahua, Sinaloa, Ciudad de México (CDMX), Arizona, Sonora y BCS, y además de haber colaborado con Grupo Reforma formó parte de El Imparcial.

“La libertad de expresión es un derecho esencial y ha sido una lucha constante del hombre desde hace siglos”, comenta al respecto la experimentada periodista. “Hoy en México hemos tenido muy valientes personas que han decidido expresarse libremente, como reporteros, periodistas, hay valiosos ejemplos en México, en lo regional, en lo local, son ejemplo para nosotros, pero tiene un costo”, dice, al momento que evoca las primeras frases que le marcaron en su andar por la profesión.

“Yo siempre recuerdo las palabras de un político, hace unos veinte años, y quizá lo dijo de dientes para afuera, palabras más, palabras menos: ‘la información es el mejor exceso’. La libre expresión, la libre información ayuda, como lo han dicho ya los grandes intelectuales, a crear un estado democrático. Los gobiernos ejercen su libertad para resguardar lo más posible la información, simulan apertura, pero las redes han venido a dar un giro total a la libertad de expresión, a la libertad de informar, ya todo está ahí, el exceso, sí, pero también hay tanto bueno. Ya todo, tarde o temprano, todo se sabe. Y se ha convertido en un arma ciudadana contra el exceso del poder”.

Cuando se le pregunta si a lo largo de su carrera ha sufrido atentados en el ejercicio de su libertad de expresión, asegura que “siempre”, y yendo más allá, según deja ver, pues se le han obligado al exilio para coartar su “libertad de informar”.

“En casi veinticinco años como reportera ha sido una lucha constante poder expresarme libremente y poder hacer uso de la libertad de informar, otro derecho ligado a la libre expresión y el que creo que me han violentado más, porque puedo autocensurarme en mi libertad de expresión, como callarme opiniones, pero en mi libertad de informar lo veo inaceptable, vergonzoso, pero es más duro ejercer ese derecho y he tomado decisiones que me han costado. Y las agresiones van desde el empujón, la burla, el bloqueo de información, hasta las agresiones físicas, represión, denostación, la calumnia, ataques a la familia, la persecución. Muy doloroso. Unos casos se resolvieron con la censura, otros no tuvieron solución, el daño estaba hecho, y el último con el exilio. En todos los casos siempre han estado políticos detrás. Conseguir, obtener, preguntar directamente a los políticos o grupos de interés la información que no quieren que se sepa, es un camino tortuoso y requiere de que uno se esté preparando constantemente, buscando el cómo […] En veinticinco años he cubierto mucho a manera regional gracias a dos grandes empresas, y sí he tenido oportunidad de conocer gobernantes de todos los colores, ellos en todos los casos defienden sus intereses y, es verdad, no siempre son los mismos que los de la sociedad. Hoy puedo hablar ya de algunas peores experiencias. En Sonora, pues, he sufrido a todos los exgobernadores, y de qué manera, porque para empezar el que me dio la bienvenida a este mundo fue el sexenio de Beltrones, sin embargo hoy podría decir que mi peor experiencia, o la que más dificultad me dio para salir de ella, fue con el exgobernador Guillermo Padrés, alguien a quien como persona decidí perdonar desde el 2012. Reflexioné que cualquier cosa que me haya hecho a mí no fue nada en comparación con lo que le hizo en lo individual y en lo general a muchos sonorenses. En Baja California Sur tuve un mal momento con Narciso Agúndez, que realmente fue mínimo y queda en la nada comparado con lo de Sonora. Los peores en Baja California Sur han sido con gobernantes actuales, porque es más desgastante el abuso de poder, el bloqueo diario de información, que un empujón”.

Reyna Ramírez coincide con Gladys Navarro cuando expone que “hace falta más valor ciudadano” para ejercitar la libertad de expresión en México, “no desmayar en seguir buscando la libertad periodística”, adelantando que “quizá” no le “toque ver el ejercicio pleno de la libertad de expresión en México”, sin embargo, confía, “ya podemos ver ejemplos importantes de que no las pueden batear todas, y las redes dan el ejemplo más reciente con la elección en el Estado de México, lo volvieron a hacer, sí, pero los mexicanos hoy tienen la duda, para no decir certeza, del fraude, entre muchas otros detalles y aberraciones, con ese cinismo de voltear el PREP y anunciar la detención del exgobernador Roberto Borge prácticamente en el mismo minuto”.

Para concluir, Reyna cree “con el parteaguas en que se ha convertido para el gremio el asesinato de Javier Valdez en Sinaloa, se ha mostrado el verdadero estado de indefensión en el que está el gremio”. Siempre coincidió con la idea de que el reportero no debe ser protagonista de la noticia, confiesa, pero hoy “la unión es una opción”, apura, “unirnos para defendernos, cuidarnos, protegernos, para darle la vuelta a esa soledad, ese aislamiento del que hablaba Javier Valdez en sus escritos. Unirnos sin prejuicios, sin etiquetas. En Sonora estamos en eso también, estamos buscando la unidad del gremio, esa que parece no ser posible por nuestra naturaleza desconfiada pero que vamos a intentar. En Baja California Sur hay un humilde destello de unidad, no lo desaprovechemos”.