Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - domingo 28 mayo 2017


Lo que se pretende es tener el vehículo para transitar el proceso electoral y parece que en Morena es donde lo han encontrado...

Urge a Morena captar seguidores aún con pésimos antecedentes ante el descrédito y diferencias internas entre Leonel Cota y Víctor Castro.

La diputada del PRD Rosa Delia Cota de un momento a otro saltará a Morena. Será una suma que resta.

La política de chile de dulce y de manteca del partido de López Obrador le generará una indigestión política con una derrota electoral.

Mientras que el próximo domingo quedará en claro quién es el preferido de los ciudadanos del Edomex en donde como nunca el PRI parece estar ante la posibilidad de perder, en Baja California Sur, calientan sus motores los actores políticos más desesperados, sobre todo los que se encuentran en la llamada izquierda que ya recogen literalmente al que sea, sin importarles lo bueno o malo de sus respectivas trayectorias.

Lo que se pretende es tener el vehículo para transitar el proceso electoral y parece que en Morena es donde lo han encontrado.

Se ha mencionado ya en varias ocasiones que en el proceso interno de selección de candidatos del PAN podrían registrarse desbandadas hacia otros partidos principalmente Morena, sin embargo, esta expresión que ha sido propagada por los seguidores de López Obrador, encabezados por el exgobernador Leonel Cota Montaño y el exdiputado federal Víctor Castro Cosío, no tiene más fondo que el de cuestionar al blanquiazul que ahora gobierna en la entidad.

El PAN ha hecho un trabajo con las bases sociales que no han realizado el resto de los organismos políticos.

Por ello para Morena sería ideal que surgieran descontentos en el blanquiazul e incluso en el PRI para que se sumen a su propuesta, al fin y al cabo, todo parce indicar que para los morenistas, basta sumarse a sus filas para borrar de un plumazo los malos antecedentes.

Por supuesto que cuando este tema es mencionado abiertamente, los dirigentes se rasgan las vestiduras y apelan su supuesta calidad moral.

Obviamente las incongruencias no se quieren mencionar como es el hecho de que ahora todo parece indicar que López Obrador hará alianza con la exdirigente nacional del SNTE Elba Esther Gordillo a quien se supone todavía alguna parte de los aliancistas puede hacerle caso.

No sería nada nuevo, pues ya en su momento luego de ser dirigente nacional del PRD, Leonel Cota fue candidato del Panal a la alcaldía de Los Cabos desde donde pidió el voto para el entonces candidato a gobernador del PRI Ricardo Barroso quien a la postre perdió justamente contra el PAN en el proceso electoral del 2011.

Este apoyo a tricolor habría surgido de un acuerdo del ahora promotor de Morena, Cota Montaño con el entonces dirigente nacional del tricolor Humberto Moreira

Así que conforme se aproximen las fechas electorales, la dinámica será más intensa, por ello será más notable protagonismo de los desesperados morenistas, donde también sus diferencias internas entre Víctor Castro y Leonel Cota ya se vislumbran, sobre todo ahora que de un momento a otro la diputada local, Rosa Delia Cota Montaño, quien después de ser dirigente estatal del PRD brinque las filas de Morena.

Por lo pronto mientras que Morena considera que puede ganare al PRI y al PAN en el Edomex, el próximo domingo, en la media península, este partido ya se encuentra secuestrado por los mismos actores políticos de antes, solo falta que sumen a los hermanos Narciso y Antonio Agúndez, para demostrar de una vez por todas que los antecedentes negativos no cuentan en ese organismo político.

Veremos hasta dónde alcanza el manto protector de Morena para políticos tan descreditados que cuando menos en la entidad, debieran tener el valor civil de reconocer que no cuentan con calidad moral para ofrecerse como paladines de un cambio social que en teoría paree ser muy atractivo pero que dista mucho de ser real, una vez que se conocen los nombres de sus impulsores.

La política de Morena de recoger de chile de dulce y de manteca puede generarles en la entidad, una seria indigestión política que los llevará sin lugar a dudas a la senda de la derrota electoral.

Ya veremos.