Noticias de BCS, México y el mundo.

Un libro para mirar al otro

12/12/2016 18:57 Por: Independencia Un libro para mirar al otro

CIUDAD DE MÉXICO. Mexicontemporáneo: panorama de creadores (Aguilar, 2016), el nuevo libro de Mónica Lavín, es un dossier crítico de mexicanos dialogando sobre el país, el arte y la creación. Para la autora, conversar

CIUDAD DE MÉXICO.

Mexicontemporáneo: panorama de creadores (Aguilar, 2016), el nuevo libro de Mónica Lavín, es un dossier crítico de mexicanos dialogando sobre el país, el arte y la creación. Para la autora, conversar con estos artistas fue un reto que  partió del deseo de saciar curiosidades y de expandir el radio de acción de hombres y mujeres exitosos a quienes anhelaba conocer más a fondo.

Desde luego faltan muchísimas voces pero este es un mosaico diverso en el sentido de generaciones, procedencias, quehaceres. No sabía qué tan diversos o qué tantos vasos comunicantes existirían entre sus maneras de encontrar la vocación y su relación con México.
Quería que hubiera diferentes trincheras del arte y la creación, incluida la gastronomía. La idea no era tener a las generaciones más jóvenes ni a las de más de 70 años, sino entrevistar a ese bloque intermedio y que dentro de cada disciplina tuviera el libro estilos distintos de arte. Es cierto que también fue el deseo de dialogar con ellos, decir a quién en verdad quería yo entrevistar, con quién quería tener esta conversación”, afirma.
Cualquier libro que incluya una lista de personajes destacados generará polémica, desata debates. Mexicontemporáneo incluye a escritores como Jorge Volpi y Rosa Beltrán; arquitectos como Enrique Norten y Tatiana Bilbao; la chef Elena Reygadas; los músicos Alondra de la Parra y Horacio Franco; actores como Gael García Bernal y Daniel Giménez Cacho y el muralista Rafael Cauduro, entro otros. El punto de partida es México: “Cuando hacía las entrevistas no sabíamos los resultados de las elecciones en EU, pero ahora que lo sabemos considero a Mexicontemporáneo un libro antiTrump que debería leer pero no lo hará porque no está en su ánimo y espíritu abierto y sensible mirar al otro, porque éste es un libro para mirar al otro, a esos mexicanos exitosos que tienen un lugar no sólo en México sino también en el mundo.
Era importante tener en este libro gente interesante no que sólo tuvieran notoriedad pública. A veces, las charlas partieron del gusto personal, de saciar ciertas curiosidades, como la que tuve con Norten, quien ganó el concurso para construir la biblioteca pública de Nueva York.
Algunos los entreviste porque los conozco, como a Guillermo Arriaga, quien es muy combativo con la idea del guionista como escritor y como pieza fundamental del cine. Me interesaba tener una conversación más profunda con él que aquellas que tuvimos hace muchos años, cuando nos veíamos con más frecuencia”, deja en claro Lavín.
Además de las entrevistas, al  volumen se suman las fotografías de Paul Brauns. “Yo no lo conocía pero trabajamos muy sabroso. Tengo una enorme satisfacción por el resultado de estas fotos, ya que me parecen retratos que dejan un misterio y por lo tanto invitan a develarlo. Él es muy observador del personaje y su contexto, cuando me mandaba la serie de fotografías que tomaba, yo sabía que él había tomado la decisión correcta”.

LAVÍN PERIODISTA

Para una autora de novelas y cuentos como lo es Lavín, la ficción es columna vertebral de su obra; incursionar en el periodismo, mediante la entrevista, le permite explorar y construir personajes reales.
Creo que cuando escribimos ficción estamos haciendo preguntas sólo que las respondemos a través de historias, a veces imaginativas o basadas en alguien, es decir del material de la vida. Un escritor es un curioso, un fisgón del otro, dotado de un espíritu indagatorio, el cual suele llenar la imaginación.
Me gusta lo que da la entrevista impresa porque requiere que el escritor muestre con palabras atmósferas, hace reflexiones, apunta lo que los gestos revelan. Tiene que lograr que el lector entre en la conversación, sienta que ocurre en ese momento, que sea parte de ella. Todo el resultado de una entrevista es material para el novelista, porque los personajes tienen que hablar y revelar cosas de sí mismos. La entrevista acompaña y completa la labor del escritor”, afirma la novelista.