Noticias de BCS, México y el mundo.

Primero dieron carreras a sus hijos; hoy, ellos terminan la primaria

jueves 17 noviembre 2016 | Por: Independencia | Nacional Primero dieron carreras a sus hijos; hoy, ellos terminan la primaria

CIUDAD DE MÉXICO. Una pareja de 62 y 59 años de edad, respectivamente, terminaron su educación primaria, luego de cumplir con su obligación como padres, mediante la cual les otorgaron formación universitaria a sus o

CIUDAD DE MÉXICO. Una pareja de 62 y 59 años de edad, respectivamente, terminaron su educación primaria, luego de cumplir con su obligación como padres, mediante la cual les otorgaron formación universitaria a sus ocho hijos. Hermelindo Guzmán Hernández, de 62 años, que combina su oficio de ladrillero con la música, y su esposa Gloria Santoyo, de 59, son una pareja que ha buscado una vida digna para su familia y que ha luchado por alcanzar metas sin importar los esfuerzos. Una de esas metas fue trabajar de manera ardua para brindarles educación a sus ocho hijos, y una vez concluida esta labor, cumplir el sueño de estudiar la primaria en el Instituto Chihuahuense de Educación para los Adultos (ICHEA). La de Hermelindo y su esposa Gloria, es una familia proveniente de una pequeña comunidad localizada en afuera de la ciudad de Durango. Emigraron al estado de Chihuahua hace unos 30 años, buscando oportunidades para sus hijos, ya que ellos enfrentaban dificultades para conseguir un empleo, por la falta de estudios básicos y un certificado. El jefe de familia y su esposa llegaron a la ciudad de Chihuahua y se asentaron en la colonia Ladrillera Norte, donde construyeron una pequeña casa y encontraron el trabajo que les permitió mantener a su familia y darles a sus hijos escuela. En su historia relatada ante autoridades del ICHEA, que su vez las transmitieron a través de un comunicado de prensa, refieren que fueron 25 años de esfuerzos como padres elaborando y vendiendo ladrillos, por sus hijos. Siempre me ha gustado la música y tengo un grupo, a veces tocamos en eventos o en los panteones”, dice Hermelindo, quien comenta que eso le permite otros ingresos, lo que le sirvió para dar estudios universitarios a sus ocho hijos. Después de ver graduada a la más pequeña, Hermelindo, inició sus estudios de primaria en el sistema abierto que ofrece el ICHEA, reforzando la lectura y escritura, ya que fue lo único que aprendió en su niñez. Mientras su esposa, Gloria, continuó también con la primaria que había dejado inconclusa. Ya lograron terminar la primaria, incluso Hermelindo con 10 de promedio y ambos continúan con la secundaria en el círculo de estudios localizado en el complejo ladrillero. Mi esposa siempre ha trabajado conmigo y juntos logramos sacar a nuestros hijos adelante, vamos a estudiar y ahora nos va mejor en la vida, mis hijos nos apoyan y mi señora consiguió empleo en un banco, valió la pena todo nuestro esfuerzo”, dice Hermelindo. El director general del ICHEA, Eberto Javalera, destacó la voluntad de Hermelindo y su esposa por superarse, siendo un ejemplo de familia al sacar adelante a sus hijos, pero más aún, al decidirse a estudiar y terminar la primaria de manera destacada. El trabajo que desarrollan es de mucho esfuerzo físico y lo han hecho por años, pero esa tenacidad para darse tiempo y dedicarlo a estudiar, es una satisfacción para sus asesores y todo el ICHEA, añadió el funcionario. Recordó que la atención de la institución es para jóvenes y adultos mayores de 15 años, y que todos los servicios y asesorías, son gratuitos, pudiendo inscribirse los interesados cualquier día del año en las oficinas ICHEA en todos los municipios del estado. Para Hermelindo hay un reto más: “ya soy muy feliz de ver a mis hijos realizados y con un buen trabajo buscando lo mejor para sus familias, ahora quiero ver que mis 32 nietos lleguen hasta la universidad”.