Noticias de BCS, México y el mundo.

Casi 200 países pactan reducir gases más dañinos que el CO2

lunes 17 octubre 2016 | Por: Independencia | Internacional Casi 200 países pactan reducir gases más dañinos que el CO2

KIGALI, Ruanda. Cerca de 200 naciones firmaron ayer una cuerdo vinculante para reducir los gases de efecto invernadero usados en refrigeradores y aires acondicionados, un paso importante para combatir el cambio climát

KIGALI, Ruanda.

Cerca de 200 naciones firmaron ayer una cuerdo vinculante para reducir los gases de efecto invernadero usados en refrigeradores y aires acondicionados, un paso importante para combatir el cambio climático

El acuerdo, adoptado en en Kigali, que incluye a las dos economías más grandes del mundo, Estados Unidos y China, dividió a los 197 países en tres grupos con diferentes plazos para recortar el uso de gases hidrofluorocarbonos (HFC). La industria química desarrolló estos gases sintéticos como alternativa al uso de los clorofluorocarbonos (CFC), prohibidos en 1987 en el Protocolo de Montreal por la destrucción que causaban en la capa de ozono del planeta. Sin embargo, aunque los HFC no atacan la capa de ozono, causan un efecto invernadero de entre 100 y mil veces mayor que las emisiones de dióxido de carbono, por lo que en la actualidad se considera que son una de las principales causas del calentamiento global. Grandes empresas como el fabricante de refrescos Coca-Cola o el gigante químico Dupont ya se han comprometido a reducir el uso de los HFC. Los gases de hidrofluorocarbonos son 10 mil veces más potentes que el nocivo dióxido de carbono. De acuerdo con lo pactado, las naciones desarrolladas, incluida gran parte de Europa y Estados Unidos, se comprometieron a reducir progresivamente el uso de los HFC, comenzando con un recorte de 10 por ciento en 2019 y llegando a 85 por ciento para 2036. Muchos países ricos ya han empezado a reducir su uso de HFC. Dos grupos de naciones en desarrollo congelarán la utilización de los gases ya sea para 2024 o 2028, y de ahí en adelante lo reducirán gradualmente. India, Irán, Irak, Pakistán y los países del Golfo Pérsico  cumplirán más tarde el plazo, ya que rechazaron hacerlo antes argumentando que tienen clases medias en rápida expansión que quieren equipar sus casas con acondicionadores de aire. India señaló además que teme dañar a sus pujantes industrias. El compromiso es el mayor desde la cumbre sobre clima de París (COP 21), celebrada en diciembre de 2015 y, a diferencia de éste, el pacto sellado en Kigali es legalmente vinculante, tiene plazos específicos y cuenta con el compromiso de los países ricos de ayudar a las naciones más pobres a adaptar sus tecnologías. El presidente estadunidense, Barack Obama, destacó el  acuerdo pactado en Ruanda, junto con el de París y otro para limitar las emisiones de los aviones “demuestra que, aunque la diplomacia nunca es fácil, podemos trabajar juntos para dejar a nuestros hijos un planeta más seguro, más próspero y más libre que el que nos dejaron a nosotros”. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, celebró el acuerdo y destacó que éste ofrecerá “beneficios considerables en las próximas décadas”. El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, aseguró que el pacto de reducción los HFC por parte de los países integrantes del Protocolo de Montreal sería “el paso más importante” para limitar el calentamiento global.  

PAÍSES ENMIENDAN PROTOCOLO

El protocolo firmado en Montreal (Canadá) el 16 de septiembre de 1987 un tratado ambiental para combatir la destrucción de la capa de ozono y desde hace tiempo incorpora a su agenda la lucha contra los gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento del planeta. El protocolo, que estableció un calendario de eliminación de ciertas sustancias consideradas nocivas, ha sido modificado en varias ocasiones. Las enmiendas, al margen de acelerar los plazos de eliminación de sustancias, han supuesto la incorporación de algunas sustancias desconocidas cuando fue ratificado el protocolo, pero con efectos nocivos comprobados en la actualidad, como los hidrofluorocarbonos. Con una eficacia demostrada, el tratado ha conseguido la eliminación progresiva de 98 por ciento de la producción y el consumo de sustancias que agotan la capa de ozono, y que utilizaban en aplicaciones comunes, tales como la refrigeración, el aire acondicionado y el aislamiento. La última conquista del protocolo es la enmienda de Kigali, Ruanada, firmada por 197 países, relativa a los gases hidrofluorocarbonos, que empezaron a utilizarse en los 90 para sustituir a las sustancias que agotan la capa de ozono. Ya a finales de julio pasado representantes de 25 países habían exigido en Viena por medio de una declaración conjunta la mejora del Protocolo de Montreal.