Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es miercoles, 30 de septiembre de 2020

El día que transmitir por televisión se volvió un negocio

La emisión del 26 de agosto de 1936 marcó el inicio de la televisión como la conocemos en la actualidad. Tal fue el éxito de la fórmula que tres años después, en 1939, EU exportó el modelo británico CIUDAD DE MÉ

El día que transmitir por televisión se volvió un negocio

  • La emisión del 26 de agosto de 1936 marcó el inicio de la televisión como la conocemos en la actualidad. Tal fue el éxito de la fórmula que tres años después, en 1939, EU exportó el modelo británico
CIUDAD DE MÉXICO.

Desde aquellos enormes aparatos a la tecnología de hoy, sólo han pasado ocho décadas.

Parecería poco para uno de los inventos más creativos de la especie humana. El 26 de agosto de 1936, en Londres, la British Broadcasting Corporation realizó la primera transmisión mundial de televisión, con el programa “Here's looking at you!” La primera actriz en aparecer fue Helen McKay. No fue un camino fácil. Aunque ya en otras latitudes, sobre todo en Estados Unidos, se realizaban pruebas para transmisiones locales, la BBC fue la pionera a nivel mundial. La Corporación Británica de Radiodifusión (su nombre en español), tras crear la primera emisora en Berlín, y dirigida por Manfred von Ardenne, logra la primera transmisión de imagenes el 24 de diciembre de 1933. Tras hacer pruebas para un servicio público de televisión en 1934, comienza en Berlín en 1935 el primer servicio mundial de televisión, que culminó con la transmisión en directo de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936.

Y ESO ERA APENAS EL COMIENZO…

La BBC fue fundada el 18 de octubre de 1922 bajo el nombre de British Broadcasting Company Ltd. Comenzó sus transmisiones fuera del territorio del Reino Unido en diciembre de 1932, con el objetivo de unir a las personas de habla inglesa que vivían en lo que en ese entonces era el Imperio Británico. El rey Jorge V transmitió el primer mensaje de Navidad, por radio, en el que se dirigió a los hombres y mujeres “tan aislados por la nieve y por los desiertos, que solo los pueden alcanzar las voces por el aire”. La compañía, con John Reith como director general, cambió su nombre a British Broadcasting Corporation en 1927, cuando fue concedida una carta real y dejó de ser privada. Inicialmente difundía solo los servicios de radio, y en 1936 empezó también a transmitir programas de televisión de forma regular. La difusión de la televisión fue suspendida desde el 1 de septiembre de 1939 hasta el 7 de junio de 1946, durante la Segunda Guerra Mundial. La audiencia, en esos tiempos, era sumamente escasa. Estaba ligada a centros oficiales, a personalidades y, en algunos casos, a receptores individuales que salieron a la venta a partir de mediados de los años 30. En dicha época no hubo una producción unificada de televisores. Fracasó el intento de establecer normas generales de televisión y la creación de un “receptor universal”. Cada compañía construía sus receptores siguiendo sus propias reglas. Era habitual encontrar televisores, inclusive, de formas redondas.

AQUÉL DÍA

La BBC instaló una torre de transmisión en Alexandra Palace, un edificio al Norte de Londres. Las retransmisiones de televisión se llevaban probando y experimentando al menos desde 1856, cuando Giovanni Caselli inventó el pantelégrafo, precursor del fax, pero siempre habían fracasado. Ahora sería diferente. El ingeniero John Logie Bird, en colaboración con la BBC, consiguió un servicio regular de transmisiones. El 26 de agosto de 1936 empezó a emitirse con regularidad “Here's looking at you!”, el primer programa de la historia de la pequeña pantalla.
Buenas tardes, damas y caballeros. Es un placer para mí poder presentarles la magia de la televisión”.
Esa frase, pronunciada por el actor y presentador británico Leslie Mitchell, marcaría un antes y un después en la historia de la comunicación. La radio quedaba relegada a un segundo plano ante una pequeña pantalla que explotaba a la perfección la fuerza de la imagen. Es necesario recalcar dos acontecimientos clave antes de 1936: el diseño del disco de Nipkow en 1884, que permitiría en 1926 al inventor escocés John Logie Baird transmitir la primera señal a más de 700 km de distancia –entre Londres y Glasgow– utilizando una línea telefónica, y el desarrollo del tubo de rayos catódicos por el científico Joseph Thomson en 1895, aunque este no se pudo implementar en las televisiones hasta bien entrado el siglo XX. A pesar de que las primeras imágenes televisivas ya habían sido emitidas, ese 26 de agosto de 1936 comenzó a funcionar el negocio de la televisión como lo conocemos en la actualidad. Con la emisión de Here's looking at you!, un show de variedades montado apresuradamente que se emitió dos veces al día durante diez días seguidos, desde los estudios de Alexandra Palace, la televisión dejó de ser experimenal. El programa tuvo un presupuesto de 300 dólares y contó con la participación del grupo musical The Three Admirals; la domadora Miss Lutie con su caballo Pogo; los bailarines de claqué Carol Chilton y Maceo Thomas; y la cantante Helen McKay, que puso voz a la sintonía de Here's looking at you! Tal fue el éxito de la fórmula, que tres años después, en 1939, Estados Unidos exportó el modelo británico. Y funcionó.