Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 14 de junio de 2024

Así inició el calvario para la Maestra Patricia García de Mejía

• Todo comenzó con un mareo La Paz, Baja California Sur.- “No tengo la menor idea del momento en que todo esto comenzó dentro de mi cuerpo, y creo que nunca lo sabré”, explica la maestra García, aunque agrega: “sin em

Así inició el calvario para la Maestra Patricia García de Mejía

• Todo comenzó con un mareo
La Paz, Baja California Sur.- “No tengo la menor idea del momento en que todo esto comenzó dentro de mi cuerpo, y creo que nunca lo sabré”, explica la maestra García, aunque agrega: “sin embargo, hay un día que quizás nunca olvidaré, y fue septiembre de 1999, cuando al estarme preparando para llevar a mis hijos a la escuela, y al salir del baño sentí un extraño mareo y me senté en el sofá. Una hora después "desperté" sintiéndome muy extraña y me percaté que se nos había hecho tarde. Entonces rápidamente alisté a los niños y los llevé a la escuela, donde expliqué a la maestra los pormenores de nuestra tardanza, percatándose de lo difícil que era articular palabras y cuánto me dolía mi cuerpo. ¡Vaya, cómo si un tractor hubiese pasado sobre mí: "lo siento mucho” le expresé a la maestra, creo que tengo influenza… me siento terrible… mi pelo esta húmedo...” Dice no recordar en qué momento se bañó, tampoco cuando se quedó dormida en el sofá, y comenta que extrañamente “estaban mordidos mis cachetes por dentro”. Narra así mismo que sintió una especie de ataque convulsivo, y que después de muchas pruebas y exámenes inicialmente se le diagnosticó hipotiroidismo: “y la convulsión, se pensó, fue causada por una "tormenta tiroidea", Más no estaban seguros de ello. Pero aclara que “todo esto era nuevo y sumamente extraño para mí, mis músculos estaban rígidos y mi corazón tan acelerado que sentía una opresión en el pecho. Realmente no entendía qué me estaba sucediendo. Y así transcurrieron los días mientras una vecina me daba masajes diariamente como ayuda para evitar la rigidez de mis músculos”. Entonces se obligaba a ingerir píldoras para las palpitaciones cardíacas, relajantes musculares y el medicamento para la tiroides. “Pero encontrar la dosis correcta de esta última fue una experiencia terrible de síntomas extraños y visitas constantes al hospital”, asegura y afirma que al paso del tiempo su condición empeoraba, pues: “mis ojos estaban extremadamente sensibles a la luz y fue entonces que comencé a tener espantosos dolores de cabeza y dolor al caminar y moverme; mis dedos estaban poniéndose rígidos, era difícil para mí sacar monedas de mi monedero; era difícil articular palabras y tenía cambios drásticos en mi temperatura corporal; podía estar titiritando de frió repentinamente y muchos otros síntomas extraños que incluían aumento de peso, pérdida de cabello y cejas…”. Añade que un año después una tomografía reveló un adenoma pituitario de 7 milímetros; “un tumor benigno dentro de mi cerebro estaba presionando mis nervios ópticos y los vasos sanguíneos estaban soportando toda la presión. No hay palabras para describir los sentimientos, los pensamientos y las emociones que son experimentados cuando noticias de esta magnitud son reveladas a la vida de uno, pero sé que hay miles de personas que saben exactamente lo que quiero decir”. Puntualiza que la batalla por la supervivencia ha continuado hasta el día de hoy. Aceptando que otras cosas han surgido, toda vez que hace unos años se le diagnosticó epilepsia postictal generalizada, aceptando que el nivel de dificultad aumentaba, pero: “muchas batallas han sido ya ganadas… he perdido unos cuantos rounds, he querido rendirme y me he sentido victoriosa… aunque también he dicho ¡no es justo!. Sin embargo he aprendido que uno no puede permanecer ahí, que es necesario moverse y viajar ligero, libre de cargas pesadas y sentimientos negativos; porque el camino es largo y espero llegar a mi destino. Espero terminar el maratón de vida en triunfo, espero llegar a la línea de la meta que fue trazada para mí por el dedo de Dios”.

Este contenido ha sido publicado originalmente por diarioelindependiente.mx si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido, ojo AL PRINCIPIO DE LA NOTA. Atte. Diario El Independiente