Noticias de BCS, México y el mundo.

Casos de demencia en BCS constituyen un problema de Seguridad y Salud Pública

martes 03 noviembre 2015 | Por: Dionicio Lara Lucero | La Paz Casos de demencia en BCS constituyen un problema de Seguridad y Salud Pública

• No hay un registro exacto de cuantas personas hay con demencia en BCS Dionicio Lara Lucero La Paz, Baja California Sur.- La demencia debe constituir una prioridad de salud pública para las instituciones res

Casos de demencia en BCS constituyen un problema de Seguridad y Salud Pública • No hay un registro exacto de cuantas personas hay con demencia en BCS Dionicio Lara Lucero La Paz, Baja California Sur.- La demencia debe constituir una prioridad de salud pública para las instituciones responsables y por ende para los gobiernos de un país, un estado o un municipio, pues es considerada como una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en el mundo entero que por consecuencia puede resultar abrumadora no solo para quienes la padecen, sino también para sus cuidadores y familiares, todo lo cual no deja de tener un impacto físico, psicológico, social y económico en los cuidadores, las familias y la sociedad en general.

Casos de demencia en BCS

A ello se le suma la enfermedad de Alzheimer, que es la causa de demencia más común, y que según estudios al respecto acapara entre un 60% y un 70% de los casos, y donde no se puede soslayar lo relacionado a la demencia senil, considerado como un síndrome mental orgánico que se caracteriza por un deterioro de la memoria a corto y largo plazo, y que está asociado a trastornos del pensamiento que genera importantes modificaciones de la personalidad y la calidad de vida. En el caso concreto de Baja California Sur, persisten varias personas con demencia, sin embargo, derivado de que muchos de ellos deambulan por las calles, para las instituciones responsables de llevar un registro de estas, les resulta difícil y lo peor de todo es que no existe un lugar adecuado para su encierro y cuidado, mucho menos para los que son considerados como violentos, de tal manera que su único destino, es el Centro de Reinserción Social (CERESO), en donde son destinados a celdas en condiciones totalmente infrahumanas, donde inclusive no son tratados con los derechos de seres humanos y en ocasiones quizás ante la falta de alimento ,se comen hasta su propio excremento. Existen otros casos donde a los dementes, los mantienen sus familiares en los propios hogares, algunos de los cuales los sacan a pasear en automóviles con compartimentos especiales para ellos; pero otros más, que pudieran ser mayoría, los mantienen recluidos, alejados de la vista de la gente, aunque tal vez, concediéndoles buenos tratos y atenciones. También existen aquellos que durante el día deambulan por las calles de la ciudad en busca de alimento, inclusive buscando el sustento en los cestos o depósitos de basura, para finalmente acudir a los lugares donde pasan la noche, como es el caso de áreas públicas, en los contornos de los mercados públicos o bien en las playas, tal y como se ha observado a algunos que duermen en el balneario de El Coromuel. Ciertamente, en el hospital Juan María de Salvatierra hay un departamento donde se atienden algunas enfermedades ligadas a la demencia, al igual que existe un lugar a donde se destinan, se atienden y en casos especiales se alojan a personas que presentan ciertos niveles de demencia como es el Hospital Psiquiátrico que se localiza en las inmediaciones de Chametla. Sin embargo, se advierte que ahí únicamente se destinan los casos hasta agudos, más no los que se ubican en el nivel de casos crónicos. Por otro lado, es triste observar a personas adultas mayores -hombres o mujeres-, que transitan por las calles al parecer desorientadas, balbuceando incoherencias, otorgando direcciones inexistentes, lo que puede ser una señal de alarma, y quienes por consecuencia deben ser atendidas. Sobre este último particular, para la doctora Gabriela Santos, especialista en Neurología para la Familia dice: “si alguien de tu familia tiene problemas de memoria, se le olvida todo, incluso los nombres o quiénes son sus familiares o su casa, es posible que tenga una demencia” y por tanto, “es importante poder distinguir entre una demencia o un cuadro que parece demencia pero que no lo es y que tiene solución”. Afirma que algunos pacientes pueden presentar cuadros de delirio, que consiste en un marcado desorden de la percepción de las cosas, y que pueden presentarse súbitamente y en corto período de tiempo, y que los pacientes pueden tener dificultad para concentrarse, existiendo desorientación, irritabilidad, insomnio, alucinaciones y en ocasiones convulsiones, y explica que “en la evaluación de los pacientes en quienes sospechamos demencia es importante ver si presentan datos de depresión, dolor, molestia, ingesta de medicamentos, factores psicosociales y ambientales, etc., que puedan relacionarse o ser la causa de los síntomas”. Explica que en este caso los pacientes presentan deterioro o empeoramiento progresivo y crónico, es decir, empeora cada vez más con cambios en la orientación, memoria, inteligencia, etc., pero con poca o ninguna alteración de la conciencia, y generalmente los pacientes con demencia tienen un inicio lento y progresivo de su problema”. Y aclara que la edad es el factor de riesgo más importante para presentar una demencia, explicando que “a mayor edad más riesgo de problemas de memoria”, y que “las causas más recuentes por las que se presenta es en el 70% por enfermedad de Alzheimer y 10-20% por enfermedad vascular, es decir, embolias”. En cuanto a la demencia de la enfermedad de Alzheimer los pacientes tienen falla de memoria, con progresión de la enfermedad, y en etapas avanzadas se observan otros problemas neurológicos como alteraciones del lenguaje, desorientación, pérdida de las habilidades matemáticas, alucinaciones y movimientos anormales, y el paciente es incapaz de valerse por sí mismo en un período de 5 años o más, en tanto que en los pacientes con antecedentes de embolias, pueden aparecer datos de cambios en las funciones del cerebro como memoria y de conducta. Se revela además que las demencias tienen tratamiento, y que la mayoría de los medicamentos ayudan a que ya no avance la enfermedad, de tal manera que si su usted sabe que algún familiar inicia con algún problema de memoria, debe llevarlo con el neurólogo para que pueda ayudarlo. De acuerdo a especialistas, la demencia es un síndrome que implica deterioro en la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria y aunque afecta principalmente a las personas mayores, y no constituye una consecuencia normal del envejecimiento. Además, la demencia es un síndrome –generalmente de naturaleza crónica o progresiva– caracterizado por el deterioro de la función cognitiva, es decir, la capacidad para procesar el pensamiento más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal, añadiéndose que esta afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio y aunque la conciencia no se ve afectada, el deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y en ocasiones es precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación. Otro dato importante es que la demencia es causada por diversas enfermedades y lesiones que afectan al cerebro de forma primaria o secundaria, como la enfermedad de Alzheimer o los accidentes cerebrovasculares, cuyo mal puede resultar abrumador no solo para quienes la padecen, sino también para sus cuidadores y familiares, pues a menudo hay una falta de concienciación y comprensión de la demencia, lo que puede causar estigmatización y suponer un obstáculo para que las personas acudan a los oportunos servicios de diagnóstico y atención, recalcándose que el impacto de la demencia en los cuidadores, la familia y la sociedad puede ser de carácter físico, psicológico, social y económico. Finalmente, vale decir que lo que hace falta es un marco legislativo apropiado y favorable basado en normas de derechos humanos internacionalmente aceptadas, todo ello tendiente a garantizar la máxima calidad en la prestación de servicios a las personas que sufren demencia y sus cuidadores, a fin de contrarrestar el avance y que se siga convirtiendo en un grave problema de salud pública. [gallery size="full" columns="2" ids="47907,47908"]

Este contenido ha sido publicado originalmente por diarioelindependiente.mx si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido, ojo AL PRINCIPIO DE LA NOTA. Atte. Diario El Independiente