Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es miercoles, 16 de junio de 2021

Arqueólogos acusan terrorismo burocrático

• Los especialistas criticaron que el INAH implementara una normatividad ilegal, punitiva y contradictoria

Arqueólogos acusan terrorismo burocrático

Agencia

CIUDAD DE MÉXICO.-El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha implementado una normativa ilegal, contradictoria, con sanciones inspiradas en la Santa Inquisición, con una burocracia excesiva y un Consejo de Arqueología que ejerce funciones de terrorismo científico, coincidieron ayer los arqueólogos e investigadores Eduardo Matos Moctezuma, Leonardo López Luján, Bolfy Cottom y Sara Ladrón de Guevara, entre otros.

Así sucedió ayer durante la mesa Nueva normatividad para la arqueología en México, convocada por el Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del INAH, luego de que el pasado 22 de abril, Diego Prieto, titular del INAH, aprobara los nuevos documentos que regulan la investigación arqueológica en México, definidos como excluyentes y burocráticos.

Ante lo cual, los expertos coincidieron en que se solicitará formalmente a Diego Prieto que deje sin efectos dichas reformas y que se genere un proceso de consulta para discutir las funciones y atribuciones del Consejo de Arqueología y los lineamientos ya aprobados.

Leonardo López Luján, director del Proyecto del Templo Mayor, aseveró que los nuevos lineamientos son “una colección inacabable de requisitos y de procedimientos burocráticos, solicitudes de autorización, prohibiciones, plazos perentorios y sanciones”, producto de la estructura vertical que impera en el INAH.

Criticó el artículo 20, que imponga un límite máximo de cinco años para cualquier proyecto de investigación. “No entiendo por qué cinco y no tres o siete. ¿Cuál fue la matemática elemental que condujo a esta cifra mágica?”. Y agregó: “¿Qué pensarían los (investigadores) que laboraron durante décadas en Monte Albán, Tula, Cholula y Palenque?”.

Recordó que los dos primeros titulares del Consejo de Arqueología (Ignacio Bernal y Eduardo Matos) “nunca vislumbraron un ente autoritario definido por verbos como imponer, exigir, limitar, sancionar, propios de una ventanilla burocrática, sino que sus mentes visionarias se guiaban por la pasión con que ejercían su profesión”.

Y agregó: “Pido públicamente al director del INAH, Diego Prieto, que deje sin efectos los nuevos lineamentos para la investigación arqueológica en México y se vuelva al documento anterior (de 2017), en tanto se elaboran disposiciones de manera reflexiva y que correspondan a la muy triste realidad material, financiera y humana de quienes laboramos con ahínco en nuestro país”.

Para ello, añadió, es fundamental ser incluyentes y tomar en cuenta a un gremio que hoy hace legión, incluyendo a arqueólogos del INAH, la Universidad Veracruzana, la UNAM y el Colegio de Michoacán, así como las voces desde el extranjero.

Por su parte, Matos Moctezuma envió un mensaje en el que aseveró que “la ciencia, en cualquiera de sus ramas, debe contar con plena libertad para ejercerse”.

Y aunque reconoció que es lógico que las instituciones posean controles para que la investigación tenga un óptimo rendimiento, cuando algunas medidas se rebasan en demasía la burocracia se sobrepone a la ciencia y entonces el asunto está mal.

Pienso que hubo precipitaciones al emitir los lineamientos en materia arqueológica, los capítulos son tan restrictivos que el arqueólogo se la pasaría rindiendo informes”.

Sara Ladrón de Guevara, rectora de la Universidad Veracruzana, señaló que “no es pertinente establecer más candados que compliquen más esta investigación arqueológica”, y criticó que dicha reglamentación sea impuesta de manera vertical.

Bolfy Cottom comentó que el INAH necesita contar con una normatividad suficientemente amplia y clara, dado que los bienes arqueológicos tienen un doble estatus, es decir, que son monumentos nacionales y al mismo tiempo bienes de la nación, y por ello hay que protegerlos de destrucción, tráfico, robo y comercialización.
 
El experto en políticas culturales cuestionó la idea y aseguró que eso es un mito. “La Ley Federal sobre Monumentos no regula la disciplina arqueológica ni la arqueología como ciencia, sino la investigación arqueológica relacionada con bienes que se consideran monumentos arqueológicos y eso me parece un aspecto importante”, expresó.
 
En su explicación abundó en numerosas contradicciones y aseguró que se debe solicitar de manera formal a Diego Prieto que se deje sin efectos las reformas a los lineamientos de 2017 y se convoque a un proceso de consulta para discutir la conformación, funciones y atribuciones del Consejo de Arqueología, así como los lineamientos, para lo cual se debe escuchar a todos y no ejercer un terrorismo científico o burocrático.

En la mesa también participaron los investigadores y arqueólogos Rosa Reyna Robles, Luis Alberto López Wario, Rodrigo Esparza López, Rodrigo Liendo y Alfredo Barrera.