Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 27 de noviembre de 2022

Policías se burlan de ciudadana por denunciar contaminación auditiva

La profesora universitaria, tras denunciar el alto volumen en la música de su vecino, recibió burlas de agentes de Tránsito Municipal

Policías se burlan de ciudadana por denunciar contaminación auditiva

La Paz, Baja California Sur. La contaminación auditiva en las colonias de La Paz es un problema recurrente, pero, con la necesidad de realizar actividades laborales desde el hogar, los conflictos han subido de tono.


Una profesora, humillada por la situación que vivió al tratar de denunciar relajo matutino que le impedía trabajar, hizo llegar un sentido llamado de atención, pero no a sus alumnos, sino a las autoridades municipales, pues asegura que trató de denunciar a su ruidoso vecino pero sólo recibió francas negativas de la Policía Municipal.


La profesora Eunice, en la colonia Península Sur, que debe impartir distintas materias universitarias, simplemente no podía conducir su clase aún con audífonos debido al potente sistema de sonido de su vecino, quien decide todas las mañanas escuchar su lista favorita de éxitos de reggaetón a un volumen que la maestra describió como “tan fuerte, que las paredes de mi casa retumban: es imposible concentrarme”.


Dado que no funcionó el diálogo, y cansada de la situación, decidió intentar reportar la situación a las autoridades.


“En el 911 fueron muy atentos, pero me dijeron que eso correspondía a Tránsito Municipal, les pedí el teléfono y me lo proporcionaron, pedí una disculpa por molestarles con eso”, pero fue cuando busco respuesta a través de las líneas de atención de la Dirección General de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal, que el grado de negligencia oficial le dejó aturdida.


“Cuando hablé a Tránsito, ahí estuvo el problema, me comentaron que no estaba permitido dar clases en casa, que sólo en las instalaciones escolares, y que era muy el gusto del señor tener música en su casa”.


La profesora consideró que la grosería no se puede quedar así, por lo que hizo un llamado al capitán Omar Valdez Neria, comandante de la citada dirección municipal, a revisar el nivel de proximidad que sus líneas de atención tienen con la ciudadanía a quien se deben.


“La negligencia es múltiple: vivo en un fraccionamiento, es un espacio urbano que tiene como límite cierta cantidad de decibeles, y segura estoy de que este señor pasa el límite todos los días en horario escolar. Él tiene hijos en edad escolar básica. ¿No se supone que deberían también estar tomando clases?”, expresó, destacando un problema recurrente en la ciudad.


“Y es una gran muestra de ignorancia de este señor de Tránsito decirme molesto que no debería estar impartiendo clases en mi casa: estamos en situación de confinamiento, claro que estoy transmitiendo clases”.


Miles de niñas, niños y jóvenes intentan estudiar en estos momentos desde sus hogares, por lo que un ambiente propicio para la concentración es vital para su aprendizaje. Sin embargo, las autoridades no parecen hacer caso del reglamento en la materia. Turbar la tranquilidad social con ruidos, gritos, aparatos mecánicos, magnavoces u otros semejantes es una violación al Bando de Policía y Buen Gobierno del Municipio de La Paz, de acuerdo con su artículo 34.


De acuerdo con el artículo 35, los aparatos amplificadores de sonido y otros dispositivos similares que produzcan ruido en la vía pública o en el medio ambiente de la comunidad, sólo podrán ser usados en caso de servicio de beneficio colectivo, no comercial, y requerirán de permiso, siempre y cuando no exceda un nivel de 75 decibeles.