Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 30 de octubre de 2020

Aprueban “Ley Antichancla”; 1 de cada 5 niños es reprendido físicamente

Causa polémica la nueva ley, pues evidencia una cultura mexicana que valora la violencia como educación

Aprueban “Ley Antichancla”; 1 de cada 5 niños es reprendido físicamente

La Paz, Baja California Sur. Ante la aprobación de la conocida "Ley Antichancla" por el Senado de la República, expertos en la materia apuntaron hacia las dificultades de identificar a las víctimas del maltrato infantil, que se da sobre todo al interior de los hogares mexicano. Sin embargo, ven igualmente difícil cambiar la cultura mexicana, que requiere más que sólo leyes para erradicar la violencia que miles de niños viven diariamente.


La semana pasada el pleno del Senado aprobó por unanimidad la prohibición legal expresa a todo tipo de maltrato, humillación, castigo corporal que incluso llegan a ser tortura hacia las niñas, niños y adolescentes. La reforma a la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y al Código de Civil Federal no incluye un castigo explicito para los adultos que infrinjan maltrato físico a los menores de edad, pero plantea de forma explícita que queda prohibido que quienes tengan trato con niñas, niños y adolescentes ejerzan cualquier tipo de violencia en su contra, en particular el castigo corporal.


“Queda prohibido que la madre, padre o cualquier persona que ejerza la patria protestad, tutela o guarda, custodia y crianza de niños y adolescentes utilice el castigo corporal o humillante como forma de corrección o disciplina de niños y adolescentes”, dice la reforma.


La reforma y su divulgación generó polémica donde padres de familia y otras figuras de autoridad se volcaron a las redes sociales a insistir en que “poner límites no es maltrato” y que la chancla "me educó a mí y así eduqué a mis hijos y están sanos”, mientras otros hablan una generación de papás que “ahora todo consienten”.


Al respecto preguntamos a una profesora sudcaliforniana, quien consideró que al ser ley la prohibición del trato humillante hacia los "menores", como pellizcos, coscorrones, nalgadas, representa desafíos que deben ser visualizados con interés.


“Empecemos por definir qué es límite y cómo se imponen consecuencias sin dañar la integridad de los niños. Tocar el cuerpo de un niño para imponer mi autoridad, con toda la fuerza y además el coraje del momento siempre lastimará”, apuntó. “Cuando con mis palabras estoy manifestando más mi frustración por no poder controlar a un niño que por su edad, no tiene la capacidad de controlarse a sí mismo, también lo estoy lastimando”. 


La profesora opinó que se debe dejar ya del lado la idea de que “la letra con sangre entra” o que "las nalgadas a tiempo" son justificables o necesarias. “Acepta que, si lo haces o lo hiciste, es porque no has tenido herramientas suficientes que te ayuden a manejar las conductas de tus hijos”, expresó, al insistir que es precisamente en un momento como el que vivimos que es más importante identificar la violencia y detenerla por el bien de todos.


Se calcula que 3 de cada 5 niños y niñas ha recibido alguna forma de castigo físico severo (jalones de orejas, bofetadas, manotazos o golpes fuertes) como método de disciplina, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Niños y Niñas y Mujeres de México (ENIM).


Viridiana Romero García, psicóloga en el Centro de Justicia para Mujeres encargada del programa de Orientación y Prevención Infantil (POPI), dijo que los principales espacios donde niñas y niños viven violencia es al interior del hogar.


“Debido a la situación de la pandemia, nos vimos en la necesidad de implementar estrategias para llegar a los niños, debido a que no podemos tener contacto físico con ellos”, explicó.


La institución, parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), inició un programa para llegar a niñas y niños e identificar los signos de violencia en el hogar. De acuerdo con el anuario estadístico más reciente, en la Secretaría de Salud un total de 200 lesiones en la entidad se identificaron como causadas por la violencia familiar, pero en 955 casos se desconocen las causas.