Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es miercoles, 10 de agosto de 2022

Mito del plástico higiénico regresó, en plástico no es libre de coronavirus: Desplastifícate

En la salud, como contra los plásticos, para cambiar hábitos no se gana prohibiendo: Mayra Gutiérrez

Mito del plástico higiénico regresó, en plástico no es libre de coronavirus: Desplastifícate

La Paz, Baja California Sur.- Volvimos al mito de que todo lo que viene en plástico viene bien esterilizado y no trae ningún tipo de virus, algo que no es tan cierto, la promotora de la alianza “Desplastifícate” aclaró que esta creencia es de hecho un riesgo de contagio. 


Para conocer más acerca de los medios a través de los cuales podemos transitar hacia una “nueva normalidad”, Diario El Independiente platicó con Mayra Gutiérrez de la alianza Desplastíficate quien compartió con nosotros algunas pautas que su experiencia promoviendo el cambio de hábitos de consumo puede ser aplicada a la hora de cambiar hábitos como el cuidado de la salud durante una pandemia. 


Mayra comenzó hablando de la intersección donde el plástico y la transmisión del virus han provocado una alianza contaminante y contagiosa. Y es que en sus propias palabras con la llegada de COVID-19 a la sociedad “volvimos al mito de que todo lo que viene en plástico viene bien esterílizado, alejado del virus”, algo que no es tan cierto como parece. 


Mayra citó información científica que confirma que es precisamente en el plástico, en los contenedores que guardamos nuestra comida para llevar, los vasos y botellas donde conseguimos nuestras bebidas, las bolsas donde transportamos toda clase de objetos, los empaques que nos hacen llegar objetos supuestamente aislados del ambiente, etcétera, donde el virus puede durar activo hasta 72 horas. 


“Si tú pensabas que esto va a ser higiénico son de hecho casi los mejores vehículos del contagio” dijo Mayra Gutiérrez al manifestar confianza en que, si bien “hubo un estancamiento en la transición hacia la eliminación de plásticos de un solo uso”, la lucha es por medio de la paciencia. 


“Hay que entender un poco la economía y somos un estado que se mueve por el turismo y por pequeños negocios”, comprendió al insistir en que ver el cambio de hábitos como una lucha entre buenos y malos puede ser un error. 


“Hay que abrir la ventana y no negar su uso, es la vía por la que se está moviendo la economía”, insistió con cierta lamentación. Por ello consideró que “necesitamos retomar nuestra misión, y lo pensamos hacer por medio de la información”. 


Dijo que la campaña siguiente sería precisamente para “aclarar que usar plástico no es el vehículo que va a permitir que no tengas contacto con el virus”, para ello, la promotora de vida sustentable propone cambiar hábitos por medio de estrategias originales. 


“Debemos buscar un punto medio, no se trata de exigir totalmente que se viva en un lugar totalmente alejado del plástico”, más bien, expresó, “es plantear cosas básicas, ofrecer información y no atacar al vecino y estar a la defensiva”, dijo de algo que bien podría ser aplicado a la hora de cambiar hábitos como la sana distancia, el uso de cubrebocas, el lavado de manos que recomiendan como prácticas saludables para disminuir el riesgo de contagio de la epidemia. 


Para Desplastifícate cambiar hábitos “se trata de cómo solucionar contigo el problema”, planteó. 


En este sentido, amplió sobre la necesidad de ofrecer esas opciones a la población: “te pido que no dejes de usar plástico porque es malo, sino que no tiene una segunda vida, y aquí tienes cosas que puedes reutilizar y hacen la misma función que hacen lo que te pido que dejes de utilizar”, parafraseó. 


La experta estrategias para el cambio de hábitos, manejó que podría aplicar un planteamiento similar a la hora de promover las medidas sanitarias y el cambio social que requiere la nueva normalidad: “creo que ese sería el planteamiento, es decir, darles la opción”. 


Insistió en que la adopción de nuevas prácticas no tiene que ver tanto con prohibir como con ver estimulada la conducta buscada por medio de recompensas, o estímulos. 


Lo ideal, tanto en lo que refiere a la eliminación del plástico como en una política del cuidado, “serían estímulos fiscales para los negocios, eso es lo que debería de pasar, pero efectivamente esto está detrás de un proceso legislativo en donde todos debemos acordar con un beneficio”, por lo que no se trata de estar esperando que todo llegue de arriba. 


“Por ejemplo cuando invitamos a los negocios a dar descuentos a quien lleve sus contenedores para comprar comida”, dijo o cuando se ofrecen opciones en el mercado que ya permiten deshacerse de las viejas formas. 


“Creo que a la hora de cambiar hábitos es dar y dar no solo “te lo quito y a ver qué haces’” expresó al insistir en que todos vamos de la mano en la construcción de una sociedad responsable. 


Para cambiar hábitos es necesario hacer una alianza “es necesario hacer que la comunidad se apropie de sus temas”, llamó 


La apropiación social permite que el propio ciudadano se diga a sí mismo que “si yo estoy, cuidando de mi lugar puedo decirle a quien viene a visitarme que aquí los hábitos aquí o las reglas aquí así son”, expresó.