Noticias de BCS, México y el mundo.

Una charla inédita; Villalpando recrea plática entre San Martín y Agustín de Iturbide

sábado 04 julio 2020 | Por: Redacción | Cultura Una charla inédita; Villalpando recrea plática entre San Martín y Agustín de Iturbide

• José de San Martín y Agustín de Iturbide compartían el ideal de instaurar una monarquía, “un gobierno fuerte y vigoroso”, en los países hispanoamericanos recién liberados

CIUDAD DE MÉXICO.

José de San Martín (1778-1850), libertador de las Provincias Unidas de Río de la Plata (Argentina, Chile y Perú), y Agustín de Iturbide (1783-1824), quien logró con “un pacto proverbial” que todos los sectores aceptaran la independencia de México, compartían el ideal de instaurar una monarquía, “un gobierno fuerte y vigoroso”, en los países hispanoamericanos recién liberados.

Éste fue, probablemente, el tema central de la conversación que durante dos horas sostuvieron estos destacados militares y políticos el 10 de mayo de 1824 en el Royal Coffee de Londres, “un hecho histórico prácticamente desconocido” que José Manuel Villalpando (1957) recrea, basado en documentos reales, en su nueva novela, Los libertadores toman café (Grijalbo).

Lo llamativo es que estos libertadores se hayan encontrado, hecho que está muy bien documentado, registrado, a partir de los informes que los espías que los seguían entregaron a sus respectivos gobiernos. Esto sucedió en la víspera de que Iturbide regresara a México, donde sería fusilado, y San Martín se quedó en Europa y vivió en el exilio hasta los 72 años de edad”, explica Villalpando en entrevista.

El divulgador de la historia afirma que este encuentro fue “real, totalmente auténtico y verificable” y que lo que se ignora, más que por las suposiciones de los espías, es de lo que hablaron estos personajes.

La coincidencia asombrosa es que ambos espías informan que, a lo mejor, San Martín intentó disuadir a Iturbide de volver a México; y que, por otra parte, quizás estuvieron planteando sus respectivos proyectos monárquicos para una restauración.

 

Esto es lo novedoso para los mexicanos, porque desconocemos muchísimo la historia de Sudamérica, a pesar de que es una historia hermana. Hemos oído hablar de Bolívar, de San Martín, pero no hemos profundizado en qué hicieron y cómo fueron los episodios de sus independencias de la misma madre patria y muy paralelas”, indica.

El catedrático y secretario académico de la Escuela Libre de Derecho destaca que este libro es un intento de historia continental. “Nació a partir de la presunción de que ambos eran libertadores, militares, que habían servido al rey, que cambiaron de bando para hacer sus independencias y que planteaban como la única manera de gobernar la mano dura, un gobierno vigoroso, la monarquía.

Proponían, igualmente, un gobierno con príncipes extranjeros, en su versión original en México, en el Plan de Iguala, que luego Iturbide modificó en el Tratado de Córdoba; pero, en el caso de San Martín, la idea era traer a un emperador o a un rey del extranjero, sólo que él no alcanzó a proponer su propia coronación, es más, decía que le repugnaba”, agrega.

El autor de más de 40 libros narra que San Martín e Iturbide, además de charlar sobre sus proyectos, sus vidas familiares y problemas económicos, “llegan a la conclusión de que la principal oposición a sus proyectos, tanto en México como en Perú, no viene de Estados Unidos, sino de la Gran Colombia de Simón Bolívar, que es el tercer personaje ausente en el libro, pero presente por la constante evocación.

Los enviados diplomáticos de Bolívar a ambos países, consta en documentos, llevaban las mismas instrucciones de poner obstáculos a los proyectos monárquicos; haciendo el mismo tipo de acciones, conspiraciones, y publicando textos en los que se aseguraba que la República es la mejor forma de gobierno”, señala.

 

NOVELA DIALOGADA

Villalpando aclara que los diálogos entre Iturbide y San Martín, y lo que dice Bolívar, todo está tomado de sus propios documentos; es decir, que reconstruye desde la ficción el episodio “con el cuidado, metódico y preciso, de poner en las propias palabras de sus personajes ideas expresadas en fuentes primarias”.

Detalla que “Los libertadores toman café” es una pequeña novela dialogada. “Es una historia en la que no hay acción ni movimiento; todo ocurre en un café, durante dos horas, y lo único que hay son palabras y sentimientos. Por eso seguí el camino fijado por Benito Pérez Galdós, el maestro de las novelas dialogadas, para retratar la plática entre estos personajes”.

El relato se complementa con la conversación paralela entre Mariano Michelena y Carlos María Alvear, dos espías masones que acuden al mismo café, a prudente distancia, para intentar captar la información que cruzan los libertadores. “Para desgracia de Iturbide, son los únicos que conocen la conjura que culminará en su fusilamiento, apenas unos días después de pisar tierras mexicanas”.

El ensayista admite que es más grande la talla histórica de San Martín. “Se ve engrandecida por dos elementos fundamentales: fue un gran capitán, uno de los mejores del mundo, por su campaña de liberación de Chile, sobre todo cuando cruza los Andes con su ejército; era en héroe abnegado, humilde, por eso se retiró.

Iturbide no tuvo esa actividad militar destacada; pero su mérito es que logró la independencia de manera pacífica. Fue ambicioso y el emperador quedó por encima del libertador, pero tenía amor por la patria”.

El investigador adelanta que durante la cuarentena terminó otro libro, Postales de París, que espera publicar a principios de 2021.

Es una especie de instantáneas fotográficas de un centenar de mexicanos que anduvieron en París entre 1803 y 1957 por distintos motivos; algunos fueron a morir, otros a enamorarse, otros de trabajo, embajadores, poetas, exiliados, desde Fray Servando Teresa de Mier y Jaime Torres Bodet hasta Antonieta Rivas Mercado y el matrimonio Mier y Pesado; es una galería amplia de 150 años”.