Noticias de BCS, México y el mundo.

Brilla dueto de prodigios

viernes 31 julio 2020 | Por: Redacción | Cultura Brilla dueto de prodigios

• Los hermanos Corona Aguilar, una violinista y el otro pianista, han ganado certámenes internacionales

 

CIUDAD DE MÉXICO.- En el corazón de Xalapa han surgido dos nuevos talentos de la música de concierto que empiezan a capturar la atención de la escena internacional.

Se trata del pianista Alejandro Corona Aguilar, quien hace unos días ganó el primer premio del concurso internacional Grand Prize Virtuoso 2020 y la invitación a tocar en la Wiener Saal del Mozarteum, en Austria, para el próximo 30 de agosto, y de la violinista Aisha Corona Aguilar, de 17 años, quien obtuvo el Excellence Award en el Singapore Violin Festival, así como el segundo lugar del Enkor International Competition Violin.

Son dos jóvenes de 15 y 17 años, respectivamente, nacidos en el seno de una familia de músicos que, pese a la pandemia por covid-19, han alcanzado importantes reconocimientos que los han posicionado como dos jóvenes promesas de la música sinfónica en México, un dueto de prodigios que ayer charló en entrevista con Excélsior.

Antes de eso, la pianista y académica Nicte-Ha Aguilar, madre de ambos intérpretes, explicó que estos premios son el resultado de más de una década de trabajo intenso y disciplinado, con la inspiración de un padre que es compositor y pianista y una madre dedicada a la enseñanza de la música y egresada de la carrera de piano.

Para ella, estos premios son la posibilidad de futuras oportunidades. “Obviamente, un concurso te abre puertas en un lugar donde eres inexistente, porque aún hoy mucha gente les pregunta qué es lo que van a estudiar, más allá de los instrumentos que tocan. Creo que, desgraciadamente (en México) aún seguimos con esta mentalidad de que se necesita hacer algo más que la música”, detalló Nicte-Ha Aguilar.

Ambos nacieron en este ambiente, teniendo el instrumento (piano) en casa y escuchando música de concierto”, comentó.

Recordó que Aisha empezó a leer a los dos años y pidió clases de música a los tres, mientras que Alejandro inició a los siete años, “nosotros nunca les dijimos que eligieran un instrumento, consideramos que en algún momento lo pedirían, y así fue”, explicó.

¿Cuál es la perspectiva hacia el futuro? “En este momento, el núcleo familiar somos ellos dos y yo. Desde muy chica, Aisha afirmaba que ella era violinista, mientras que Alejandro, hace dos años me dijo que quería dedicarse sólo al piano. Ellos quieren ir al extranjero, a Europa o a Estados Unidos, para ser concertistas. Aisha ya tuvo experiencia como solista y lo ha disfrutado, aunque también le gusta la música de cámara”.

Mientras que Alejandro, aunque ha tenido menos experiencia como solista, también se inclina sobre esa idea. Es un trabajo en proceso, pero también les gusta tocar juntos. Aisha me ha dicho que, aunque puede tocar con otras personas, ellos no sienten como lo hace su hermano”.

¿La clave estaría en el extranjero? “Sí, ellos quisieran tener otros maestros que les den más herramientas y convivir en un ambiente donde haya más música de concierto, en una ciudad con más oportunidades”.