Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 30 de septiembre de 2022

"Vivo al día y tengo que trabajar”: la otra cara de COVID-19

Puestos de comida ambulantes y semifijos en La Paz pueden mantenerse abiertos, solo ofreciendo el servicio para llevar y hasta las 12 de la noche

"Vivo al día y tengo que trabajar”: la otra cara de COVID-19

La Paz, Baja California Sur.- Ante el avance de la epidemia de COVID-19 el ayuntamiento de La Paz anunció la aseveración de medidas hacia los negocios de alimentos y pidió a todos los puestos de comida semifijos y móviles que realicen sus actividades comerciales sin disponer de espacios para que la gente coma en el lugar y ofreciendo solo servicio para llevar. 


El oficio del DCM/939/20202 de la Dirección de Comercio del XVI Ayuntamiento de La Paz remitido a las “taquerías, hotdogs, puestos semifijos de la ciudad la “cumplimentación de las acciones administrativas adoptadas con motivo de esta contingencia”. 


Las instrucciones para los taquitos y hotdogs que alimentan a un sector popular de la ciudad son “no contar con sillas y mesas en la vía pública, no permitir la aglomeración, preferentemente que el servicio sea para llevar, y que el personal debe contar con cubre bocas y guantes demás de exhibir gel antibacterial para uso de todos los clientes”. 


Además, ningún puesto podrá estar abierto más allá de las 12 de la noche. 


Para disuadir el antojo callejero de los paceños y evitar que los ciudadanos rompamos el distanciamiento social en la búsqueda de un taco, o uno de los emblemáticos “hates” que caracterizan la gastronomía callejera del puerto; la Dirección de Comercio tuvo que verse en la necesidad de implementar estas restricciones, “por el bien de la ciudadanía”. 


Casi de manera coordinada, muchos de carritos y comerciantes semifijos del estado han comenzado a ofrecer servicios para recoger en sus puestos e inclusive a publicarse de manera generalizada en redes sociales como Facebook y Whatsapp. 


Divulgando teléfonos para hacer pedidos y compartiendo fotos de sus confecciones a diestra y siniestra se han inclusive, organizando grupos para promover distintos productos, los locatarios buscan recupera la clientela que es disuadida de salir lo más posible para evitar el contacto y, con ello, bajar la velocidad de contagio al mínimo posible. 


“Tengo 15 años en el mismo puesto de hot dogs dijo don Jorge alias el chino, locatario del famoso puesto de la calle Abasolo” yo creo que está bien que sea para llevar, pero ahora tengo que agarrar el teléfono para recoger los pedidos. 


“La verdad, desde que cerraron los bares, el negocio bajó muchísimo” expresó el locatario que admitió que la parte buena de su negocio era la que comenzaba a partir de la media noche cuando los comensales buscaban llevar algo al estómago antes de regresar al hogar. 


La señora de un puesto de carnitas dijo que su vida es su negocio y que, aunque la temporada sea difícil nada la va a detener. 


“Ni los huracanes, ni la inseguridad nos han parado, siempre vamos a seguir dando nuestro servicio porque a la gente le hace falta y a nosotros es lo único que no nos ha dado Dios, el trabajo pues, ese lo hacemos con su permiso”. 


Con el anuncio de casos confirmados de COVID-19 en la capital del estado, se espera que las medidas de reforzamiento del distanciamiento social sean más enfáticas por parte de las autoridades. Así que, si el antojo es mucho, pide para llevar y mantén sana distancia