Noticias de BCS, México y el mundo.

'El arte significa algo especial, simplemente es como la vida, como respirar': Roger von Gunten

jueves 13 febrero 2020 | Por: Redacción | Cultura 'El arte significa algo especial, simplemente es como la vida, como respirar': Roger von Gunten

• El pintor recuerda la solidaridad de sus amigos durante el proceso legal en el que perdió su casa y varias obras

CIUDAD DE MÉXICO.

Para el artista plástico Roger von Gunten (1933), el arte significa algo especial. “Simplemente es como la vida, como respirar; es lo que me da más libertad, a través de la forma y el color. Y la cultura es la conciencia de la humanidad”, afirma en entrevista.

 

Pero admite que hay algo que no ha podido obtener a través del arte: la justicia. “He logrado defender mi oficio. Y eso quiero que lo sepan las nuevas generaciones. No he estado solo en esta lucha. He recibido la amistad y la solidaridad de mis colegas”, aclara.

El creador suizo naturalizado mexicano se refiere al largo proceso legal que ha tenido que superar, el cual le ha costado decenas de obras en pago y hasta una casa en
Tepoztlán, Morelos. “El litigio sigue abierto. Pero me queda la satisfacción de que supe defender mi arte”.

A manera de agradecimiento a los artistas que lo apoyaron desde 1986, cuando el autor fue demandado, von Gunten decidió presentar La potencia del oficio. Quetzalcóatl sometiendo a una larva del mal, antología de obra y exposición colectiva, que inauguró ayer en la Galería Andrea Pozzo de la Universidad Iberoamericana.

 

El también escultor y dibujante evoca que la pesadilla comenzó en 1982, cuando firmó contratos con una promotora de arte hoy desaparecida. En uno de éstos se comprometía a entregar obras de su producción con un valor total de 600 mil dólares y, a cambio, la asociación le organizaría una serie de exposiciones. Ésta no cumplió y el artista dejó de entregar obra.

Tras perder la demanda, Von Gunten fue sentenciado a entregar 213 mil dólares en obra de su creación. Y, en cumplimiento, entregó los 19 cuadros de la serie Espejo, en los que narraba la historia de lo que consideró un fraude. El juez rechazó las piezas y la empresa consiguió un embargo precautorio.

Fueron años de amparos y contrademandas. De fallos de jueces que no conocían de arte. De pérdidas y desilusiones. Pero hice varias obras para defenderme. Como un cubo de dos metros con la palabra NO, que encadené a la puerta de mi casa para que no entraran”, recuerda con tristeza e ironía.

La exposición reúne las piezas Espejo XIX (1993), que es la que cierra la serie rechazada por el juez, pintada en acrílico sobre tela y collage; Tres tomas de conciencia ciudadana (2009), compuesta por seis cubos realizados con la técnica de estampa al aguatinta; La justicia secuestrada (2004-2020), escultura de ensamble y madera y Haz caso a tu corazón (2012), elaborada en acrílico sobre cartón, que se presentan por primera vez.

 

Y la obra Quetzalcóatl... está integrada por 14 elementos del biombo y por ambos lados contiene obra de 28 artistas. “Representa un museo itinerante de arte nacional e internacional, y fue creado con la finalidad de salvaguardar mi casa-estudio”, indica. Esta pieza colectiva muestra los trabajos de artistas como José Luis Cuevas, Joy Laville, Gilberto Aceves Navarro, Manuel Felguérez, Vicente Rojo y Francisco Castro Leñero, entre otros.

 

Von Gunten narra que, teóricamente, aún debe 110 mil dólares. “Pero éstos ya se pagaron ampliamente, ya que me embargaron cien cuadros. Y ahora resulta que el depositario de los cuadros y éstos han desaparecido. El caso sigue abierto, pero yo estoy protegido por el acta de embargo, en la que se detalla uno por uno los cuadros que se llevaron”, indica.

Oficio de pintor

Von Gunten ratifica su fe en el conocimiento autodidacta. “En un oficio participan las manos, los ojos, no es algo académico. No tengo nada en contra de los académicos, pero una cosa es un historiador de arte, un crítico, y otra cosa es quien usa pinceles para crear el color, la forma, la estructura”.

Quien estudió pintura y diseño gráfico en la Kunstgewerbeschule Zürich, con el maestro de la Bauhaus Johannes Itten, confiesa que ha transformado las enseñanzas de su profesor.

 

“La teoría no ha cambiado, pero la práctica sí. Sus ejercicios con los contrastes del color los llevamos a cabo sobre un cuadrado dividido en 24 cuadritos. Yo siento eso como muy frío y, en lugar de esto, hago collage”, agrega.

El artista que realizó su primer cuadro al óleo a los siete años, ha confeccionado desde 1954 una obra que recrea el paisaje y la figura humana. “Mi tema y estilo son parte de una mitología personal. Ya no uso contornos, sino constelaciones de elementos colorísticos”, añade.

En 1957, Von Gunten estudió grabado en metal con Guillermo Silva Santamaría en la UIA y fue profesor de dibujo en la carrera de artes plásticas, cuando la dirigía el escultor Mathias Goeritz.

Ahora, muestra a los jóvenes su paleta de colores que, añade, no ha cambiado. “No hay colores nuevos. Para un pintor, la superficie es un espacio a explorar”.

Finalmente, confiesa que le preocupa la falta de eco en cuanto a la pintura. “Siento que quizá es porque estamos bombardeados de tantas imágenes. Creo que hay una animadversión a contemplar, a meterse a una imagen”, finaliza.