Diario El Independiente navidad 2019

Felipe Ángeles, artillero, estratega y místico

miércoles 27 noviembre 2019 | Por: Redacción | Cultura Felipe Ángeles, artillero, estratega y místico

• Desde la novela y el teatro ha sido abordado el legado del célebre militar, matemático y escritor hidalguense, quien murió fusilado hace un siglo en Chihuahua

 

CIUDAD DE MÉXICO.

Gran lector de Víctor Hugo y de los clásicos franceses, “un intelectual, un hombre inteligente”, el general hidalguense Felipe Ángeles (1868-1919) creía ante todo en la justicia social. “Era en el fondo un romántico místico. Esa sería la definición perfecta para él, porque era socialista”, afirma el escritor Ignacio Solares.

Siempre creyó que podía realmente hacer el bien a la patria, a los pobres, cambiar las cosas”, comenta el primer narrador que dedicó una novela, La noche de Ángeles (1991), a este héroe de la Revolución Mexicana largamente olvidado que murió a los 51 años de edad un día como hoy de hace un siglo.

 

Es un personaje único en la historia de México que hay que rescatar por su concepto de la justicia y su honestidad inquebrantable”, agrega el también dramaturgo que nació hace 74 años en Chihuahua, entidad donde Ángeles fue fusilado por haberse sumado a las fuerzas de Francisco Villa.

Artillero, matemático, escritor, “excelente estratega de guerra”, Ángeles comulgó con los ideales de Francisco I. Madero, por quien luchó en la Decena Trágica, tras el golpe de Estado de los generales porfiristas en 1913.

Luchó, pero sin querer figurar en los estrellatos, a pesar de que ganó varias batallas. No quería llamar la atención, poseía una humildad fuera de serie. Necesitamos otro Felipe Ángeles por su honestidad y valor”, añade sin dudar el académico.

Pero, antes que a Solares, este luchador social enamoró a la escritora Elena Garro (1916-1998), quien pasó su infancia escuchando sus hazañas de boca de dos de sus tíos maternos que lo conocieron.

La novelista, cuentista y dramaturga lo hizo protagonista de su primera obra de teatro, Felipe Ángeles, que comenzó a escribir en 1954 y terminó dos años después; pero ésta se publicó hasta 1967, en la revista Coatl de Guadalajara.

 

“Pocos saben que ésta fue la primera obra de teatro que Garro escribió. Se cree que fueron las farsas Un hogar sólido, Los pilares de Doña Blanca y Andarse por las ramas, pues se llevaron a escena en 1957; y Felipe Ángeles, que era su pieza preferida, se montó en 1978”, destaca su biógrafa Patricia Rosas Lopátegui.

 

Ella regresa a México con Octavio Paz (su esposo) en 1953, venían de Japón, donde el poeta era diplomático. Y un año después empieza a escribirla. Se va a los archivos, entrevista a militares que lo conocieron, hace una búsqueda exhaustiva y arma una obra histórica, pero a la vez personal y cálida”, explica.

El Felipe Ángeles de Garro sorprendió a los mexicanos el 13 de octubre de 1978, cuando Hugo Galarza dirigió el estreno mundial en el Teatro de Ciudad Universitaria, anexo a la Facultad de Arquitectura de la UNAM, detalla Rosas.

 

Tras escenificarse en diversos foros durante dos años, la obra llegó a las 200 representaciones y en 1980 fue invitada a presentarse en Barcelona y Madrid. Garro, exiliada en España, la vio montada por primera vez el 3 de noviembre de ese año.

Imagina su sorpresa. Después me contó que eso la sacudió, que la sacó un poco del ostracismo en que vivía. Nunca más vio otra puesta en escena de su Felipe Ángeles”, evoca.

 

·         BEST-SELLER Y PELÍCULA

A Ignacio Solares le da gusto que el actual gobierno de México revalore a Felipe Ángeles. “Es buena señal ponerle su nombre al nuevo aeropuerto, pues así la gente querrá saber quién fue y qué hizo. Y lo conocerán a nivel internacional”.

Pero lo que le hace más feliz, confiesa, es que su novela La noche de Ángeles se ha vendido mucho más ahora que cuando salió. “En 1991, tras ganar el Premio Literario Internacional Diana/Novedades, tuvo un tiraje de 25 mil ejemplares. Lleva varias reediciones y ahora se hará una película, cuyos detalles se darán a conocer pronto”, señala.

 

El escritor especifica que descubrió a Ángeles mientras trabajaba en Madero, el otro, su novela histórica sobre este político que publicó en 1989. “Me di cuenta de que Felipe era un personaje fundamental. Está preso con Madero y se supone que lo fusilarán con él, pero Victoriano Huerta lo perdona, porque es un militar de alto rango y lo exilia a París”.

 

En Francia, el revolucionario descubre a Víctor Hugo y hace de Los miserables su libro predilecto. “Eso dice mucho de él, de sus ideales. Cuando regresa a México, pasa un tiempo por Nueva York. No trae dinero y se va a vivir a los barrios, con los negritos, como él los llama; siempre está de lado de la humildad, y de los que no tienen nada”.

 

Solares recrea en su novela el regreso de Ángeles de su exilio parisino, invitado por Venustiano Carranza para hacerlo jefe de su ejército; la forma en que su enemigo Álvaro Obregón impide esto, su lucha al lado de Villa, su posterior abandono de las filas del líder de la División del Norte y su aprehensión y muerte. “Lo que lee es muy sintomático: deja en su celda Vida de Jesús (1863), de Ernest Renan”.