Noticias de BCS, México y el mundo.

El desierto y saltos en el tiempo son ejes la ‘La cuarta pregunta’, de Élmer Mendoza

sábado 09 noviembre 2019 | Por: Redacción | Cultura El desierto y saltos en el tiempo son ejes la ‘La cuarta pregunta’, de Élmer Mendoza

• El escritor sinaloense publica La cuarta pregunta, segundo título de la trilogía protagonizada por el Capi Garay

CIUDAD DE MÉXICO.

El desierto, los saltos en el tiempo y la búsqueda de un tesoro que beneficiará a una comunidad sacudida por la violencia son los ejes que guían la novela La cuarta pregunta, del escritor sinaloense Élmer Mendoza (1949), la segunda entrega de la trilogía que protagoniza el Capi Garay.

 

Este joven altruista, enamoradizo, muy norteño, que regresa en esta historia publicada por el sello Alfaguara es el segundo personaje más entrañable del narrador, después del detective Édgar El Zurdo Mendieta, al que ha dedicado cinco títulos de la saga policiaca confeccionada entre 2008 y 2017.

 

“La segunda entrega, de aventuras y mucho movimiento, se desarrolla en el desierto. Todos los personajes son jóvenes, tienen 19 años. Andan buscando un tesoro, del que no tendrán ningún beneficio, porque todo es para donarlo a un barrio donde hay delincuencia. Y hay un personaje que es un jeep antiguo de los años 60. Entran a un portal del tiempo y regresan a 1969. El reto es cómo regresar”, dice.

El también cuentista detalla que las series del Capi y El Zurdo son muy diferentes, pero que existe cierto parecido entre los protagonistas. “La diferencia entre las novelas en que usan dos códigos lingüísticos distintos: uno más contemporáneo, más allegado a las palabras que utilizan los jóvenes en sus conversaciones casuales; los dichos, los giros, las expresiones, los estilos de ser amigos, los sueños y deseos de cada quien.

 

“En las de El Zurdo existe otro tipo de lenguaje, más apegado a la estética de la violencia. Los personajes son distintos, no solamente por la edad. El Zurdo es un hombre que tiene mala suerte en el amor; en cambio, el Capi tiene buena suerte, pero no sabe manejar esa sensación especial de enamorarse y tener una relación. A veces está bien y en otras sólo está flotando”, narra.

 

Mendoza agrega que ambos tienen mucho empuje. “El Zurdo tiende al fracaso, pero a veces consigue lo que quiere. Y el Capi reconoce sus limitaciones, pero sabe que puede tener éxito, que los amigos lo salvarán y confía en ellos. Los dos son muy osados y tienen un sentido del altruismo muy acendrado”.

El novelista señala que escogió como escenario de la novela a la Reserva de la Biosfera El Pinacate y el Gran Desierto de Altar, inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad en 2013, porque está llena de mitos.

“Se decía que ahí entrenaban los astronautas que hicieron el viaje a la Luna, que hasta llegan extraterrestres; y uno va con la esperanza de tomarse un café con ellos, pero yo no he tenido la suerte de encontrarme a alguno”, ironiza.

Mendoza aclara que es la primera vez que sus personajes saltan en el tiempo de esta forma. “En la entrega anterior del Capi Garay sólo mezclo los periodos, lo cual tiene que ver con la cultura mexicana: los chamanes, las fuerzas mágicas de la naturaleza. Con esta me sentí muy bien. Intento contribuir al género fantástico y de ciencia ficción, pues la literatura mexicana no es muy rica en este terreno”.

Asegura que hay un capítulo dedicado a los recuerdos de cada joven. “El desierto produce alucinaciones. Lo que ves en la lejanía se parece a los objetos reales, piensas que están ahí, pero no. También dedico otro capítulo a la noche en el desierto, que es maravillosa por la forma en que el cielo crece, con toda la fuerza, y es un gran provocador de la imaginación. La ciudad ha perdido el cielo”.

El autor de El amante de Janis Joplin incluye en La cuarta pregunta a guardianes del tiempo con jorongo y a indios seris, y manifiesta su preocupación por las redes sociales, que “propiciarán un mundo futuro sin intimidad”.

Adelanta que cerrará la trilogía del Capi Garay en el subsuelo. “Toca túneles. Ya vi algunos, he recopilado información. Tiene que ver con las tradiciones de los mexicas y, lo más probable, es que el espacio sea la Ciudad de México. Estoy desarrollando un personaje que se llama Miguel y el apellido no sé si se lo pondré, pero será un homenaje a Miguel León-Portilla”.