Diario El Independiente navidad 2019

Con gran marcha, exigen seguridad para mujeres en el país

miércoles 27 noviembre 2019 | Por: Redacción | Nacional Con gran marcha, exigen seguridad para mujeres en el país

• Miles mostraron el "hartazgo" contra el acoso y los feminicidios

Ciudad de México. Miles de mujeres salieron ayer a manifestarse en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, todas motivadas por la indignación y el hartazgo que sienten frente a los feminicidios, el acoso, el hostigamiento sexual y las agresiones dentro y fuera de sus hogares.

En un pronunciamiento leído en el Zócalo, dijeron: Nos enfrentamos a una sociedad indolente, patriarcal y machista para la cual nuestros cuerpos no importan.

La movilización no escapó a los grupos de mujeres embozadas que con armas punzocortantes y marros rompieron los cercos de protección colocados por las autoridades y vandalizaron los monumentos que se encuentran sobre Paseo de la Reforma, hicieron pintas a lo largo del recorrido y destruyeron aparadores y cristales de las paradas del Metrobús. Integrantes de algunos contingentes fueron muy agresivas con los hombres que se acercaron a su paso, especialmente reporteros y fotógrafos.

Comparada con años anteriores, la convocatoria a la movilización fue muy exitosa, pues acudieron mujeres de todas las edades. Según las organizadoras alrededor de 6 mil 500, mientras las autoridades capitalinas estimaron que se habían reunido cerca de 3 mil 200.

Fue en la retaguardia donde se filtraron las jóvenes con el rostro cubierto que dejaron a su paso una estela de pintas con aerosol y destrozos. En este grupo también se pudo observar a algunos hombres.

Después de las cinco de la tarde las miles de mujeres que acudieron al Ángel de la Independencia empezaron a marchar rumbo al Zócalo. Entre ellas estaban la directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum Panszi, y la titular del Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ana Buquet.

Adelante iban familiares de víctimas de feminicidio, como María Carrión, quien narró que su hermana María Isabel fue asesinada por el esposo: “La mató el 23 de junio de 2019, pero fue liberado el 8 de agosto porque lo procesaron por narcomenudeo y no por feminicidio”. 

Justos reclamos

¿Cuántas más tienen que morir?, preguntó por medio de una pancarta Viviana, estudiante de la preparatoria 8 de la UNAM. Nos siguen acosando, violando, ¿cuánto más hace falta para que la gente haga algo? No nací mujer para morir por serlo, se leía en otro cartel que se sumó a las consignas como ¡Ni una más, ni una más, ni una asesinada más!

Conforme avanzó la movilización algunas manifestantes se enfrentaron a empujones y agredieron a la policía. Ante estos hechos, quienes iban acompañadas de sus hijos y familiares corearon: ¡No a la violencia!, y exigieron no agredir a las uniformadas, para luego continuar su camino.

Los comercios fueron precavidos y cerraron sus cortinas, otros colocaron vallas metálicas y enormes tapias para evitar ser vandalizados. El Palacio de Bellas Artes fue cercado y blindado.

Un grupo de familiares de víctimas de feminicidio realizó una velada en el denominado antimonumento, ubicado sobre avenida Juárez, donde colocaron velas en memoria de las mujeres asesinadas.

Después de una hora y media la vanguardia de la movilización llegó al Zócalo. Al entrar a la Plaza de la Constitución se encontraron con un grupo de católicos –quienes rezaban y portaban imágenes de la Virgen de Guadalupe y cruces– que formó su propio cinturón de seguridad para resguardar la Catedral Metropolitana.

Frente a Palacio Nacional, donde se colocó un templete, las organizadoras –entre ellas las asambleas feministas Autónoma Independiente y Metropolitana– exigieron que se garantice a las mujeres una vida libre de violencia “en la que la justicia esté de nuestro lado, donde la impunidad y la revictimización sean sancionadas.

Nos matan, nos violan, nos roban, nos explotan, nos acosan y las instituciones que deberían defendernos y protegernos en realidad son fieles al patriarcado y sólo simulan, revictimizan y mantienen silencios cómplices e impunidades asesinas, señalaron.

Las manifestantes lamentaron que en el gobierno de la Cuarta Transformación la violencia de género no haya disminuido, al contrario, este año se registró un aumento en la violencia feminicida, ya que cada dos horas y media es asesinada una mujer por el simple hecho de serlo. También exigieron que se garantice el derecho de decidir sobre sus cuerpos.

Al finalizar los discursos un grupo de mujeres embozadas quemó una bandera de México y pancartas. Una de ellas arrojó una lata de pintura de aerosol que explotó cuando la gente estaba muy cerca, lo que generó que las asistentes abandonaran rápidamente el lugar.