Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es lunes, 21 de septiembre de 2020

Se deslinda el “Chaky” de “Kiko” Vega: dice no tener relación “con ese personaje”

El diputado de Morena fue socio del gobernador de BC en la compra de terrenos ejidales en El Valle de Guadalupe, e investigaciones periodísticas señalan el uso de recursos públicos para la construcción de una vía de acceso al lugar

Se deslinda el “Chaky” de “Kiko” Vega: dice no tener relación “con ese personaje”

La Paz, Baja California Sur.- El diputado Carlos José Van Wormer Ruiz, conocido como “el Chaky”, se deslindó del gobernador de Baja California (BC), Francisco “Kiko” Vega de Lamadrid, luego de que éste se viera involucrado en presuntos actos de corrupción relacionados con un terreno en El Valle de Guadalupe, el cual ambos adquirieron como socios.


Investigaciones de Isaí Lara Bermúdez, de ZETA Tijuana, revelan que el Chaky” y “Kiko” Vega se asociaron para adquirir un terreno en la Ruta del Vino, al cual se le construyó una carretera de acceso con 7.3 millones de pesos provenientes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Lara Bermúdez escribe en su reportaje que, después de la carretera principal en el ejido El Porvenir, también en la Ruta del Vino en BC, la de Kiko Vega y Carlos Van Wormer es la más larga de la zona. La extensión de la carretera es de 2 mil 500 metros lineales y 60 mil metros cuadrados.


En entrevista con Diario El Independiente, Carlos José Van Wormer aseguró que no tiene “nada que esconder”, pues “todo está transparentado”. Explicó que en un principio él y su hermano Roberto tramitaron la compra del terreno con el propietario, José Elías Portillo Figueroa, a quien dijo haber conocido en San Diego, California. En ese tiempo, aproximadamente 2010, calcula, tenía una amistad con Vega de Lamadrid: constantemente participaban en torneos de pesca y caza, y mantenían una sociedad como copropietarios de El Anhelo Marina, Golf & Private Resorts Community, ubicado en Los Barriles, donde también figuraban como dueños sus hermanos Roberto y Eduardo Van Wormer, así como los inversionistas de El Cid Resorts, de Mazatlán, Sinaloa. 


Fue a mediados de 2014, sostiene el diputado, cuando los pagos del predio en El Valle de Guadalupe, que comprende 6 hectáreas, fueron concluidos por él, su hermano Roberto y el ya para entonces gobernador de BC, Kiko Vega. De acuerdo con lo señalado por Carlos José Van Wormer, cada uno de los 3 socios compró 2 hectáreas a un precio de 125 mil dólares. El terreno colinda con la casa vinícola Barón Balch’e, por lo que la intención inicial, señala, “era construir un hotel para atender a la gente de Barón Balch’e”, de tal suerte que también adquirieron un yate.


Sin más razones que no sentirse cómodo por la tardanza que los trámites del futuro negocio significaban, afirma el morenista, su hermano “se desinteresó” y se salió del negocio, motivo por el que no aparece en los datos del Registro Público de la Propiedad y del Comercio de BC. Poco tiempo después, él siguió los pasos de su hermano y desistió de la misma manera: le vendió las últimas 2 hectáreas del terreno a Kiko Vega, así como su parte del yate. Sin embargo, según refiere, el gobernador, a pesar de las facilidades que su cargo le ofrece, no hizo el cambio de propietario después de la operación, lo que provocó que su nombre permaneciera oficialmente como parte de la sociedad propietaria de las tierras en cuestión: “yo ya se las vendí, yo ya firmé”, dice el diputado, “es cuestión de que nada más las inscriba, y si no las ha inscrito es porque… no sé por qué razón, lo ignoro […] No tengo relación de ningún tipo con ese personaje, y si pavimentó o no pavimentó […], ignoro”.


Lara Bermúdez, del ZETA Tijuana, investigó archivos del Registro Público de la Propiedad y Comercio de BC y verificó que Francisco Vega compró el terreno en agosto de 2014, y que para diciembre del 2016 ya se habían contemplado en el presupuesto del Gobierno Federal los recursos para realizar la carretera de 2 mil 500 metros lineales, la cual se conectaría con la autopista principal de la Ruta del Vino. Información adquirida de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) por el reportero, muestra que la obra inició el 16 de marzo del 2017 y concluyó el 31 de septiembre del mismo año, lo que significa que tuvo una duración récord de tan sólo 6 meses. Por si fuera poco, la licitación pública de la obra benefició a la empresa Constructora Woolcret, creada apenas meses antes de recibir el contrato. El costo de la carretera elevó el valor inmobiliario del terreno del gobernador panista y del diputado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), establecido en el contrato (2017-02-CF-A-030-W-00-2017).


Los registros de la SCT indican que la obra tuvo un costo de 7 millones 337 mil pesos. Asimismo, se especifica como parte de la obra una “base hidráulica, carpeta de concreto asfaltico y señalamiento vertical y horizontal del camino: Km 6.0 Carretera (Francisco Zarco -El Tigre) – El Porvenir – San José de la Zorra”. Lo que es de llamar la atención, es que la carretera llega a escasos 400 metros de la propiedad del gobernador y el diputado, pero aproximadamente a 17 kilómetros de terracería del poblado al que hace referencia el nombre de la carretera, San José de la Zorra, una comunidad indígena Kumiai donde viven cerca de 100 personas.


De acuerdo con “el Chaky”, desde diciembre de 2016 no ha hablado con “Kiko” Vega, luego de que tuvieran un desencuentro derivado de El Anhelo Marina, Golf & Private Resorts Community, el cual hizo que los socios del desarrollo turístico compraran el 2 por ciento de las acciones del gobernador y lo hicieran a un lado en la empresa. 


“Hay un disgusto entre él y nosotros”, confiesa el diputado. “Como él es gobernador, pues es más fácil hacerte el enojado que tratar de lidiar con los problemas, estás atarantado con el poder, y nos dejamos de comunicar […] No participé en ningún tipo de situaciones ni nada, yo simplemente lo apoyé y lo ayudé en su tiempo. Hubo una situación, yo creo que se ofendió cuando yo le dije que nos estaba causando problemas, que nos estaba, no estorbando sino que nos estaba dañando […] Estábamos haciendo el ejercicio de llevar el proyecto para fondearlo, y cuando dábamos el acta constitutiva y salía ahí que un gobernador era socio, pues empezó a hacer ruido. Así que mejor le compramos sus acciones, y esa fue la discordia […] Todo el 2017, todo el 2018 y lo que va de 2019 no lo he visto ni he platicado con él”.


Finalmente, es importante destacar que, según la partida número 5274336 del Registro Público de la Propiedad y Comercio de BC, en la cual se inscribió el contrato de compraventa a nombre del gobernador, el predio adquirido por Carlos José Van Wormer y su hermano tenía un “valor del avalúo” de 780 mil pesos, aunque en el mismo documento se estableció que el “valor de la operación” fue de 407 mil dólares, cuando el legislador habló de 375 mil. De tratarse de 407 mil como precio real, equivaldría a un pago de 67 dólares por metro cuadrado, lo que significaría un sobreprecio de más del 120 por ciento, si se considera que un predio de esa magnitud, que tiene acceso a agua y a servicios, ronda los 30 dólares por metro cuadrado.