Noticias de BCS, México y el mundo.

‘Vocabulario de las filosofías occidentales’, un diccionario de los vocablos intraducibles

lunes 19 noviembre 2018 | Por: Redacción | Cultura ‘Vocabulario de las filosofías occidentales’, un diccionario de los vocablos intraducibles

• Se presentará el próximo 1 de diciembre, en el marco de la edición 32 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

CIUDAD DE MÉXICO.- La palabra luna, Selene, moon, en español tiene que ver con la luminosidad del astro, pero en otras lenguas alude a sus cuatro fases o evoca a una mujer hermosa. “Cada lengua pone el acento en determinados rasgos del mundo que percibe, tiene una forma especial de verlo”, explica el poeta y filósofo Jaime Labastida.

 

Elementos fundamentales como el tiempo no se conciben igual en todas las civilizaciones, afirma el editor. “El tiempo en las culturas amerindias, a diferencia de las de otras regiones, no es algo invisible que transcurre, sino algo que se puede ver, un personaje que pasa o la sombra de una serpiente que desciende”.

 

Esta diferencia, riqueza y pluralidad de las lenguas es lo que destaca el Vocabulario de las filosofías occidentales, un diccionario de los vocablos intraducibles, esos que tienen su propio significado en cada idioma.

 

Con la propuesta de que la filosofía se debe pensar en los diversos idiomas y de que no haya una lengua dominante para comunicarnos, esta obra colectiva compara en unas 400 entradas más de cuatro mil palabras, expresiones, giros, en una quincena de lenguas occidentales y americanas. Es un diccionario audaz, no hay otro semejante en lengua española”, comenta en entrevista el coordinador general de esta iniciativa dirigida por la francesa Barbara Cassin, quien trabajó durante una década con unos 150 especialistas en lenguas como el griego, hebreo, latín, árabe, alemán, inglés, francés, español, italiano, noruego y ucraniano, entre otras.

 

Y la adaptación al español, que hoy se presentará en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, como parte de las actividades del XIX Congreso Internacional de Filosofía, se llevó ocho años y quedó en dos volúmenes de un total de mil 856 páginas. María Natalia Prunes coordinó al equipo de traducción.

 

El diccionario subraya cómo una serie de palabras ha sido traducida a otras lenguas y tiene otra carga semántica, y cómo los vocablos originan conceptos, pero éstos cambian de lengua a lengua dependiendo del genio del idioma”, agrega el director de Siglo XXI, editorial que coeditó el título junto con la UNAM y las universidades Autónoma de Sinaloa, la Anáhuac, la Panamericana y la de Guadalajara.

 

Las lenguas son los patrimonios intangibles de todos los pueblos, son fundamentales, son las que le dan carácter a cada pueblo”, añade Labastida. “Se pone mucha atención en conservar los monumentos de los siglos anteriores o en dar condiciones para que se desarrolle el arte; pero el patrimonio intangible de cada pueblo es su propia lengua. Eso es lo que se destaca en este diccionario”.

 

Señala que, aunque la filosofía en lengua española es relativamente joven —“el primer gran texto, La libra astronómica y filosófica, fue escrito por el novohispano Carlos de Sigüenza y Góngora a finales del siglo XVII”—, empieza a gozar de cabal salud y “comenzamos a hacer una filosofía rigurosa”.

 

Dice que se hace gran filosofía en cualquier idioma, de ahí la pertinencia de esta obra. “El español es una lengua muy nítida. El sonido de sus vocales y sus consonantes no se confunde, como en otras lenguas. Su gramática está perfectamente establecida, a pesar de ser irregular en muchas cosas. El léxico también es claro, aunque ambiguo. Puede funcionar como lengua filosófica a la perfección, no tiene nada qué pedirle a otra lengua”, concluye el editor.

 

El Vocabulario de las filosofías occidentales, diccionario de lo intraducible, se presentará, además, el próximo 1 de diciembre, en el marco de la edición 32 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.