Noticias de BCS, México y el mundo.

Guadalupe Paz abre puertas internacionales

martes 20 noviembre 2018 | Por: Redacción | Cultura Guadalupe Paz abre puertas internacionales

• La cantante mexicana debutará con la Ópera de San Diego en marzo próximo; pero antes se presentará en Bellas Artes

CIUDAD DE MÉXICO.- La mezzosoprano Guadalupe Paz (Tijuana, 1982) realizará su debut operístico en Estados Unidos el 30 de marzo de 2019 en la Ópera de San Diego, dando vida a la gitana Mercedes en la ópera Carmen; completará funciones los días 2, 5 y 7 de abril, bajo la batuta de Yves Abel.

 

Así lo adelantó a Excélsior vía telefónica a unos días de que vuelva a la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, donde debutará como el Príncipe Orlofsky, acompañada del barítono José Adán Pérez y las sopranos Marcela Chacón y Claudia Cota, en la ópera El murciélago, bajo la dirección concertadora de Srba Dinić, que coincide con la celebración por sus primeros 10 años como cantante.

 

Sobre su debut en San Diego, la soprano expresó que este papel no sólo es importante porque significará un cambio en su repertorio, que pasará del periodo romántico de Rossini al repertorio lírico, sino porque será un reto escénico que le abrirá las puertas a nuevas oportunidades en EU.

 

Y también porque, como en Tijuana estamos fuera del centro del país, llega muy poca ópera o se produce poco; así que para mí la referencia en cuestión de títulos operísticos siempre fue San Diego o Los Ángeles, como cuando asistí al montaje de La hija de Rappaccini, de Daniel Catán, quizá la primera ópera que vi a mediados de los 90”.

 

En San Diego estará acompañada de la soprano italoamericana Ginger Costa-Jackson -una de las ganadoras de Operalia 2016-, como Carmen, del tenor estadunidense Robert Watson (Don José) y del bajo estadunidense Scott Conner (Escamillo).

 

Sobre la versión de Carmen que será escenificada, la mezzo dijo que se mantendrá atenta a lo que la producción le indique, aunque reconoció que sí le gustaría participar en un montaje tradicional.

 

Estoy a lo que la producción diga. Todavía no nos han compartido si se hará de forma tradicional. Creo que sí se ubicará en el periodo, porque es una ópera tan hermosa y tan rica que sería una pena que se pusiera en otro momento histórico, sobre todo para la cultura sajona”, añadió.

 

Además, reconoció que su gusto por Carmen nace de la libertad. “Lo que más me gusta de esta ópera es la libertad de los gitanos. Creo que es algo que todos deberíamos tener, esa libertad y ese desapego tanto al lugar en el que vivimos como a las cosas materiales. Eso será padre de experimentar dentro del personaje, además de que es la cómplice de Carmen”.

 

 

UN ARTE EFÍMERO

 

 

Paz adelantó que en febrero de 2019 cantará La resurrección, de Gustav Mahler, con la Orquesta Sinfónica Nacional; aunque por ahora se concentra en su debut en el rol del Príncipe Orlofsky en la opereta de J. Strauss, El Murciélago, para el 9 de diciembre en el Palacio de Bellas Artes, que completará funciones los días 11, 13 y 16 del mismo mes.

 

Este debut es especial porque la música de Strauss es celebrativa y todo el libreto es muy divertido; además, el personaje de Orlofsky tiene mucha gracia y, en mi caso, el reto principal será personificar a un hombre; aunque lo que busco es que el personaje me deje algo más allá de la superficie, como el hecho de que lo tiene todo, pero no logra ser feliz”.

 

Debutó como mezzo en el Palacio de Bellas Artes, en 2008, al interpretar Olga en la ópera Eugene Onegin, al lado del tenor Arturo Chacón Cruz; participó en el estreno de El viaje a Reims, en Bellas Artes, como la duquesa Melibea; y cantó con Javier Camarena en Sudamérica y España a lo largo de 2017, así como numerosos oratorios con la Orquesta Filarmónica de la UNAM.

 

A una década de su debut, Paz reconoció que el Palacio de mármol ha sido el escenario que la ha visto crecer como artista. Sin embargo, explicó que su mayor preocupación está en el acercamiento de un mayor público a la ópera.

 

Creo que la ópera y la música clásica de los siglos XVI al XX es actual y eso nos debe decir mucho. ¿Por qué aún es vigente?, ¿por qué todavía se representa?, ¿por qué se sigue ejecutando?

 

Habríamos de preguntarnos qué tiene esa música de interesante y qué comunica al público en pleno siglo XXI. Para mí, en la ópera nunca habrá otro instrumento más completo como la voz. Temo decirlo por los demás instrumentos, que pueden ser muy virtuosos, pero nunca tendrán el lenguaje tan bello y específico que como lo es el lenguaje humano, el de la voz cantada y educada, porque mueve fibras en los seres humanos y los emociona como ningún otro instrumento en el mundo”, destacó.

 

Además, la ópera es un espectáculo muy completo que incluye muchas artes; obviamente la dramaturgia, el canto, los vestuarios, el diseño de escenografía y cómo la arquitectura cobra importancia al ver diseños de algunos paisajes. La ópera aún es vigente y considero que todas las personas deberían asistir, aunque sea una vez en su vida, a un espectáculo en vivo, porque no es lo mismo escucharlo en un disco que estar presente. La ópera es un arte efímero que sucede en el momento”, concluyó.