Noticias de BCS, México y el mundo.

El regreso de Chanoc por la editorial Porrúa

martes 06 noviembre 2018 | Por: Redacción | Cultura El regreso de Chanoc por la editorial Porrúa

• Un libro de reciente aparición reúne diez capítulos de la popular historieta mexicana

CIUDAD DE MÉXICO.- El escritor y dibujante mexicano Bernardo Fernández Bef, eminente admirador de las historietas nacionales, rememora así a Ángel Mora, fallecido el 28 de julio de 2017: “Era un hombre con mucha vitalidad, siempre sonriente. Ese temperamento, producto de haber nacido en Tabasco, quizá, lo hacía parecer mucho más joven de su edad. Se trataba de un apasionado del noveno arte [muchos conocen así al arte del cómic], quien creció leyendo tiras como El príncipe Valiente, de Hal Foster; Tarzán, de Burne Hogarth, en su segunda etapa, y Roldán, el Temerario (Flash Gordon), de Alex Raymond, entre muchas otra tiras de periódico”.

 

Ese recuerdo de Bef forma parte del prólogo que escribió para el libro antológico Chanoc. Aventuras de mar y tierra, que el sello Porrúa acaba de lanzar al mercado editorial, en un afán por rescatar, a través de diez capítulos (uno de ellos inédito), la saga creada por Ángel Mora en 1959 y que se convirtió en una de las historietas mexicanas más populares de todos los tiempos, llegando a tirar, en su mejor época, un millón 200 mil ejemplares a la semana.

 

Como se sabe, Chanoc (“hombre rojo” en maya) era un héroe cuyos cómplices eran el bribón anciano

Tsekub Baloyán, el farero Pata Larga, los despistados antropófagos Suk y Puk, así como Merecumbé, el negro Sobuca y El Baturro (el dueño del bar El Perico Marinero), entre otros. Y fue tanto el éxito de esta peculiar batida de héroes nacionales que aparecían cada semana en los puestos de periódicos para deleite de los lectores, que la historieta fue llevada a la pantalla grande a inicios de los años 70, justo cuando Ángel Mora decidió terminar su ciclo en Chanoc, cuyos primeros guiones escribió Martín de Lucenay y continuó, tras la muerte de éste, el narrador Pedro Zapiain.

 

En el cine, a través de ocho películas (entre 1967 y 1981) Chanoc fue interpretado por Andrés García, Gregorio Casal, Humberto Gurza, Alejandro Fuentes y Nelson Velázquez, en tanto que a Tsekub le dieron vida Chano Urueta, Germán Valdés Tin Tan y su hermano Ramón. Entre los directores que adaptaron Chanoc para cine están Rogelio A. González, Gilberto Martínez Solares y Rafael Pérez Grovas.

 

Joven maestro

 

Mora, prosigue Bef, “se integró al estudio del legendario Ramón Valdiosera a principios de los años 40. En la siguiente década forjó un merecido prestigio como maestro dibujante, pese a que era muy joven aún. En 1959, por invitación del escritor y guionista Carlos Vigil, se convirtió en el artista titular de Chanoc, una propuesta del creador y también guionista Ángel Martín de Lucenay a Publicaciones Herrerías, basada en un guión cinematográfico que le habían rechazado”.

 

Pero, definitivamente, el trazo de Mora fue una de las claves del éxito de Chanoc. Bef lo explica así: “El dibujo de Mora se distinguió del estilo de sus colegas gracias a un trazo prodigioso que integraba las influencias de sus lecturas infantiles, las tiras dominicales y los historietistas europeos de la época. Su línea poseía un desenfado que, a primera vista, parecería informal, hasta que una revisión cuidadosa revela una gráfica de refinada síntesis, donde no sobra ni falta un solo trazo; rasgos sofisticados con el aire innovador de esos años”.

 

Para el momento de esplendor de Chanoc, entre 1960 y 1970, sentencia Bef, “el maestro Mora dibujó Aventuras de mar y selva con una soltura que, traducida en música, sonaría al jazz latino de Eddie Palmieri, con elegancia y cadencia tropical”.

 

En la última etapa de su vida, “Mora planeaba la recuperación de Chanoc en formato de álbum, sueño que no alcanzó a ver materializado”. Y remata Bef: “En un país desolado por la desmemoria, donde nuestra cultura popular se ha diluido ante los embates corporativos del pop gringo, la reimpresión de las aventuras de Chanoc es una noticia extraordinaria. Aquellos que crecieron leyéndolas podrán recuperarlas, y los que no las conocimos en su momento podremos deleitarnos con el refinado oficio 'pictosecuencial' de uno de los grandes maestros de la narrativa gráfica mexicana”.

 

Costeño

 

Chanoc se debió a la pluma de Martín de Lucenay y de Pedro Zapiain, y los dibujos de Ángel Mora, quien era oriundo de la costa del Golfo de México, por eso Chanoc representa a los pescadores, al puerto y a la cultura que se desarrolla en esa región.

Debut

 

Chanoc apareció en los puestos de periódicos el 15 de octubre de 1959. Costaba un peso el ejemplar con 32 páginas impresas a todo color, bajo el sello de Publicaciones Herrerías.