Noticias de BCS, México y el mundo.

Alarmante; la capa de ozono continúa adelgazándose

martes 18 septiembre 2018 | Por: Redacción | Internacional Alarmante; la capa de ozono continúa adelgazándose

La pérdida de ozono estratosférico parecía haberse detenido y, hasta ahora, los expertos esperaban que la capa de ozono global se recuperara por completo a mediados de siglo

MADRID.

Aunque la capa de ozono, que protege la vida en la Tierra de la radiación solar, se recupera en la Antártida, sigue adelgazando en las densamente pobladas latitudes medias y los trópicos.

En el siglo XX, cuando se liberaron en la atmósfera cantidades excesivas de hidrocarburos clorados y bromados que agotan el ozono (por ejemplo, CFC), la capa de ozono en la estratosfera, es decir, a altitudes de 15 a 50 kilómetros, se redujo a nivel mundial. El Protocolo de Montreal introdujo una prohibición de estas sustancias de larga duración en 1989.

En el cambio de milenio, la pérdida de ozono estratosférico parecía haberse detenido y, hasta ahora, los expertos esperaban que la capa de ozono global se recuperara por completo a mediados de siglo.

Te recomendamos: Perrito es el nuevo alcalde de una pequeña localidad de California

Un equipo internacional dirigido por investigadores de 'ETH Zurich' y 'Physikalisch-Meteorologisches Observatorium Davos', en Suiza, han hecho un descubrimiento preocupante: a pesar de la prohibición de los CFC, la concentración de ozono en la parte inferior de la estratosfera (15 a 24 km) - donde la capa de ozono está en su estado de opacidad - ha disminuido en latitudes comprendidas entre 60 ° S y 60 ° N.

Los científicos --que informan sobre su trabajo en el último número de la revista 'Atmospheric Chemistry and Physics'-- pudieron demostrar esto usando mediciones satelitales de las últimas tres décadas junto con métodos estadísticos avanzados. El ozono se forma en la estratosfera, principalmente en altitudes superiores a 30 km en los trópicos y desde allí se distribuye alrededor del mundo por la circulación atmosférica.

Los investigadores estaban algo sorprendidos de que el ozono se esté reduciendo en la estratosfera inferior porque sus modelos no muestran esta tendencia y los CFC continúan disminuyendo. Sin embargo, ciertos aspectos de sus hallazgos no son completamente inesperados.

El primer autor del estudio, William Ball, investigador de la atmósfera en ETH Zurich, explica en un comunicado:

"Gracias al Protocolo de Montreal, el ozono en la estratosfera superior, es decir, por encima de 30 km, ha aumentado significativamente desde 1998, y la estratosfera también se está recuperando las regiones polares".

Sin embargo, a pesar de estos aumentos, las mediciones muestran que la columna total de ozono en la atmósfera se ha mantenido constante, lo que los expertos tomaron como una señal de que los niveles de ozono en la estratosfera inferior debieron haber disminuido.

La tendencia negativa aún no se ha demostrado. Esto se debe en parte al hecho de que el ozono también se forma en la troposfera, a altitudes inferiores a unos 15 km, por actividades humanas.

"Este ozono antropogénico, que causa el smog de verano, enmascara parcialmente el declive estratosférico en las mediciones satelitales", dice Ball.

 

CIRCULACIÓN Y PRODUCTOS QUÍMICOS DE VIDA CORTA

Las razones de la continua disminución aún no están claras. Sin embargo, los autores tienen dos posibles explicaciones. Por un lado, el cambio climático está modificando el patrón de circulación atmosférica, moviendo el aire de los trópicos más rápido y más en la dirección polar, de modo que se forma menos ozono.

Por otro lado, las sustancias de vida muy corta (VSLS, por sus siglas en inglés) que contienen cloro y bromo están en aumento, y podrían ingresar cada vez más a la estratosfera inferior, por ejemplo, como resultado de tormentas eléctricas más intensas. Las VSLS que agotan la capa de ozono son en parte de origen natural y en parte de origen industrial; algunas son sustitutos de los CFC, y aunque son menos destructoras del ozono, tampoco son neutrales.

"Estas sustancias de vida corta podrían ser un factor insuficientemente considerado en los modelos", dice Ball.

Aún no es posible evaluar las consecuencias que tendrá esta persistente disminución de la capa de ozono estratosférico para los seres humanos y el ecosistema.

Para Thomas Peter, profesor de ETH de Química Atmosférica y coautor del estudio, los hallazgos son preocupantes, pero no alarmantes.

"El declive ahora observado es mucho menos pronunciado que antes del Protocolo de Montreal. El impacto del Protocolo es indiscutible, como lo demuestra la inversión de la tendencia en la estratosfera superior y en los polos. Pero tenemos que vigilar la capa de ozono y su función como filtro UV en las latitudes medias y en los trópicos densamente poblados", dice.