diario el independiente

Recortes y violencia harán de 2017 un año difícil: Norberto Rivera

19/12/2016 16:35 Por: Independencia

Recortes y violencia harán de 2017 un año difícil: Norberto Rivera

CIUDAD DE MÉXICO. Los recortes presupuestales y la violencia creciente que sufre el país, harán de 2017 un año difícil, advirtió el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México.  En conferencia, lueg

CIUDAD DE MÉXICO.

Los recortes presupuestales y la violencia creciente que sufre el país, harán de 2017 un año difícil, advirtió el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México. 

En conferencia, luego de un desayuno con representantes de medios de comunicación,  el cardenal indicó que será con valores como se podrán mejorar las condiciones del país. 
Es evidente que, habiendo recortes presupuestales, habiendo los antecedentes que tenemos, sobre todo de violencia creciente, será un año difícil, será un año en el que nosotros pongamos de nuestra parte lo mejor que tenemos como mexicanos y superamos esas dificultades", sostuvo.
Sabemos que la violencia no puede extinguirse, ni puede bajarse el índice de esa violencia, con más violencia; necesitamos sembrar valores, que el cambio venga desde dentro de nuestro corazón", dijo Rivera Carrera.
También anunció que está listo y satisfecho para presentar su renuncia el próximo año al Papa Francisco, como lo marca la legislación vaticana, por cumplir 75 años de edad. Habló de los retos que enfrentó a frente de la Arquidiócesis de México, entre ellas las acusaciones de proteger a sacerdotes pederastas, a quienes, aseguró, en los casos detectados, se les castigó. Rivera Carrera, posteriormente, inauguró el Comedor de la Misericordia, a un costado de la Catedral Metropolitana, en el que servirán comidas calientes a personas pobres e indigentes que acudan al lugar. También bendijo una imagen del Niño Jesús de tres metros, elaborado por artesanos de Iztapalapa que buscan imponer un récord mundial. La imagen rodeada por todo el escenario del pesebre de la Natividad ocupa un espacio de 5 metros cuadrados. Tras la ceremonia de bendición, el cardenal Rivera Carrera se trasladó al altar mayor de la Catedral Metropolitana para oficiar la misa del cuarto Domingo de Adviento, previo a los festejos de la Navidad.