Noticias de BCS, México y el mundo.

Museo imprime pintura en 3-D para visitantes invidentes

jueves 03 noviembre 2016 | Por: Independencia | Cultura Museo imprime pintura en 3-D para visitantes invidentes

El museo Belvedere ubicado en Viena, imprimió una de las obras más importantes de Gustav Klimt a través de nueva tecnología que permite a las personas ‘ver’ la pintura a través de sus manos CIUDAD DE MÉXICO. Un

  • El museo Belvedere ubicado en Viena, imprimió una de las obras más importantes de Gustav Klimt a través de nueva tecnología que permite a las personas ‘ver’ la pintura a través de sus manos
CIUDAD DE MÉXICO.

Un nuevo proyecto busca llevar el arte a aquellas personas invidentes, que ahora a través del tacto podrán conocer pinturas famosas.

En esta ocasión el proyecto europeo AMBAVis (Acceso a Museos para Personas Invidentes y Débiles Visuales) se unió con el Museo Belvedere en Vienapara desarrollar con tecnología 3D pinturas con relieve y que estas personas puedan disfrutar del arte de una forma nueva. La primera obra que se llevó a bajo relieve con una impresora 3D fue ‘El Beso’, del pintor austriaco Gustav Klimt, donde un hombre abraza a una mujer mientras besa una de sus mellijas. La pintura es una de las más importantes del Art Noveau contemporáneo, donde las formas orgánicas dan mucha variedad en las texturas que representan una especie de mosaicos, así como la riqueza de los colores, en especial el dorado.
Quisimos abrir un capitulo totalmente nuevo en la búsqueda de hacer el arte accesible para los invidentes y débiles visuales’, comentó Rainer Delgado, de la asociación DBSV.
La ‘pintura’ es impresa con una máquina especial en 3D, con unas medidas de 42 cm por 42 cm, donde gracias a la tecnología se han podido remarcar varios detalles ornamentales de la obra, que la piel puede detectar fácilmente, incluso algunas zonas dan información a través de audio cuando se pasan las yemas de los dedos sobre ellas. El conjunto de tacto y audio hace posible que los visitantes tengan una experiencia más intenta y más completa con la obra de arte. Esta no es la primera vez que un museo desarrolla este tipo de exposiciones. Por ejemplo, el MET de Nueva York tiene una colección ‘para tocar’, donde se pueden palpar varios objetos del museo; o el Museo del Prado en España, donde en 2015 expusieron versiones en 3D de la Mona Lisa y Parasol de Goya.