Michelle Valdez

Biblioteca de México celebra 70 años con pendientes

25/11/2016 07:00 Por: Independencia Biblioteca de México celebra 70 años con pendientes

El recinto adquiere en donación tres nuevos acervos, cuyo destino final se suma a la lista de obras de remodelación por terminar que acarrea desde 2011 CIUDAD DE MÉXICO. La Biblioteca de México llegará a sus 70

  • El recinto adquiere en donación tres nuevos acervos, cuyo destino final se suma a la lista de obras de remodelación por terminar que acarrea desde 2011
CIUDAD DE MÉXICO.

La Biblioteca de México llegará a sus 70 años de vida acumulando pendientes. La remodelación integral a que fue sometida desde 2011 “no ha continuado” y se encuentra detenida, sin embargo, ayer fue anunciada la adquisición –a través de donación– de tres acervos personales que suman más de 50 mil volúmenes y que se buscará integrar “en dos o tres crujías” del edificio con la misma “dignidad” que ocupan las bibliotecas personales de otros cuatro intelectuales, adquiridas en la administración anterior

Se trata de los acervos Luis Garrido/Luis Javier Garrido, que comprende alrededor de 31 mil volúmenes, así como fotografías y documentos; de la biblioteca José Luis Martínez Hernández, compuesta por unos 12 mil ejemplares, principalmente de materiales sobre México editados en otros países y el fondo de la Embajada de Polonia en México, que consta de nueve mil volúmenes que incluyen a autores polacos en su idioma y latinoamericanos traducidos al polaco. Durante la conmemoración del aniversario del espacio, fundado hace siete décadas por José Vasconcelos, Jorge von Ziegler, director General de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura federal –en sustitución de Rafael Tovar y de Teresa– anunció la llegada de los nuevos acervos para los que, aseguró, se diseñará un proyecto que estará listo en la actual administración, que concluye en diciembre de 2018. La adecuación del espacio, no obstante, se sumará a los pendientes que la biblioteca arrastra desde la presidencia de Consuelo Sáizar en el anterior Conaculta y que en los cuatro años que lleva la de Tovar y de Teresa, no han podido ser concluidos. “Está pendiente la reubicación del Fondo Reservado y la reubicación de la Hemeroteca con nuevas crujías, esa es una parte que está pendiente, también las adecuaciones que tenemos que hacer para reorganizar la Colección general”, detalló Von Ziegler. De acuerdo con el funcionario, aún no existe una fecha definida para terminar completamente las obras y el retraso obedece a la falta de recursos. “Han incidido varios factores, uno de ellos es la falta de presupuesto para terminar con todas las obras, otro tema son las restricciones del sector público en el tema de inversión, las autorizaciones para llevar a cabo lo que en la administración se llama cartera de inversión porque aun existiendo el recurso, si no está autorizada la realización de la obra pública, no se puede llevar a cabo la terminación”. Los pendientes en el inmueble, han provocado que uno de sus cuatro patios –inicialmente programado para ser una ampliación del Centro de la Imagen– permanezca cerrado al público y con la colocación temporal de la hemeroteca.  ¿Qué pasará con ese patio?, se le pregunta. “No sabemos, actualmente está ocupado por la hemeroteca y dependerá mucho de lo que se pueda hacer con las nuevas áreas del fondo de la hemeroteca que están pendientes, pero hasta que no estén concluidas, la hemeroteca seguirá en ese patio”, respondió. Un pendiente más es el acceso a la biblioteca personal del arquitecto Abraham Zabludovsky, comprada por el anterior Conaculta y que sería sumada al Fondo Reservado pero que sigue en catalogación debido a que el acervo al que se integraría, está en la indefinición. Por lo pronto, para los nuevos acervos adquiridos se diseñará un proyecto que ocupará “dos o tres” crujías en el ala oriente de La Ciudadela, en el patio donde actualmente se encuentra el acervo general. “Van a ser objeto de un proyecto de diseño de interiores. Serán dos o tres crujías, pero no necesariamente ocupara una cada biblioteca; depende de las adecuaciones que podamos tener, porque la biblioteca de Luis Javier Garrido es muy grande y requiere una crujía completa”, informó. Y “todavía no está definido” si cada espacio tendrá un diseño arquitectónico y artístico como el de las bibliotecas personales de Alí Chumacero, Carlos Monsiváis, Antonio Castro Leal y José Luis Martínez. “Queremos llevar a cabo proyectos que van a ser diferentes en cuanto a la mecánica de su realización, pero no en su resultado, que la instalación de estos acervos tenga las mismas condiciones de dignidad y de concepto que tienen las otras colecciones”, agregó. Von Ziegler anunció además que la Biblioteca de México y la Biblioteca Vasconcelos serán depositarias de las publicaciones oficiales del gobierno federal y que la UNESCO decidió incluir en su Programa Memoria del Mundo la primera edición del Canto general, de Pablo Neruda, ilustrada por Rivera y Siqueiros, que se conserva en el lugar.