diario el independiente

Secretaría de Cultura; a un paso

12/12/2015 08:39 Por: Independencia

Secretaría de Cultura; a un paso

CIUDAD DE MÉXICO. No habrá un poder absoluto, dice el panista Santiago Taboada, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, sobre la figura del funcionario que encabece la nuev

Secretaría de Cultura; a un paso CIUDAD DE MÉXICO.

No habrá un poder absoluto, dice el panista Santiago Taboada, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, sobre la figura del funcionario que encabece la nueva Secretaría de Cultura aprobada ayer por mayoría absoluta. Tanto el INAH como el INBA, asegura, conservarán sus facultades “sólo que ahora, en vez de reportarle al Presidente o al secretario de Educación, lo van hacer con el secretario de Cultura”.

Un tenue debate en torno al sometimiento del INAH y el INBA frente a la nueva dependencia, la número 18 de la administración pública federal, fue el único escollo que debió vencer la aprobación en San Lázaro del dictamen para transformar el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) en una Secretaría. El resto fue miel sobre hojuelas y no incluyó sorpresas respecto a lo que había sucedido el miércoles pasado, cuando el dictamen, con pequeñas modificaciones, fue avalado por la Comisión de Cultura. “No cabe duda de que la cultura es muy importante”, dijo desde su podio Jesús Zambrano, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, cuando los legisladores levantaron la mano para votar a favor de que el dictamen había sido suficientemente discutido. Habían sido 14 intervenciones en el pleno de la Cámara a cargo de diputados de todos los partidos, y todos se manifestaron a favor de la nueva dependencia, incluso Nueva Alianza, quien la noche anterior había votado en contra. Sólo el diputado Antonio Hernández de la Piedra, de Morena, propuso una modificación más al dictamen, el del Artículo 41 Bis, Fracción 17, con el que pedía seguir dando autoridad al INAH y el INBA frente al nuevo secretario. Cuando intervino en tribuna, desde abajo los diputados panistas y priistas le aplaudieron en son de burla, descalificando sus argumentos. La observación de Hernández provocó que el dictamen se votara con dos artículos en reserva. El resultado fue unánime: 426 votos a favor de la aprobación de la Secretaría, ningún voto en contra y sólo una abstención. Los legisladores procedieron entonces a discutir los dos artículos que el diputado de Morena busca modificar, pero abajo, entre las curules, los integrantes de la Comisión de Cultura ya estaban en el festejo y los abrazos. “¿Podemos interrumpir tantito el reloj, diputado presidente? Es para que terminen de tomarse la foto”, le pidió Hernández a Zambrano. Taboada, rodeado de las diputadas priistas y panistas y del resto de sus compañeros en la Comisión, ignoraron tomándose una fotografía. Luego siguió la votación para aceptar las modificaciones y sólo algunas manos se levantaron en apoyo; no fue suficiente: “Se desecha. Ni modo, no quisieron acompañar la propuesta”, anunció Zambrano. Después se volvió abrir la votación de los dos artículos que habían quedado reservados, el resultado fue 369 votos a favor, una abstención y 26 votos en contra. Pero los dados ya estaban echados: por consenso de todas las fracciones parlamentarias fue apoyada la creación de la Secretaría de Cultura. A las 13:50 horas se dio por terminado el tema en el orden del día y se anunció el traslado de la iniciativa al Senado de la República para completar el siguiente paso en el surgimiento de la nueva dependencia. Todo el tiempo que duró la discusión en la Cámara de Diputados el ambiente fue relajado: “Como se han dado cuenta han sido sólo oradores a favor. Hemos sido laxos en la aplicación del reglamento. Habiendo un buen ambiente (sic) y viene a provocarme, porque me grita ‘¡arriba los Tigres!’, sabiendo que soy puma de corazón”, dijo Zambrano. El ambiente dio oportunidad incluso a que, mientras se votara la nueva Secretaría, el presidente de la Mesa Directiva se pusiera una chamarra de la UNAM y se tomara una fotografía con la panista Brenda Velázquez Valdez, que llevaba una camiseta de los Tigres. Casi al final de la jornada, Taboada aseguró que el nuevo secretario de Cultura tendrá que ser coordinador y regulador ante las decisiones que tome el INAH y el INBA. “Si estamos creando una secretaría tenemos que permitir que la secretaría ejerza labores de coordinación y no estos dos institutos que, si bien conservan todas sus facultades, la secretaría debe tener también la posibilidad de coordinar y organizar; si no, ¿para qué la creamos?”. El legislador agregó que a la nueva dependencia se irán sumando también las televisoras y radiodifusoras públicas con programación eminentemente cultural y recordó que ahora tendrá bajo su administración a Radio Educación, el INERHM, Indautor y el INALI. En enero y febrero, agregó, se realizarán mesas de trabajo para discutir los términos en que deberá proponerse la creación de una Ley General de Cultura que anhela discutir en 2016, antes de que se defina el presupuesto de 2017. ¿Cuándo deberá iniciar funciones la nueva Secretaría?, se le preguntó. “Yo creo que tendría que ser con el inicio del ejercicio fiscal 2016 para que esta reingeniería presupuestal y administrativa pueda correr la misma suerte del año fiscal; es una opinión, pero esa es una decisión del Ejecutivo”, concluyó.