Noticias de BCS, México y el mundo.

La biblia ilustrada, refugio de historias

viernes 04 diciembre 2015 | Por: Independencia | Cultura La biblia ilustrada, refugio de historias

CIUDAD DE MÉXICO. Cuando se asoma la pregunta “¿Todos somos Charlie 
Hebdo?”, Philippe Lechermeier (Estrasburgo, 1968) responde sin pensarlo: “completamente”. Rébecca Dautremer (Gap, 1972) en cambio, se da unos

La biblia ilustrada, refugio de historias CIUDAD DE MÉXICO. Cuando se asoma la pregunta “¿Todos somos Charlie 
Hebdo?”, Philippe Lechermeier (Estrasburgo, 1968) responde sin pensarlo: “completamente”. Rébecca Dautremer (Gap, 1972) en cambio, se da unos segundos antes de revelar que tiene una “historia particular” con el ataque terrorista que sufrió la publicación satírica francesa. A menos de cien metros donde inauguraba ese día una exposición, fue asesinado un policía, a quemarropa, por un yihadista. “No me gusta repetir eso de ‘Todos somos Charlie Hebdo’ sin pensar antes qué significa. No creo que sea necesario que uno ponga en su estatus de Facebook la frase y no nos detengamos a pensarlo”, dice la ilustradora. Dautremer exponía entonces los originales de Una biblia, su más reciente trabajo elaborado junto con Lechermeier, en donde se han planteado reinterpretar —tanto a nivel textual como iconográfico— el famoso texto religioso. Ella reflexiona que si la Biblia, como otros textos sagrados, es un libro “que hemos tenido que soportar, que hemos tenido que sufrir, que nos han marcado, entonces nuestro derecho es poder reaccionar con este libro”. Una biblia es un trabajo monumental, ha sido traducido al español por Edelvives 
—sello que hace tiempo dejó de concebir los libros ilustrados sólo para niños— y ofrece una nueva manera de concebir el libro sagrado del catolicismo para verlo como un manantial de historias y personajes que han marcado la historia de la humanidad. Si Robert Crumb también hizo su versión ilustrada del libro de Génesis o si diferentes episodios del texto han inspirado al cine, la música o el teatro, la Biblia de los franceses puede ser catalogada como una interpretación laica, libre, en donde Adán y Eva están lejos de la versión angelical que la iconografía religiosa ha transmitido, en la que hay una visión sensual de María y de una madre real frente al niño Jesús y los textos aparecen convertidos en poesías, cantos, narraciones breves u obras teatrales. “De niño conocí el texto gracias a mi abuela, era una mujer muy creyente y también muy católica; en la Iglesia se contaban los textos, pero yo estaba soñando despierto y pensando en otras cosas. Por las noches mi abuela me contaba esas historias, ella era una excelente cuentacuentos y le agregaba personajes y peripecias a sus historias. A mí me gustaba mucho la forma en que lo hacía”, cuenta Lechermeier. Cuando tuvo dos hijas, el escritor repitió el ejercicio de su abuela para interesarlas en las historias. Así, dice, nació su idea de reinterpretar los textos bíblicos. “La idea de bloquear este libro y decir que es así, fijarlo en una idea, ha sido un error histórico y cultural, no hay que olvidar que este texto siempre estuvo evolucionando justo en el seno de la Iglesia misma, es un libro que se escribió en más de dos mil años, que tiene más de 300 autores, era un texto vivo que se alimentaba con cada nueva reinterpretación, pero llego un momento en que lo fijaron y ahí se quedó y lo asfixiamos”, agrega. Dautremer también buscó trabajar con la misma libertad, piensa que existen versiones de Salvador Dalí sobre la crucifixión o de 
Brueghel sobre distintos episodios; ella quiso presentar su propia mirada sobre estos: “No fue fácil, dependía de la parte de la historia, para el Antiguo Testamento fue más fácil, es como mitología, como un cuento, pero para el Nuevo Testamento tuve que esperar un poco de tiempo para sentirme cómoda con la idea de representar ciertos momentos”, explica. También fotógrafa, con esa mirada resolvió episodios como el de la crucifixión: “no quería mostrar toda la escena y lo que hacía es que en mi mente tenía una cámara y me acercaba para hacer close ups de los detalles hasta que logré mostrar la escena completa dibujando detalles de la cruz, de Jesús. El acercamiento fue como el de un fotógrafo que poco a poco se va acercando a sus personajes, sentía que la parte de estas escenas eran sumamente clásicas y sumamente pesadas, aquí había ese peso del texto y de su aspecto sagrado”. Nunca, dice Lechermeier, “hemos querido parodiar el libro, pero es un texto que ya es parte de nuestra vida, que ya me afectó, que ya marcó el conocimiento, el estilo de vida del mundo, la arquitectura, el arte, es un libro que ya está marcando mi historia: por qué no me voy a apropiar de este libro, sobre todo cuando el objetivo del libro es trabajarlo con respeto; es un libro que me pertenece tanto a mí como a los religiosos, la idea es más cohabitar con eso”. Presentaciones Este nuevo título ilustrado del sello Edelvives (con presencia den México, España y Argentina) tendrá dos presentaciones en la Ciudad de México: 4 de diciembre: 11:00 a 12:30. Facultad de Artes y Diseño, UNAM. Auditorio Francisco Goitia. Plantel Xochimilco. Av. Constitución 600, Barrio La Concha. 5 de diciembre: 11:00 a 12:30. Centro Cultural Bella Época. Auditorio Cine Lido. Calle Tamaulipas 202, Hipódromo Condesa.