Noticias de BCS, México y el mundo.

El poder del canto y del verso en la letra de Seamus Heaney

martes 24 noviembre 2015 | Por: Independencia | Cultura El poder del canto y del verso en la letra de Seamus Heaney

Publican la 'Obra reunida' del Nobel 1995; su hija, Catherine Heaney, presentará el libro en México México.- Irlanda, “el lugar donde la poesía tiene un sitio prominente, donde desde niños se les inculca el pod

El poder del canto y del verso en la letra de Seamus Heaney
  • Publican la 'Obra reunida' del Nobel 1995; su hija, Catherine Heaney, presentará el libro en México
México.- Irlanda, “el lugar donde la poesía tiene un sitio prominente, donde desde niños se les inculca el poder del canto y del verso”, su gente, su paisaje, su lucha y sus muertos, es el tema central de la obra del Nobel de Literatura Seamus Heaney (1939-2013)

Seamus Heaney

“Los temas de su poesía eran su propia vida y su región. Siempre dijo que nunca quería encontrarse lejos de los sonidos de su lengua original”, comenta Pura López Colomé, quien ha traducido desde hace décadas la obra del autor de Muerte de un naturalista (1966). “La cultura de Occidente era la suya. Él no escribía en celta, aunque conocía muy bien esta lengua y está incluida en su poesía. Él pertenece, así lo repetía, al mundo de la lengua inglesa”, afirma en entrevista. Vía telefónica desde Cuernavaca, López Colomé, quien se enamoró desde niña de la literatura irlandesa gracias a una monja benedictina del internado al que su padre la mandó en Dakota del Sur (EU), ve cumplir ahora uno de sus mayores anhelos: la publicación de Obra reunida, de Heaney, que integra seis libros traducidos por ella en diversos años. Editada por Trilce, esta propuesta bilingüe, cuyo lanzamiento será este miércoles en la embajada de Irlanda en México, con la presencia de Catherine Heaney, hija del Nobel de Literatura 1995, pondrá en circulación títulos del también ensayista que ya no se conseguían. “No es la obra completa del poeta. Ésta tiene un amplio espectro. Él posee otros seis o siete títulos, que se han traducido en España, que tiene los derechos de la lengua; esa ha sido la dificultad a sortear. “Los libros que traduje, él quiso ex profeso que lo hiciera. Él facilitó todos los permisos. Parece mentira que en algo como esto, que es poesía, las cuestiones comerciales dificulten el camino, siendo algo tan delicado y especial. Pero así es el mundo y hay que saber torearlo”, agrega la también poeta. Obra reunida reúne los títulos Isla de las estaciones (Station Island), Viendo visiones (Seeing Things), El nivel (The Spirit Level), Sonetos (Sonnets), Cadena humana (Human Chain) y La luz de las hojas (The Light of the Leaves). Heaney, en México, hace 34 años Pura López Colomé cuenta que ella conocía la poesía de Heaney de manera aislada, pero que la verdadera fascinación hacia su obra surgió en 1981, cuando el autor de Puerta a la oscuridad visitó México para participar en el legendario Festival Internacional de Poesía de Morelia, invitado por el escritor mexicano Homero Aridjis. “Desde que lo escuché la primera y hasta la última vez, siempre sentí el mismo impacto. En oralidad, digamos, es muy raro lo que él logró. Cuando comenzaba la lectura sentías el poder del significado que estaba prometiéndose en ese momento e iba creciendo. No se diga cuando leía en su tierra. Ahí la gente se sabía de memoria sus poemas y los recitaba. Era prodigioso”, añade. Para la ex colaboradora del suplemento Sábado, del diario unomásuno, que coordinaba Huberto Batis, donde gracias a su apoyo se animó a traducir el primer poemario de Heaney, éste “era una persona muy poco solemne, profundamente sencilla y modesta. “Tan consciente de lo que es el poeta como ser humano que jamás tuvo alardes respecto a su quehacer. Tenía una sencillez absoluta en el trato, un calor que daba a los demás, a cada persona que se le acercara. Tuve la suerte de contar con su amistad”, señala. Esta amistad, que nació del buen entendimiento del trabajo en la traducción, los llevó a planear juntos los proyectos. “Desde la primera vez que le dije que quería traducirlo me dio su autorización y no intervino. Esto lo hacía a propósito, para que yo tomara mis propios riesgos”. Esta relación de trabajo se intensificó desde 1999, cuando, después de que Ediciones Toledo publicara Isla de las estaciones, Publicaciones de Conaculta, a cargo de Alfonso de Maria y Campos, editó Viendo visiones e invitó al poeta a México. Después, Heaney invitó a Dublín a López Colomé y a cinco traductores más de su obra, a la inauguración del Centro de Traducción Literaria de la Universidad de Trinity, lo que le permitió recorrer con él los lugares en los que vivió y planearon la confección de Obra reunida, que el poeta ya no alcanzó a ver. “Hay muchos poetas, pero grandes poetas hay pocos. Él es uno grandes, uno de a de veras, cuya obra va a perdurar para siempre”, concluyó.