Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es jueves, 6 de octubre de 2022

Jorge, un artista callejero que se gana la vida pintando conchas…conoce la historia

• ‘‘Desde los 13 años pinto en las calles’’ Christian González San José del Cabo, Baja California Sur.- Las calles y avenidas del municipio de Los Cabos esconden muchos secretos, algunos de los más interesantes son l

Jorge, un artista callejero que se gana la vida pintando conchas…conoce la historia

• ‘‘Desde los 13 años pinto en las calles’’

Christian González

San José del Cabo, Baja California Sur.- Las calles y avenidas del municipio de Los Cabos esconden muchos secretos, algunos de los más interesantes son los artistas callejeros, y es que, en aquellas zonas de mayor afluencia de gente, es común observar a personas que se ganan la vida ya sea como estatuas humanas, músicos, payasos o magos.

Jorge, un artista callejero que se gana la vida pintando conchas

Entre los artistas callejeros, existe alguien que deleita el sentido de la vista de los transeúntes. Sus obras, captan la atención de muchos que se detienen a observarlo. Otros, piden algún paisaje o pintura en especial o simplemente se acercan para charlar con él y cuestionarlo respecto al trabajo que realiza.

Jorge Martínez, cuenta que es originario del Distrito Federal, y hace apenas un año llegó a este destino turístico para cumplir uno de sus sueños antes de perder la vista por completo; conocer el mar. Relata que desde los 13 años se dedica a pintar en conchas marinas llamativos paisajes que por más de cuatro décadas ha ido capturando con su mente.

Recuerda que el gusto por el arte callejero, nació por un viejo amigo dedicado a la pantomima. Cierto día, acudió a una tienda de pinturas y fue en ese momento que echó a volar su imaginación. ‘‘Miraba que mi amigo el mimo trabajaba en las calles, como a mí me gustaba la pintura creí que mi trabajo podía ofrecerlo en las calles y así fue como poco a poco empecé’’

‘‘He tenido otros oficios pero nunca he dejado de pintar, este trabajo siempre me ha dado de comer. El pago de un verdadero pintor es el gusto de la gente, en mi caso ‘‘Hay veces en las que saco 150 o 200 pesos, la mayoría de los paisajes ya los traigo en mi mente. Cuando llego a los lugares donde me pongo a pintar primero pido permiso a los encargados y les explico que es lo que hago, procuro que los dueños de los lugares me den esa confianza para que me vayan conociendo, barro el espacio donde voy a estar y me pongo hacer lo que me gusta’’ comentó.

Jorge, sostuvo que a pesar de haber cumplido su sueño, le ha sido imposible poder pintar bajo la fresca brisa del mar, pues al solicitar un permiso a las autoridades correspondientes, en repetidas ocasiones se le ha negado.

‘‘He ido a pedir permiso al ayuntamiento para que me dejen pintar en la playa pero me dan pa´ tras. En Cabo San Lucas me levantan si me ven pintando en alguna playa, me revisan todo, me sacan mi cartera y mi piden que decida entre mi material o el poco dinero que traigo, con todo el dolor de mi corazón les he dado mi dinero, cincuenta o cien pesos para que no me lleven’’

‘‘Yo creo que es un trabajo honesto lo que hago y a lo que me dedico, siempre he estado en contra de los vaquetones, quienes tenemos la dicha de tener manos y piernas debemos lucharle para salir adelante. Algunas personas se han ofendido porque les he dicho que no pidan caridad y se pongan a trabajar’’ dijo

¿Conoce usted la playa Santa María? , cuestionó. La voy a pintar en esta concha, aunque no esté sentado frente a ella la voy a pintar lo más parecido, continuó. Después de esto, tomó sus pinceles y poco a poco dio forma a ese lugar atractivo de la población cabeña.

Jorge, comentó haber vivido algunos años en Estados Unidos en donde conoció a una mujer con la que procreó dos hijas, pero, tiempo después fue deportado a México, Por sus retoños, dijo, haría hasta lo imposible por volverlos a ver.

El hombre de 51 años, dijo que la visibilidad de su ojo izquierdo poco a poco la ido perdiendo, pero no esas ganas de seguir realizando el trabajo que muchos años ha sido su principal fuente de ingresos. ‘‘Algún día estaré pintando en la playa. Ya no veo bien, ya perdí un ojo, me da mucha tristeza que me esté quedando ciego, pero seguiré pintando mientras siga viendo la luz del día’’ finalizó

Este contenido ha sido publicado originalmente por diarioelindependiente.mx si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido, ojo AL PRINCIPIO DE LA NOTA. Atte. Diario El Independiente